×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
09 Agosto 2020 04:07:00
¿No que no? Parque solar en Arteaga, para surtir energía en Torreón, un galimatías
Escuchar Nota
El pasado 17 de mayo se publicó en este mismo espacio un contrato peculiar –por decirlo de alguna manera– celebrado entre el Ayuntamiento de Torreón, encabezado por el panista Jorge Zermeño Infante, y la empresa Viento de Bella Unión, S. de R.L. de C.V., quien se comprometió a entregar energía fotovoltaica para uso del municipio a cambio de 29 millones 823 mil 224 pesos, sin especificar si se trataba de un pago inicial, anual, o único.

Aunque había entonces un pequeño detalle identificado aquí: al momento de formalizar su obligación, el parque fotovoltaico desde donde proveerían, ubicado en la sierra de Arteaga, a 300 kilómetros de distancia de La Perla de La Laguna, no existía. Leyó usted bien: era inexistente. Situación anormal aún y cuando dicho centro de operación fungiría solo como “respaldo” a otro situado en Delicias, Chihuahua, el cual haría las veces de principal.

En atención a la columna titulada Energías Limpias, Contratos Sucios en Torreón: Otro Contrato por 30 Millones en el Aire, el abogado Cuauhtémoc Mejía Frías hizo llegar a la redacción de Zócalo el 21 de mayo una carta para exponer entre otras cosas, a nombre de las sociedades mercantiles Viento de Bella Unión y Desarrollos Solares Delicias, S.A.P.I. de C.V., que la planta ya estaba “en fase de construcción”.

Sin embargo, el 26 de junio en sesión de Cabildo el Municipio de Arteaga aprobó el dictamen para el cambio de uso de suelo, de agrícola a industria ligera, a fin de instalar en él un parque solar fotovoltaico que sería desarrollado por las empresas citadas, como consta en el acuerdo 293/040/2020.

Posteriormente, la Secretaría del Ayuntamiento certificó el documento, lo cual ocurrió el 3 de julio, y hasta el 14 de julio se difundió en el Periódico Oficial del Estado. Eso significa que antes de las fechas mencionadas no podía existir una obra en ese terreno (el cual ocupa una extensión de 120 y 128 hectáreas de un predio en la carretera Matehuala-Saltillo, km. 218, en un lugar conocido como Cerro de Enmedio, en el ejido Los Llanos, del Pueblo Mágico), como afirmó el representante legal de las personas morales en cuestión.

Lo interesante con la comuna de Arteaga, por otro lado, es que no hay congruencia ni siquiera en sus propios documentos públicos, donde constan sus actuaciones.

Existe una autorización de cambio de uso de suelo que data del 21 de febrero del presente año, identificada con el folio 06A/060/20U y en poder de quien esto escribe, la cual señala que fue ingresada una solicitud por la sociedad mercantil Viento de Bella Unión siete días antes, el 14 de febrero de 2020, y la dirección de Desarrollo Urbano y Catastro se la concede para uso agrícola. No para industria ligera. Curiosamente se otorgó el oficio, textualmente, “para los fines legales que al interesado convenga”. Como una carta de recomendación en sentido amplio, o un poder general, o un fuero. Pero en el acuerdo de Cabildo 293/040/2020, mencionado párrafos atrás, la Comisión de Desarrollo Urbano relata en cambio que la solicitud fue presentada por Viento de Bella Unión hasta el 25 de febrero de 2020.

Lo anterior es relevante pues justo ese día la Presidencia Municipal de Torreón falló a su favor la licitación CE-805035999-E01-2020 vía Eduardo Sáenz Herrera, director de Servicios Públicos, quien luego de una “revisión cualitativa” del caso manifestó que ambas empresas cumplían “con todos y cada uno de los requisitos técnicos solicitados”. Irónicamente, el punto 14.3 de las bases de la convocatoria exigía al proveedor “tener en operación comercial la Central Fotovoltaica”, situación que ahora sabemos que no cumplía y fue pasada por alto.

Sáenz Herrera, como se recordará, es el mismo funcionario vinculado al negocio particular con recursos púbicos (35 millones de pesos) usando como coartada la recolección de escombro, como se publicó los domingos 3 y 10 de mayo (Los Responsables del Millonario Negocio con el Escombro en Torreón).



Cortita y al pie

Cabe hacer mención que el contrato multianual aún no cuenta con la debida autorización del Congreso del Estado en los términos que fue firmado: por un periodo de 10 años (es decir, hasta 2030, trascendiendo la Administración actual y tres periodos más), y por una cantidad anual de 9 a 12 millones de kilovatios hora (kwh).

Inclusive la Secretaría del Medio Ambiente de Coahuila, mediante oficio SMA/144/2019 del 6 de mayo de 2019, emitió una opinión negativa al proyecto.



La última y nos vamos

Por lo demás, la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, autorizó un plazo de 16 meses para desarrollar la obra de paneles solares, y 20 años de funcionamiento condicionados a la construcción total del proyecto.

Así, considerando que la manifestación de impacto ambiental se firmó el 23 de julio de 2019, el término para concluir el parque fotovoltaico vence hasta el 23 de noviembre de 2020 y, a partir del día siguiente, no antes, entra en vigor un segundo momento, el más importante: la operación y mantenimiento.

En otras palabras: de dónde sacará la energía eléctrica el Ayuntamiento de Torreón si contrató a un proveedor que no estaba en condiciones de proveer, pues todavía le faltaban nueve meses para terminar su central. ¿Y si no la termina? ¿Y si no funciona? ¿Y si algo falla? ¿Y los casi 30 millones de pesos que ya fueron comprometidos?

¿No qué no?
Imprimir
COMENTARIOS