×
hace 6 meses
NEGOCIOS / Staff

Ve Banxico retos en política monetaria

Agencia Reforma

Presiones inflacionarias y pronósticos más altos para la inflación en el resto del año son algunos retos para Banxico en política monetaria.

Imprimir
Las circunstancias actuales de la economía mexicana han dado lugar a nuevos retos para la política monetaria y han realzado la necesidad de mantener una postura firme por parte del Banco de México (Banxico).

En el documento de análisis titulado "El Papel de la Política Monetaria en la Coyuntura Económica Actual", Javier Guzmán Calafell, subgobernador de Banxico, consideró que las presiones inflacionarias y los pronósticos más altos para la inflación en lo que resta del año y el siguiente, además de que el balance de riesgos para la inflación muestra un sesgo al alza, son algunos de los retos que enfrentará el banco central para dirigir la política monetaria en el corto y mediano plazos.

Para el organismo, lograr el objetivo de mantener una inflación baja y estable es la mejor contribución que puede hacer para el crecimiento del País y al bienestar de la población.

"Las presiones sobre el tipo de cambio y otros indicadores derivadas del conflicto comercial con Estados Unidos y los ajustes a la calificación crediticia de la deuda soberana de México y Pemex, constituyen un recordatorio de los retos que enfrenta la economía", señala Guzmán en el documento.

Uno de los puntos más importantes que aborda es que para lograr la estabilidad macroeconómica, el manejo prudente de la política monetaria debe ser apoyado por finanzas públicas sólidas en un horizonte de largo plazo.

El panorama económico mundial está sujeto a un fuerte grado de incertidumbre, entre los principales riesgos destacan que se agraven las disputas comerciales entre Estados Unidos y algunos de sus principales socios comerciales, un menor crecimiento en economías con importancia sistémica como Estados Unidos, la zona del euro y China.

En este entorno también preocupa un deterioro en los balances macroeconómicos tanto de países avanzados como emergentes y nuevos episodios de turbulencia en los mercados financieros internacionales.

Para la economía mexicana, el subgobernador identifica como principales escenarios de riesgo la posibilidad de retrasos adicionales o un resultado adverso del proceso de ratificación del T-MEC, el deterioro de la situación financiera de Pemex, los retos para las finanzas públicas, la debilidad del marco institucional y las perspectivas para el crecimiento económico.

A la economía del País también podría afectarle que la expansión del consumo se ha desacelerado, además de la persistente debilidad de la inversión, que se ha prolongado ya por alrededor de 4 años y que las exportaciones han perdido fortaleza aunque mantienen una tendencia alcista.