×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
01 Octubre 2020 04:09:00
Un reto darwiniano
Escuchar Nota
Comparto un post del doctor Isaac Chávez Díaz: “Si vas al antro con cubrebocas, todo el tiempo no podrás tomar ni comer nada y la vas a pasar mal. Si vas al antro y te quitas el cubrebocas, tú y tu familia la van a pasar peor. No porque esté permitido significa que es inteligente ir, y tampoco significa que quienes lo permitieron sean inteligentes”.

Esto a colación de que estamos en medio del proceso de reapertura económica. Cada día vuelven a abrir sus puertas más negocios, muchos de ellos dedicados al esparcimiento, a la fiesta, a la convivencia con propios y extraños, aunque seguimos inmersos en la pandemia.

Hay que entender que retomar literalmente todas las actividades productivas es indispensable para asegurar la sobrevivencia de miles, que de otra forma estarían condenados a la pobreza extrema y la desesperación.

Pero no hay que olvidar ni por un segundo, que seguimos amenazados por un virus potencialmente letal y con una gran capacidad de propagación. Parece una trampa, pero lo que realmente enfrentamos es un reto darwiniano: un proceso de selección natural de los individuos.

Los que habrán de salir bien librados, en términos sanitarios y económicos, serán aquellos que sean capaces de mantener las medidas básicas de higiene, que siempre usen cubrebocas y que practiquen, casi religiosamente, el distanciamiento social.

Habrán de superar la doble crisis que enfrentamos, la de salud y la económica, los que eviten los espacios cerrados, las aglomeraciones, los antros, los bares y las fiestas. Los que mantengan la sana distancia y usen cubrebocas; los que se preocupen y ocupen por estar sanos, con sus defensas fuertes.

Y los que no, pues habrán de pagar muy caro su indolencia e irresponsabilidad. Sí, enfrentamos un reto darwiniano, de la sobrevivencia del más fuerte, que en este caso será del más inteligente, el que entiende que el Covid no es un juego, que sigue presente y que incluso amenaza con retomar fuerza a fin de año.

Entonces, como están las cosas, debe usted responder una simple pregunta ¿qué prefiere, pasarla mal hoy o pasarla peor mañana?
Imprimir
COMENTARIOS