×
hace 1 año
Sonia del Valle

Advierten fracaso de Modelo Educativo

Agencia Reforma

Presupuestos insuficientes y estrategia errónea son razones por las que el Modelo Educativo está destinado al fracaso, dijeron expertos.

Imprimir
Para expertos e investigadores de la UNAM, el nuevo Modelo Educativo fracasará, las evaluaciones demuestran que no mejoran la calidad, el derecho a la educación sigue siendo un pendiente y el presupuesto es insuficiente.

En el panel sobre educación de los Foros Universitarios "La UNAM y los desafíos de la nación", Imanol Ordorika, titular de la Dirección General de Evaluación Institucional de la UNAM, aseguró que el Modelo Educativo no tendrá éxito porque no cuenta con el consenso de los maestros.

“El modelo educativo está condenado al fracaso, primero porque no es un modelo educativo, porque no tiene el consenso entre maestros y maestras, y tercero porque nadie tiene el compromiso político con él”, expresó.

Aseguró que la reforma educativa modificó las condiciones laborales de los maestros, quienes perdieron sus derechos.

“Es una condición absoluta de excepción en donde los maestros no tienen derecho a nada en aras del interés superior de la infancia”, expresó.

Al mismo tiempo, dijo, la reforma es un fraude porque la Ley General del Servicio Profesional Docente obliga a evaluar a 400 mil maestros al año solamente para la permanencia, más los de primer ingreso al servicio docente, y los de promoción que buscan ascender a cargos de directores y supervisores, ceca de 100 mil.

“Esto nos daría cerca de 500 mil maestros que deberían ser evaluados cada año y no han podido hacer más que 150 mil en este periodo, y siguen posponiéndolo para después del 2018 porque quién sabe cómo vienen las elecciones”, expresó.

Tras hacer un análisis sobre los distintos debates educativos en la historia del País, dijo que nunca en la historia se había registrado uno como el que se registró en este sexenio en torno a la reforma educativa.

En tanto, el ex director del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, Mario Rueda, hizo un análisis de las evaluaciones que se han hecho en los últimos 30 años y que han demostrado que no sirven para mejorar la calidad de la educación.

Roberto Rodríguez, del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad, tras hacer un análisis sobre el derecho a la educación en México, dijo que este derecho no sólo no se cumple, sino que se traduce en un sistema educativo injusto, inequitativo, del que están excluidas las poblaciones más vulnerables, como los pobres extremos, indígenas y discapacitados.

Las tasas de cobertura, informó, muestran que no se cubre al 100 por ciento de las y los niños; en el caso de educación primaria, con una cobertura del 97.7 por ciento, significa que cada décima de punto porcentual equivale a 200 mil estudiantes, por tanto, es un grupo numeroso de niños que están fuera del sistema; mientras que en el caso de la educación media superior, sólo 6 de cada 10 consigue concluir el ciclo.

“Se puede ver que como en México la educación obligatoria es hasta el bachillerato, el rezago educativo ocupa dos terceras partes de la población”, señaló.

En la mesa "Los temas críticos de la educación en México", Rodríguez aseguró que la escolaridad promedio en México es de 9 años, es decir, secundaria concluida, pero tomó 30 años pasar de primaria a la secundaria.

“La escolaridad promedio en México puede subir un año cada 10, y eso significa que nos faltan 30 para que toda la población que está entrando a la escuela pueda concluir hasta la educación media superior y que la escolaridad promedio se eleve ya no a 9, sino a 12 años, que es más o menos la escolaridad promedio de los países avanzados o intermedios”, explicó.

Mario Rueda aseguró que en los últimos 30 años se ha dado énfasis a los procesos de evaluación como el mecanismo para mejorar la calidad de la educación.

A pesar de ello, dijo, los peores resultados de aprendizaje están asociados a las bajas condiciones socioeconómicas de los alumnos.

“Eso ya lo sabemos; entonces para qué hacemos otra prueba si no hemos modificado esas condiciones; no tiene sentido seguir evaluado si las condiciones mínimas de operación no están presentes, si no hay maestros o no hay salón, no tiene ningún sentido evaluar”, expresó.

Por su parte, Javier Mendoza Rojas, especialista en financiamiento educativo, aseguró que el gasto público en educación es de 1.2 billones de pesos, monto que equivale a 6.4 por ciento del PIB.

“Si se considera solamente el gasto público en educación, éste es de poco menos de un billón de pesos, equivale al 5 por ciento del PIB, este porcentaje está tres puntos porcentuales por debajo de lo que establece el artículo 25 de la Ley General de Educación, el cual mandata que el Estado, Federación, estados y municipios, deben destinar el 8 por ciento, lo que quiere decir que para educación pública tenemos un rezago fuerte”, expresó.