×
Dan T
Dan T
ver +
lacomediapolitica@gmail.com

" Comentar Imprimir
16 Octubre 2018 04:00:00
¡Ya chole!
El otro día, en la casa de transición del presidente electo, entró el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, don Javier Jiménez Espriú, a la sala de juntas donde estaba todo el equipo de transición y les gritó:

–¡Yo soy el enviado de Dios! Y de una vez les digo que nuevo aeropuerto no se construirá en Texcoco, porque así me lo ordenó Dios, porque yo soy su enviado.

Al escuchar aquello, el próximo secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, se puso de pie de un salto y reclamó airado:

–¡Momentito, abuelo! El enviado de Dios, ¡soy yo! Y en verdad os digo que la reforma educativa la vamos a echar para atrás como Jesús echó a los mercaderes del Templo. Y de esa reforma no quedará ni una coma, como no quedó una sola piedra de pie cuando Sansón derribó el templo de los infieles. Se los digo yo, que soy el enviado de Dios.

En este momento, el amado líder dio un manotazo en la gran mesa de la sala de juntas. Todos se sorprendieron de ver a Andrés Manuel López Obrador tan enojado:

–¡Ya chole! ¿Se calman? Vamos a aclarar las cosas: ¡Yo no tengo enviados!

Últimamente el amado líder, el galán del trópico, el beso más rápido del sureste, el cebollita tabasqueña, anda de un humor peor que el de la famosa Lady Martillo. A López Obrador se le ve de malas, parece que anda más incómodo que un calzón apretado. ¿Alguna vez te has puesto unos calzones dos tallas más chicas que la tuya? Entonces entiendes a qué me refiero. El otro día, de plano, se enojó porque, según él, están criticando mucho su proyecto del trenecito maya. “¡Ya chole!, ¿no?”, reclamó durante su visita a Campeche. Según dijo, las críticas no tienen sustento ya que existe una encuesta que asegura que el 80% de la población apoya el proyecto del trenecito. ¿Quién hizo la encuesta? Quién sabe. ¿A cuánta gente le preguntaron? Ni idea. ¿En qué municipios se aplicó y en qué fechas? ¡Ay!, esos son detalles sin importancia. ¿Por qué diablos le tenemos que creer como si fuera el Evangelio? Pues porque Andrés Manuel es nuestro señor todo poderoso, creador de la izquierda y de la democracia, apóstol de la patria, profeta de la cuarta transformación y mesías de la república. O lo que es lo mismo: López Obrador piensa que debemos creerle y obedecerle, nomás porque lo dice él. ¡Cosita!

ANTES MUERTOS QUE SENCILLOS

De acuerdo con una reciente investigación de la Academia de la Salud, el pene puede ser tanto masculino como femenino. De acuerdo con el estudio, si mide más de 15 centímetros es, en efecto, un pene. Pero si mide menos de 15 centímetros. ¡es una pena!

De la misma forma es una pena que los nuevos diputados federales también la tengan corta. Su austeridad es corta, pequeña, escasa, miserable. Se suponía que iba a llegar exhibiendo una austeridad enorme, gruesa y muy dura. Durísima. Se suponía que iba a ser una austeridad de esas que se presumen trayéndola colgada por fuera. Pero no, no fue así. Su austeridad es chiquita e insignificante, ni cosquillas hace. Aunque se suponía que iban a recortar sus ingresos y a no gastar tanto en tonterías, los diputados de todos los partidos acordaron darse un aguinaldo de más de 200 mil pesos, ¡por tres meses de trabajo! Y no sólo eso: también se autorizaron darse cada mes 20 mil pesos para gasolina, ¡ni que manejaran un Uber! Y aunque ya dijeron que van a dar marcha atrás en la aprobación de estos privilegios, yo no les creo nada. Si rectifican es porque los agarramos en la movida, no porque sean austeros ni decentes. Y si ya lo hicieron una vez, ¡lo volverán a hacer!
11 Octubre 2018 04:00:00
De tin NAIM, de do pingüé
De todos los tipos de necios que hay, uno de los peores es el necio burocrático: todas sus necedades son por triplicado y sólo sirven para perder el tiempo. A esa categoría pertenece nuestro amado líder, que sigue insistiendo, una y otra vez, con su necedad de no hacer el nuevo aeropuerto. Yo no sé si a Andrés Manuel López Obrador le da miedo volar, si cree que los aviones son aves del mal o simplemente tiene algún negocito por ahí escondido, pero sigue insistiendo en que el NAIM está muy caro –cosa que es cierta– y que lo mejor es cancelarlo –cosa que es una soberana tontería, para lo cual quiere hacer una consulta nacional en la que todos los que no sabemos ni madres de aeronáutica, decidamos si debemos tener otro aeropuerto o no.

