×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
02 Diciembre 2020 04:04:00
La ola guinda
Escuchar Nota
El presidente Andrés Manuel López Obrador (67 años) es un hombre de símbolos. Su Gabinete lo integran ocho mujeres –el mayor número en la historia–, entre ellas la primera secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y 10 varones.

Contrario a la preferencia de sus predecesores por los tecnócratas de mediana edad –Videgaray, Meade, Nuño y Lozoya– en su primer círculo predomina gente adulta. El secretario de Comunicaciones y Transportes, Jorge Díaz Leal, tiene 77 años. Los jóvenes son Luisa María Alcalde (32) y Román Meyer (36), titulares del Trabajo y de Desarrollo Agrario, respectivamente.

Tras la experiencia con Enrique Peña Nieto –en la picota por los escándalos de corrupción–, el mensaje de AMLO es obvio: los acólitos y oficiantes del neoliberalismo resultaron peor de corruptos que los dinosaurios de la vieja clase política.

El punto de vista es rebatible si se toman en cuenta casos como el de Manuel Bartlett, actual director de la CFE, y jefe de Gobernación cuando se orquestó el fraude contra Cuauhtémoc Cárdenas en 1988 para imponer en la presidencia a Carlos Salinas.

Otro distintivo de la cuarta transformación son las figuras emblemáticas: Tatiana Clouthier (coordinadora de la campaña de AMLO) es hija del excandidato presidencial panista Manuel “Maquío” Clouthier; Alfonso Durazo (extitular de Seguridad Pública y aspirante al Gobierno de Sonora) fue secretario de Luis Donaldo Colosio, el candidato del PRI a la presidencia asesinado en Tijuana; Rosario Piedra Ibarra (presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos) es hija de la activista Rosario Ibarra de Piedra; Lázaro Cárdenas Batel (coordinador de asesores de la Presidencia de la República) es nieto del expresidente homónimo e hijo de Cuauhtémoc Cárdenas; Julio Scherer Ibarra (consejero jurídico del Ejecutivo federal) es hijo de Julio Scherer García –depuesto de la dirección de Excélsior por el golpe de Luis Echeverría–, fundador de Proceso.

Con mayoría holgada en las cámaras de Diputados y de Senadores, el siguiente paso de AMLO para afianzar su poder, y tangencialmente neutralizar a la Alianza Federalista, radica en ganar el máximo de gubernaturas el año próximo; Morena tiene ahora siete.

¿Cómo decidirá las nominaciones? Con una mezcla de pragmatismo, lealtad y futurismo político. Después de sus giras recientes por Coahuila y Tamaulipas, el Presidente viajó a Monterrey para reunirse con la diputada Tatiana Clouthier.

Dos días más tarde, la hija de Maquío declinó a la candidatura de Morena al Gobierno de Nuevo León, donde la intención de voto favorece a Clara Luz Flores, alcaldesa independiente de Escobedo y exmilitante del PRI. Ganar ese estado insignia –el más fuerte de la Alianza Federalista– significaría un jonrón para la 4T.

Entrevistada por Ricardo Raphael para Milenio Televisión, Tatiana negó haber platicado con AMLO sobre su postulación y dijo poder aportale más a Nuevo León “en el esquema nacional”. ¿Anticipo de un cargo en el Gabinete y boleto para la sucesión de 2024? El apellido Clouthier conecta con la derecha, el sector más crítico del Presidente.

Sobre la eventual nominación de Flores, Tatiana hizo una acotación: en las giras con AMLO por el estado y el país “hablamos de que no existió un PRIMOR”, una alianza entre el PRI y Morena. Clara Luz (46 años) militó en el partido tricolor, lo mismo que su padre y su esposo Abel Guerra, quienes también fueron alcaldes de Escobedo, pero el Presidente la destapó en una de sus giras por Nuevo León, igual que a Durazo en Sonora. La ola guinda empieza a levantar en los estados. ¿Llegará a tsunami?
Imprimir
COMENTARIOS