×
hace cerca de 2 meses
[Coahuila]

Pegan clases virtuales a ventas de uniformes

Durante los meses fuertes de estos negocios, hay días que no venden nada

Imprimir
Pegan clases virtuales a ventas de uniformes
Fotos: Zócalo | Martín Balandrán
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- Los fabricantes de uniformes escolares en la Región Sureste de Coahuila sufrirán tras el anuncio del regreso a clases en línea, pues las ventas en estos negocios son a cuentagotas e incluso nulas.

Un ejemplo, del panorama que viven estos negocios es Uniformes Paty, que este año afronta una crisis económica derivada del Covid-19, que desde el mes de marzo mantiene cerradas las escuelas y donde el ciclo escolar concluyó de manera virtual.

“Hay días en que así como abrimos, así cerramos , no ha habido ventas”, señaló Patricia González Escobedo, dueña del local ubicado en la colonia Antonio Cárdenas.


“Nos ha pegado mucho, yo creo que a todo mundo con esto, y ya recurrimos, como dicen, a lo que teníamos guardadito, que practicamente es con lo que hemos estado sobreviviendo, es como todo mundo, se va a terminando y pues a ver qué solución vamos a tomar, como se venga, no van a regresar a clases y no va haber entrada, no hay ventas”, explicó.


Patricia González lleva 30 años dedicada a la elaboración de uniformes escolares para más de 230 instituciones educativas de la localidad, que van desde preescolar hasta nivel medio superior.




Prefieren esperar

Para este sector comercial, en años anteriores, los meses fuertes de su venta comenzaban cuando los padres de familia de nuevo ingreso acudían a las juntas informativas y se incrementaban a pocos días del regreso a clases, es decir, de junio a agosto.

Este movimiento, también representaba una oportunidad para brindar empleo temporal a varias personas, enfocadas en la promoción de escuela a escuela, así como para la atención a clientes en los locales.

“Yo creo que ahorita los papás se han detenido a comprar uniformes, los papás van a decir para qué separarlo si no van a entrar a clases, ahora lo que estamos haciendo son cambios de uniformes”, manifestó la dueña de Uniformes Paty.


Aunque algunos padres de familia realizaron el separado de las prendas escolares, conjuntos que oscilan entre los mil 500 pesos hasta los 2 mil pesos, otros prefirieron esperar y solventar otros gastos prioritarios en sus hogares, hasta que haya un posicionamiento oficial por parte de la Secretaría de Educación.

Mientras tanto, las pocas ventas de uniformes no son suficientes para pagar los sueldos de empleados, servicios y renta de locales, por lo que algunos, se vieron en la necesidad de diversificar sus giros con la venta de cubrebocas, y con la esperanza de que el regreso a clases presenciales se dé lo más pronto posible para revivir sus negocios antes de que lleguen a números rojos.



Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}