Se supone que hoy en la tarde se darán a conocer los detalles de la famosa consulta, pero como siempre, esta columna te trae en exclusiva las preguntas que deberán responder tú y tu familia, para que entre todos decidamos de tin marín, de do pingüe, si seguimos adelante con el nuevo aeropuerto o nos quedamos todos amontonados –como familia en vecindad– con el actual aeropuerto y ahí lo vamos parchando, según se vaya necesitando. Así que ve por un lápiz y ponte a practicar, para que no te vayan a reprobar en la próxima consulta lopezobradorista. Este es el cuestionario:

Consulta sobre el Aeropuerto

1. Si un avión que vuela con destino a la Ciudad de México y lleva 225 pasajeros a bordo, de pronto se descompone y necesita aterrizar de emergencia, ¿usted qué haría?

a) Le dice que se espere en el aire porque el actual aeropuerto está saturado y, pues, ni modo. b) investiga por quién votaron los pasajeros en las elecciones presidenciales y si son de la mafia del poder, los deja que se estrellen. Y c) saca su celular para tomar a tiempo el video y subirlo a las redes sociales.

2. Le gustaría que se cancelara el nuevo aeropuerto porque:

a) yo ni viajo en avión y me valen madres los aeropuertos. b) ya dijo el amado líder que necesitamos amor, no aviones. Y c) porque tiene forma de una espantosa equis y me recuerda a Chabelo.

3. ¿Por qué considera que es mejor opción para el país la de remodelar el aeropuerto militar de Santa Lucía?

a) porque lo dijo el amado líder y su palabra es sagrada. b) porque a Texcoco sólo voy cuando hay palenque. Y c) porque me recuerda a la canción de Miguel Ríos: dame una cita, vamos al parque, entra en mi vida sin anunciarte.

4. ¿Verdad que le parece fantástico que se le concesione el nuevo aeropuerto a Carlos Slim chiquito bebé papacito chulo?

a) sí, Slim, toma lo que me queda de dinero. b) me parece correcto, hay que ayudar a ese pobre hombre a salir de la pobreza. c) no estoy de acuerdo en que sólo le concesione el aeropuerto, de una vez hay que darle la propiedad del Lago de Texcoco, el Nevado de Toluca y la Selva Lacandona.

5. ¿Considera que esta consulta es un ejercicio democrático?

a) todo lo que haga el amado líder es democrático. b) si no fuera por estas consultas y los días de quincena, mi vida sería miserable. c) sí lo es y espero que la próxima consulta sea para que decidamos entre todos los mexicanos qué fue de la mamá de Luis Miguel.
09 Octubre 2018 04:00:00
Perdón, amigo criminal
Desde que estaba en campaña, Andrés Manuel López Obrador provocó una fuerte división de opiniones con su propuesta de una amnistía para la delincuencia, como medida para acabar con la inseguridad y la violencia. Del lado de los que rechazaron la ideota estaban quienes han padecido, precisamente, a los criminales: las víctimas. Pero no todo fueron críticas, pues hubo quienes aplaudieron la medida: sí, los narcos, los secuestradores, los sicarios, los extorsionadores, los halcones, los corruptos y hasta los que andan de huachicoleros.

Pero como el viejito chulo es más necio que un viejito no tan chulo, siguió adelante con su ideota de perdonar a los delincuentes y hasta organizó foros por todo el país, dizque para consultar a las víctimas. ¿En qué acabó aquello? En que los lopezobradoristas se pandearon como láminas de triplay, pues no aguantaron la presión ni las críticas y, de plano, decidieron cancelar los dichosos foros. Total: quienes se quedaron sin ser escuchadas fueron las víctimas y los deudos de estados tan tranquilos como Veracruz y Tamaulipas, donde no pasa naaada, no se mata ni a las moscas y es tan seguro salir a la calle como si se estuviera en Londres o Ámsterdam.

Quién sabe por qué la gente se opone a que se perdone a los delincuentes. Si el amado líder Andrés Manuel lo dice, es porque es bueno, debe ser cierto y seguramente es verdad. Recordemos que el amado líder no se equivoca y cuando se equivoca, ¡nadie debe darse cuenta! Soy una persona convencida de que el amado líder, presidente electo, estrellita de la mañana y ventura de los mexicanos tiene la boca llena de razón; debido a eso es que hoy propongo que no solo perdonemos, sino que también le pidamos perdón a los delincuentes.

