×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
27 Noviembre 2020 04:08:00
La foto llega tarde
Escuchar Nota
Si algo nos ha demostrado, una y otra vez, este Covid, es que es impredecible y que aprovecha cualquier resquicio para propagarse, para cobrar su cuota de muerte.

Que si repunte, rebrote, que si una segunda ola… en fin, lo cierto es que sigue y seguirá en nuestras calles y aprovechará cualquier indolencia, irresponsabilidad, para mantener su fuerza, y con ello, pues los problemas mayúsculos en los terrenos sanitario y económico para toda la población.

Habría que tomar su comportamiento por lapsos, para intentar determinar con qué tanta fuerza recorre nuestras calles.

Por ejemplo, en los últimos siete días, del viernes 20 a este jueves, los datos oficiales refieren 2 mil 135 contagios y 235 decesos, de estos, 59 en Saltillo. Cifras, estadísticas, que tal vez ya no le digan nada porque está fatigado de la pandemia y todas sus implicaciones. Bueno, pues le recuerdo que podrá estar harto, pero el virus no se ha fatigado de nosotros.

Pero el tema es que los datos que tenemos corresponden a la fotografía de algún momento del pasado reciente; hoy refieren qué tan agresiva fue la pandemia hace dos o tres semanas, cuando efectivamente se registraron los contagios, por su tiempo de incubación, de presentación de los síntomas y que, en muchos lamentables casos, derivó en un desenlace fatal.

El registro de estos últimos siete días nos dice que hace 20 el virus estaba fuera de control en prácticamente todo el estado, y en Saltillo por supuesto. Nadie sabe a ciencia cierta el comportamiento que tiene hoy. Eso se sabrá dentro de aproximadamente dos semanas, y según lo que puedan registrar las autoridades.

Y ese es un problema grave: en ocho meses nadie ha sido capaz de instrumentar mecanismos efectivos para monitorear en tiempo real el comportamiento del virus, y por lo tanto las fotografías que refieren los datos oficiales en realidad corresponden al pasado reciente, muy reciente, es cierto, pero pasado.

El punto es si usted está dispuesto a jugarse la vida, a arriesgarse a ser una estadística más que reporten las autoridades algún día de la primera quincena de diciembre.

El Covid es realmente una montaña rusa, de muchas cimas, de rebrotes, repuntes, pero también de días de calma, de respiros. Es impredecible en su comportamiento, ya que depende de qué tan rigurosas y masivas sean las medidas de autoprotección de los ciudadanos.

Solo nos queda recordar que es potencialmente letal, y lo único cierto es que seguirá acechándonos, con mayor o menor fuerza, durante varios meses más. Más allá de eso, pues a seguir con esas fotografías que nos llegan con retraso, mucho retraso.
Imprimir
COMENTARIOS