×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
24 Junio 2019 04:01:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

He estado casada con mi esposo durante 16 años, gracias a Dios no tenemos hijos, y vas a comprenderme por qué digo gracias a Dios cuando termines de leer mi carta. Quiero pedirte por favor la leas detenidamente y luego me des tu opinión muy sincera. Por eso te doy las gracias anticipadas.

Él estuvo un año y siete meses en otro país con motivos de su trabajo, y tuvo una aventura con una muchacha, la que antes de que se regresara le dijo que estaba embarazada. Él le dijo que le había mentido al decirle que era soltero, pero que es la verdad y que no podía casarse con ella por ese motivo y porque ama a su esposa. Pero le prometió estar presente a la hora del parto y que va a contribuir a la manutención de su niño cuando nazca.

Cuando regresó me contó todo eso y mi postura es que no hay todavía una prueba científica de que el niño –que aún no ha nacido– sea de él, y que por eso no tiene la obligación de contribuir con dinero para su manutención. Después de discutir mucho sobre el asunto, mi esposo finalmente aceptó pedir una prueba de paternidad una vez que haya nacido el niño. Porque va a ser varón.

Él habla de la necesidad de demostrar compasión, integridad, honor y respeto a esa joven mujer, y aun cuando aceptó que la engañó al hacerle creer que era un hombre soltero y que se casaría con ella, yo no estoy conforme y me entristece porque ¿qué acerca de demostrarme a mí lealtad, compasión, integridad, honor y decencia?

Después de todo, también estoy muy dañada y yo soy su...

ESPOSA

QUERIDA ESPOSA:

Aquí va mi sincera opinión y lamento si te parece dura o no te gusta.

Es ridículo que tu esposo, que ha mentido y ha engañado a esa joven mujer que está en otro país y dejó embarazada, se atribuya a sí mismo semejante lista de virtudes. Este hombre, tu esposo, es un sinvergüenza mentiroso de 24 kilates.

Obviamente no quiere dejar a su joven amiga y quiere seguir teniendo contacto con ella, y tú debes decidir si lo quieres o no bajo esas circunstancias. Si lo quieres y decides seguir caminando a su lado, abróchate tu cinturón, querida amiga, porque te espera un camino bastante atormentado.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5