Perdón, amigo criminal. Te escribo, porque el amado líder nos ha pedido perdonar a los delincuentes. Y si él lo dice, debe tener razón, pues nunca se equivoca. Es por eso que yo quiero ir más allá: no solo te voy a perdonar, sino que te quiero pedir perdón en nombre mío y de todos los mexicanos. Perdóname, querido ratero, por haberte dificultado la existencia poniéndole birlos de seguridad a las llantas de mi coche. No pretendía hacerte perder el tiempo, solo era que, egoístamente, no quería gastar en llantas nuevas. ¡Por favor, discúlpame!

Y a ti, amigo extorsionador, te pido que excuses mi falta de tacto cuando me llamabas a las 3 de la madrugada para decirme que tenías secuestrado a mi hijo. Ahora entiendo que no debí colgarte el teléfono, que no era un asunto personal, sino que era tu trabajo. No debí de resistirme a darte los datos de mi tarjeta de crédito cuando quisiste estafarme con un superpremio que me había ganado en un concurso al que nunca entré. Por supuesto también lamento haber reportado tu teléfono a las autoridades cuando me amenazabas de muerte si no te daba dinero, la factura del coche o los nips de 10 tarjetas telefónicas.

Te pido perdón, también a ti, amigo narco, porque hoy gracias al amado líder entiendo que no buscabas hacerle daño a la sociedad al dejar regadas en la calle las cabezas de tus enemigos; hoy sé que solo pretendías hacernos ver que sufrías y que no era tu culpa ser tan malo, sino que eras una pobre víctima del corrupto sistema.

A todos ustedes, queridos criminales a los que alguna vez ofendí de manera injusta e insensible llamándolos “hijos de puta”, hoy les pido perdón, porque sé que la Cuarta Transformación, como el sol, sale para todos y que ustedes, en cuanto sientan en sus caras todas bonitas el rayito de la esperanza, se volverán más buenos que un bolillo pal susto.

¡Nos vemos el jueves!
04 Octubre 2018 04:00:00
La llamada de Trump
Le dice el papá al hijo:

–Oye, ven acá. Explícame por qué en el baño hay una figura de la Santa Muerte, una estrella pintada con sangre, velas negras y crucifijo de cabeza.

–¡Tú me dijiste!

–¿Yo cuándo te pedí que invocaras al diablo?

–Clarito me dijiste en la mañana: “pon algo demoniaco en el baño cuando lo limpies”.

–¡¡¡AMONIACO, pendejo!!! Dije amoniaco.

Hay veces en que no entender lo que oímos no resulta chistoso, sino bastante peligroso. Sospecho que todas las guerras –y la mayoría de los divorcios– iniciaron porque alguien dijo algo, pero la otro persona entendió todo lo contrario. Es por eso que desde ayer estoy con los desos en la garganta. ¡Tengo miedo! Y tú también deberías tenerlo. Lo único peor que despertar con la alerta sísmica, es despertar con un tuit de Donald Trump diciendo que habló por teléfono con Andrés Manuel López Obrador. ¡Santo Slim de la Larga Distancia! Me preocupa no sólo de qué pudieron haber hablado esos dos, sino también cómo diablos le hicieron para entenderse, porque los dos son bastante piedras. Si no rebuznan es porque no dan el tono, pero de que son burros, son burrísimos.

Para empezar, el viejito chulo de Macuspana es de esos güeyes que se siente muy orgulloso de su ignorancia y presume por todos lados que no sabe hablar inglés. Vaya, ni las canciones de Pitbull se sabe. Y del otro lado, la cosa está más jodida que mi tía la que tiene 357 de glucosa, pues Donald Trump por supuesto es un ignorante que no habla español, pero además tampoco habla muy bien el inglés. Según un estudio publicado recientemente, Trump es el presidente norteamericano que peor habla, el que tiene el vocabulario más pobre y el que menos le entiende a la gramática y a la ortografía (¿No será que Trump es el tal Dan T.?). Con estos ingredientes, la mesa está puesta para que la llamada telefónica entre Donny y Andy sea un auténtico desastre.

–Jelou? Andrés Manuel?

–Este… sí… bueno. Sí, creo que soy yo. Depende de, este, quién llame. Si es la mafia del poder, no estoy. Díganles que me fui allá lejos, sí, sí, a mi rancho. A mi ranchito en Palenque. Que yo lo bauticé como La Chingada y dije que me iría ahí si perdía las elecciones, pero la verdad es que no me quería ir. Así que, bueno, este, sí pues, dígame de parte de quién para ver si estoy, digo, para ver si está el licenciado López Obrador.

