×
hace 2 años
Víctor Fuentes

Da Corte ultimátum a Delegado en GAM

Agencia Reforma

La Corte advirtió al Delegado Víctor Lobo que si no paga una deuda de 30.6 mdp a un proveedor, propondrán su destitución y consignación.

Imprimir
El Jefe Delegacional en Gustavo A. Madero, Víctor Hugo Lobo, debe pagar 30.6 millones de pesos a una empresa proveedora o la Suprema Corte de Justicia planteará su remoción y consignación penal.

Luis María Aguilar, presidente de la Corte, lanzó un ultimátum al perredista, quien tiene tres días hábiles para acreditar el pago a Servicios Profesionales Integrados RH.

Desde 2013, la Delegación estaba obligada a pagarle a la empresa por una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad.

"Se le requiere por última ocasión", advirtió Aguilar, "en la inteligencia de que si persiste su contumacia, se presentará ante el Pleno de este Alto Tribunal el proyecto de resolución en el que se proponga su separación del cargo y consignación penal".

La Quinta Sala Civil del Tribunal había condenado a la Delegación a efectuar el pago, derivado de contratos de apoyo logístico para eventos, pero esta sentencia simplemente fue ignorada, ya que el arresto hasta por 36 horas es la medida de apremio más rigurosa con la que cuentan los jueces civiles para hacer cumplir sus resoluciones.

En junio de 2015, la empresa presentó un amparo ante la justicia federal para forzar el cumplimiento de la sentencia civil, en la que señaló como autoridades responsables no sólo a la Delegación, sino también al Jefe de Gobierno y a la Secretaría de Finanzas.

El 26 de mayo de 2016, el Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Civil concedió el amparo inapelable ordenando el pago, y el pasado 2 de febrero, el mismo tribunal declaró fundado un incidente de inejecución de sentencia y envió el caso a la Corte, que es la única que puede imponer las sanciones de destitución y consignación penal de los funcionarios.

"Ante el incumplimiento del fallo protector por parte del Jefe Delegacional en Gustavo A. Madero, se acredita una actitud de desacato a la ejecutoria de mérito, sin que pueda considerarse que existan razones válidas y legítimas que justifiquen la conducta contumaz advertida respecto de las resoluciones y requerimientos que se le ha formulado", resolvió el tribunal.

Como suele ocurrir en estos casos, es previsible que la Delegación seguirá sin cumplir el amparo, y esperará a que el Pleno de la Corte tenga en su lista para sesión el proyecto ordenando la destitución del perredista Lobo, quien ya había sido Delegado en GAM de 2009 a 2012.

En ese momento, para evitar la destitución, podrían empezar los pagos a la empresa, que pueden crecer significativamente ya que por ahora sólo se incluyen intereses calculados hasta enero de 2013.