–Hola, amigou!!! Soy Donny, the Donald. El mismísimo Donald Trump, el hombre más poderoso del mundo que odia a los bad hombres, que va a traer de regreso todos los empleos que se robaron ustedes los mexicanos y también los chinos. Love you!

–¡Ah, pero si es el camaján mayor! Hola, mi hermano. Abrazos, no balazos. Ya ganamos. Serás muy fifí, pero a mí el pueblo me protege, me quiere, no permitirá que me pase nada. Y como tengo a los del PES de mi lado, el Señor es mi taco al pastor y nada me pasará.

–Come on! No entiendo ni papa de lo que dices, Andy. Hablas más feo que el pato Donald, mi tocayo. Juar, juar, juar, juar.

–Y tú hablas más más chistoso que Martín.

–¿Cuál Martín?

–¡El que te chingó el peluquín! Jajajajaja.

–No me hace gracia tu chiste, Andrés Manuel. Quique Peña era mucho más lindo conmigo.

–¿Y por eso lo usabas de tapete?

–A él le gustaba. Pero ya no hablemos de Peña, mejor hablemos del gran futuro que nos espera como socios. Lo primero que tenemos que ver es: ¿cuándo vas a empezar a pagar el muro?

–¿¿¿Y yo por qué???

–¿Te acuerdas que Peña reconoció tu triunfo sin poner un solo pero? Pues me dijo que te lo recordara.

–(.)

–Hello? Andy? Bueno? Jelou? Ya me volvieron a ver la cara estos mexicanos.
02 Octubre 2018 04:06:00
Adiós, TLCAN: hola, USMURHSTKF
¿Tú sabes cómo fue creado Donald Trump? No, no lo inventó Walt Disney, ni salió de una película de Pixar. Según una reciente investigación en la que participaron las mejores universidades del mundo, el Presidente norteamericano surgió cuando un empresario inmobiliario visitó un laboratorio y, por accidente, fue mordido por un imbécil radiactivo. Eso lo explica todo. O al menos explica por qué el inquilino de la Casa Blanca sólo tiene una obsesión: él mismo. Así como le pone su apellido en letras doradas a todos sus edificios, también quiso ponerle su “sello” al tratado de libre comercio con México y Canadá, cambiándole de nombre nomás para darse ese gusto. Así que el TLCAN ahora se llamará USMCA, que no es el jefe de una tribu africana sino las siglas de United States-México-Canadá Agreement. El problema con el Yu Es Em Ci Ei es que no se puede bailar con la coreografía de Guay Em Ci Ei. Sin embargo, lo que más me preocupa del nuevo y complicadísimo nombre del tratado comercial norteamericano es cómo le va a hacer el pobre de Enrique Peña para pronunciarlo. ¡Le va a dar el soponcio, mi vido! Están viendo que el español se le dificulta, y van y le ponen un nombre con puras consonantes ¡y en mayúsculas! Si con “infrastructure” casi se ahorca, tratando de decir Yu Es Em Ci Ei, ¡se va a volver loco Peña!

Así que para evitarle osos al Presidente –y a nosotros los mexicanos pasar vergüenza ajena–, les propongo a los gobiernos de Trump, Peña y Trudeau cualquiera de estos nombres para el nuevo acuerdo comercial tripartita:

MURO: México Unido Repudia al Ojete del presidente gringo.

MACUSPANA: Magno Acuerdo Comercial Unificado Sensacional Para Apaciguar al Naco Americano.

PERREO: Promoción Empresarial Regional Reformada para una Economía Organizada.

CAMOTE: Comercio Americano Organizado por Trump Ególatra.

PUTO: Programa Unificado Transcomercial Operativo.

¿Qué nombre te gustó? Vamos a pedirle al presidente electo, al INE, al Senado y a la Cámara de Diputados que organicen una consulta pública nacional para que todos los mexicanos, los gringos y los canadienses decidamos juntos el nombre del nuevo TLCAN, porque eso de USMCA suena a canción de Village People.

CUAUH, GOBERNADOR

Ayer vimos oootra señal de que el mundo se va a acabar muy pronto: Cuauhtémoc Blanco, el Cuauh, el Temo, el prodigio de Tlatilco, rindió protesta como gobernador constitucional de Morelos. Si hace 15 años me hubieran dicho que aquel broncudo americanista terminaría siendo una gran figura política, seguramente me habría reído diciendo: “Sí, claro, y López Obrador será presidente, ¿no? Jajajajajaja”.

Pero, bueno, en el caso de Cuauhtémoc, como en el del diputado Sergio “El Garibaldi” Mayer, la culpa no la tienen ellos, sino quienes votaron por semejantes engendros políticos. Vaya, yo entiendo que la gente está muy harta de los políticos, pero cuando un pañal está cagado, se cambia por uno nuevo, no por una hoja de tamal.

Como sea, Cuauhtémoc Blanco apenas asumió el cargo como gobernador y de inmediato comenzó a cumplir con su promesa de reducir la delincuencia. ¿Cómo lo hizo? Le dio trabajo a sus excompañeros de equipo Isaac Terrazas y Germán Villa, lo cual significa que habrá dos americanistas menos en las calles delinquiendo.

¡Nos vemos el jueves!
27 Septiembre 2018 04:08:00
¡Qué conchas!
¿En qué momento la concha se convirtió en la obsesión nacional? En estos días he visto más gente interesada en tomarle fotos a sus conchas, en lugar de comérselas. Cuando yo era niño –uuuuuuuuh!– sólo había dos tipos de conchas: la blanca deliciosa, chiquita, bebé; y la asquerosa de chocolate. Años después, cuando los mexicanos comenzamos a sentirnos de primer mundo, surgieron las conchas gourmet que son exactamente iguales a las corrientes, nomás que no tienen cuadritos, sino que son un suave domo azucarado que inunda de sabor a vainilla la boca. Y hasta ahí estábamos dulcemente bien.

El acabose para México vino este año, y no fue sólo en lo político, sino también en lo conchístico. A alguien con una mente más retorcida que los Cheetos se le ocurrió inventar la manteconcha. ¡Qué mamá da esos consejos, por Dios! El engendro panadero supongo que pretendía rendir homenaje a la multiculturalidad mexicana al fusionar dos mundos de sabores: la mantecada o panqué –como casi todos le llamamos– y la concha.

El resultado fue todo lo contrario, pues a la concha le quitaron la posibilidad de ser debidamente rellenada de frijoles y, en cambio, le agregaron la parte del papelito rojo, que es lo que menos sabe rico de la mantecada. Pero ahí no paró la cosa, no, no, no. En México cuando hacemos algo mal, lo llevamos al extremo. ¿O por qué creen que el PRI gobernó más de 70 años? Luego de la manteconcha vino la doncha, que es la hija genéticamente modificada de la concha y la dona. Además surgieron las conchas de unicornio, las conchas veganas –perdónalos, Señor, no saben lo que hacen–, las clamaconchas que no quiero saber ni qué diablos es eso y las conchaschonchas.

Todos los días despierto con el temor de abrir este nuestro periódico y enterarme que ya existen las torticonchas, las conchas espaciales y las conchas de realidad virtual. Si los panaderos fueran sinceros, sacarían la diabeticoncha, la concha que te garantiza tener diabetes comiéndote una todos los días.

¿Cómo llegamos a esto? Lo más fácil siempre es echarle la culpa al Gobierno, y en esta ocasión es exactamente igual. Si algo ha caracterizado a los políticos mexicanos es su capacidad para la concha. ¿Qué la delegación Iztapalapa lleva desde la fundación de Tenochtitlan sin agua potable? Los gobernantes hacen concha y sólo se aparecen por ahí cuando tienen que pedir el voto. ¿Qué la gente está harta de ver cómo se gasta el dinero público en grandes sueldos, lujos y asesores? Los diputados de Morena hacen concha y se rebajan tantito el salario pero se mantienen todos los demás privilegios.

¿Que el país se está incendiando y no se ve que alguien sepa cómo diablos devolverle la tranquilidad a los mexicanos? Enrique Peña Nieto hace concha y mejor se pone a hacer corazoncitos. Pensando en todo esto, propongo que la concha se convierta en el nuevo escudo nacional. Seguramente le tendremos mayor respeto que al águila y a la serpiente.

LA TRAMPA

No todo el que hace algo bueno está actuando bien. Resulta que Javier Duarte decidió declararse culpable del delito de lavado de dinero, lo cual sería fantástico si no fuera porque, en realidad, es sólo una estrategia de sus abogados para reducirle la condena. Es como cuando entró un ladrón a robar a una casa en pleno día y se encontró a una pareja en la cama. El señor le suplicó:

–¡Por favor! Toma todo lo de valor que quieras, si quieres mátame, pero por tu mamacita, por la virgencita, por favor desátala a ella y déjala que se vaya.

–¿Tanto así amas a tu esposa?
25 Septiembre 2018 04:06:00
¡No tienen abuela!
¿No les pasa que extrañan 521 veces al día a una persona? A mí tampoco. Pero de eso no quiero hablar, sino de lo que sucedió el otro día en un pueblo. Allí se llevó a cabo un juicio y resultó que la primera testigo era una abuela de unos 75 años. Al sentarla en el banquillo, el abogado le preguntó:

–Doña Gloria, usted conoce a todos en el pueblo, incluido al acusado, ¿no es así?

–Así es –respondió la abuela.

–Por ejemplo, ¿usted me conoce?

–Claro que lo conozco, y la verdad no sé si cometió el delito del que lo acusan. Yo sé reconocer cuando alguien está maleado, y su cliente no parece tan malo como dicen. Lo que sí le puedo decir con toda certeza, abogado, es que estoy muy decepcionada de usted. Nunca fue a visitar a su abuela en sus últimos años de vida. Y a sus papás sólo los va a ver cuando no encuentra quién le cuide a los niños. Ahí andan los pobres haciéndose cargo de los cinco chamacos que tuvo con tres mujeres, porque usted es un caliente que no sabe estarse quieto y por eso lleva tres divorcios.

–Este, bueno, yo –tartamudeó el abogado sin saber qué decir y le aventó la bolita al fiscal–. De mi parte es todo, dejo la testigo a la parte acusadora.

–Muy bien –dijo feliz el fiscal tras la paliza a su oponente, por lo que confiado en ganar más puntos también le preguntó a la señora–. ¿Y a mí me conoce, doña Gloria?

–¡Uy, por supuesto! Lo conozco desde que era un adolescente y déjeme decirle que si sus padres vivieran, se volverían a morir de la vergüenza. A pesar del traje tan bonito que lleva, es usted un vagabundo que duerme en su coche y, a veces, en hoteles de paso. Mire, hasta acá me llega el olor del Tonayán que se desayunó hace rato. Menos mal que no es usted el abogado defensor, porque si así fuera, ese pobre hombre, el acusado, terminaría fusilado siete veces y luego lo obligarían a cumplir dos cadenas perpetuas.

–Esteee –intentó responder algo el fiscal, pero se había quedado sin palabras, fue entonces que, milagrosamente, intervino el juez.

–¡Basta! A ver, el abogado defensor y el fiscal acérquense a mi escritorio –cuando ambos llegaron con el juez, éste tapó el micrófono y les dijo con severidad–. A ver, pendejos, si alguno de ustedes dos se atreve a preguntarle a la abuela si me conoce ¡lo mando fusilar!

En México los políticos no tienen abuela. Se nota a leguas que de chiquitos no tuvieron cariño, alguien que los apapachara y los echara a perder. Pero sobre todo no tuvieron a alguien que de grandes les dijera sus verdades, como hacen las abuelas. Sólo ellas son capaces de decir las cosas menos apropiadas con el tono de una caricia. Una abuela le habría dicho a Enrique Peña: “Ay, Quique, ¿no te cansas de ser la burla de todos?”. Y, de haberla tenido, su abuela le habría dicho a López Obrador: “Mira, Andresito, no seas necio, entiende que no estás hecho para ser presidente. Mejor tómate este chocolatito”. Sólo una abuela podría haber metido en cintura a Fernández Noroña diciéndole: “Mijito, hacer berrinches después de los 8 años no es de gente decente. ¿Y si mejor te pones a trabajar?”. ¿Qué le diría su abuela a Olga Sánchez Cordero? “Ay, mi niña tan bonita, ¿a ti habría gustado ser inteligente, verdad?”. Yo por eso sí tengo abuela, se llama Emma y hoy cumple 90 años, pero ella insistirá en que son menos y me dirá: “¿Cómo es posible que a tu edad andes escribiendo esas payasadas? A lo mejor ya es hora de que consigas un trabajo de verdad, milito”.

¡Nos vemos el jueves!
20 Septiembre 2018 04:09:00
¡Joder, Belinda!
Pues con la novedad de que la cantante Belinda no es mexicana, sino española. Y aunque eso podría ser suficiente castigo, en realidad lo peor no es eso, sino que al apoyar a Andrés Manuel López Obrador en la campaña ¡Belinda violó la ley!

Y no lo estoy inventando yo, no vayas a creer: se trata de una resolución del mismísimo Tribunal Electoral. Originalmente, la denuncia la presentaron unos perredistas porque se utilizó electoralmente unos apoyos a damnificados del sismo. En ese asunto participó la cantante al lado de candidatos de Morena.

Cuando los magistrados se pusieron a revisar los hechos, descubrieron que Belinda –¡jolines!– en realidad tiene la nacionalidad española y vive en México, pero como extranjera. Y tooodos sabemos que los extranjeros tienen prohibido meterse en los asuntos políticos de los mexicanos.

Así que al andar apoyando públicamente a AMLO, Belinda se metió en una bronca más grande que cualquiera de las telenovelas en las que ha salido.

El hecho de que Belinda sea española no la exculpa de otro delito gravísimo: haber cantado la canción del El Baile del Sapito. Los magistrados del Tribunal Electoral ordenaron que la Secretaría de Gobernación tome las medidas “pertinentes” en contra de la cantante por haber violado la ley.

Si me permiten, yo podría sugerir algunos castigos para esta delincuente electoral: que la casen con Gerardo Fernández Noroña, o que la obliguen a escuchar un discurso completo de Martí Batres, o que le enseñe a hacer corazones con las manos a Enrique Peña, o que le encomienden explicarle a AMLO la diferencia entre crisis y bancarrota. Si yo fuera, preferiría irme a la cárcel.

¿Cómo dice que dijo?

El otro día el viejito chulo se puso como loco (más) sólo porque varios grupos empresariales salieron a decirle que estaba confundiendo la magnesia con la ortodoncia. Resulta que AMLO dijo que no iba a poder cumplir todos sus compromisos, porque el país según él, está en bancarrota.

Apenas lo dijo, todos salieron a responderle que se comiera su cocol, pues México en realidad está en crisis pero no está quebrado. Tan es así que sigue pagando sus deudas, no debe una sola quincena a los burócratas y las inversiones siguen llegando al país.

Obviamente al nuestro santísimo señor de Macuspana no le gustó nadita que le llevaran la contraria. Dijo que lo habían mal interpretado, que lo que en realidad quiso decir fue que el país arrastra desde hace años una crisis no sólo económica, sino de inseguridad, de corrupción, de atraso y de pobreza, que lastima a toda la gente. Y así sí, tiene toda la razón.

El problema es que López Obrador quería decir una cosa, pero dijo otra. ¡Y luego nos echa la culpa!

AMLO está como aquel tipo que iba en su coche, estaba perdido, se acercó a la esquina, bajó la ventanilla y le preguntó a un tipo que estaba esperando el autobús:

–Disculpe, ¿podría usted ayudarme? He quedado a las 2 de la tarde comer con un amigo, pero llevo media hora de retraso y no sé dónde estoy.

–Claro que sí –le dijo el de la banqueta– se encuentra usted en un coche azul, a unos 7 kilómetros del centro de la ciudad, a cuatro cuadras de un mercado público y hoy no se esperan lluvias.

–Oiga, usted es ingeniero, ¿verdad? –le dijo el del coche.

–Sí, claro, ¿cómo lo adivinó?

–Muy fácil: porque todo lo que me ha dicho es “técnicamente correcto”, pero “prácticamente inútil”, pues sigo perdido, llegaré tarde y la información que usted me dio no me sirve para nada.

–Oiga, y usted es Andrés Manuel López Obrador, ¿verdad?

–¡Ah, caray! ¿Cómo lo supo?

–Pues porque no sabe dónde está, ni hacia dónde se dirige, ha hecho una promesa que no puede cumplir y espera que otro le resuelva el problema. De hecho, está usted exactamente en la misma situación que estaba antes de preguntarme, pero ahora, por alguna extraña razón, ¡el pendejo soy yo!
18 Septiembre 2018 04:07:00
Te voy a extrañar
¿Qué tan difícil es formar un corazón con las manos? Pues ni eso pudo hacer Enrique Peña Nieto en su último grito de Independencia. Antes me indignaba nuestro Presidente, luego me daba lástima y hoy, de plano, ya me provoca ternurita. Como dice Ricardo O’Farrill: al pobre cabrón no le sale nada bien. Desde que no supo decir el nombre de tres libros cuando era candidato, su Gobierno ha sido una colección de tropiezos digna de Mr. Bean o tal vez de Chespirito.

Se casó con “La Gaviota” que porque le daba buena imagen, y gracias a ella el expediente de la Casa Blanca se convirtió en un escándalo.

Invitó a expertos internacionales a participar en las investigaciones sobre los 43 de Ayotzinapa, ¡y terminaron echándole la culpa a él y no a los narcos!

Trajo a Donald Trump a México, para que le bajara a sus ataques como candidato y lo único que obtuvo fue más groserías del gringo y, pa colmo, el desprecio de los mexicanos.

¿Le sigo? Quiso darle al PRI una imagen más ciudadana y menos corrupta, por lo que postuló a José Antonio Meade a la Presidencia. Meade obtuvo la peor votación que ha obtenido un priista.

Logró sacar al PAN de Los Pinos y le va a entregar la Presidencia a Andrés Manuel López Obrador.

Y el sábado pasado, en la ceremonia del Grito de Independencia se quiso ver muy millennial saludando al público con la señal de un corazón, ¡y no supo hacerla! Si no has visto las fotos, te cuento que, en lugar de juntar los pulgares apuntando hacia abajo y flexionar el resto de los dedos para formar el dichoso corazón, Peña puso el índice sobre el pulgar, el otro pulgar sobre el anular, cruzó el codo sobre la rodilla, se mordió la oreja y lo único que logró fue algo parecido a un jitomate. O a Plutón. O a la cabeza de un perro bóxer. Vaya, hasta podría decirse que formó con las manos un conejo o un barco, pero nunca un corazón. Aunque sea por eso, te vamos a extrañar Enrique Peña. Por todo lo demás, no.

La Constitución

Muy molesta, le dice una señora a su marido:

–¿Por qué tú estás flaco y yo estoy gorda si comemos lo mismo, viejo?

–Es por nuestra constitución.

–¡¡¡Ah, chingá!!! ¿Y en qué artículo dice que yo debo ser la gorda?

Ayer entró en vigor la primera Constitución de la Ciudad de México, con lo que la capital, se supone, dejará de ser una entidad de segunda para equipararse al resto de los estados. Así que, fuereños, ya no podrán hacernos menos a los chilangos.

La flamante Constitución tiene algunos artículos polémicos, otros escandalosos y algunos realmente interesantes. Veamos cinco de ellos.

1. El primer artículo establece claramente que las quesadillas pueden ser con o sin queso. Ya no está a discusión el asunto. A partir de ahora, la ley respalda que se les llame quesadillas, y no tacos, aunque no tengan queso.

2. Cualquier tipo de comida puede meterse entre dos panes. La constitución chilanga eleva a rango de ley el derecho de todos los habitantes de esta ciudad para hacer tortas de lo que les venga en gana. Además, la torta de tamal se convierte en especie protegida y emblema de la ciudad.

3. Se aprueba el uso de mariguana medicinal, pues solo estando pacheco se puede vivir en esta ciudad tan caótica.

4. Se vuelve obligatorio el acucarachamiento. Todos los fuereños que vengan a vivir a CDMX, tendrán que pasar por dicho proceso de volverse cucarachas debido a la contaminación del aire, al agua medio potable, a las bacterias en las comidas corridas y al hornazo en el Metro. Hasta ayer acucaracharse era opcional, hoy es requisito indispensable quien quiera vivir aquí.

5. Queda estrictamente prohibido que los fuereños que residan en la capital se burlen de los chilangos cuando estos se quejen del frío, el calor o las lluvias. En aras de la sana convivencia, ya nadie podrá decirle a los chilangos: “¡No seas chillón! Calor los 40 grados que se sienten en Monterrey”; “¡Uy!, ¿con este frío te tapas? No aguantarías ni media hora en Chihuahua una mañana de enero”; “¡No sea choto, chilango! Esto es un chipichipi. Si quieres ver lluvias en serio, te llevo a Villahermosa”.

¡Nos vemos el jueves!
13 Septiembre 2018 04:00:00
¿Trajiste tóper, Rosario?
¿Cómo diablos le hizo Rosario Robles para no darse cuenta de que le estaban transando 700 millones de pesos? La secretaria de Sedatu debe ser la única mujer en el mundo que no cuida el dinero.

A mí me faltan 200 pesos de la quincena y de inmediato el alto mando me aplica una auditoría peor que las del SAT. ¿Cómo puede decir la experredista que no supo cómo es que todo ese dinero fue sustraído por medio de empresas fantasma y fue movido a cuentas falsas? Si lo que dice es cierto, me preocupa, porque significa que el Gobierno puso a una persona inepta a cargo del manejo de los más importantes y caros programas sociales.

‘Ora que si lo que dice es mentira y sí sabe cómo, dónde y qué pasó con la lana, pues la preocupación crece porque significa que el Gobierno puso a una auténtica ladrona a cargo del manejo de los más importantes y caros programas sociales.

Ya no sé qué es peor: que sea una tonta con poder o que sea una ladrona con poder.

Lo peor del asunto es que la señora nomás no se ayuda.

En lugar de salir a aclarar de manera precisa, con peras y manzanas (o mandarinas para estar a tono con la temporada), lo que hizo Rosario Robles fue decir que no hay pruebas de que se haya clavado esa lana.

Ojo: no dijo que la transa no haya existido. Simplemente dijo que no hay pruebas de que ella la haya hecho. “Señor juez, no hay testigos de que yo sea el ladrón, porque a la persona que le quité este reloj es ciega”.

Cuando Chayito se unió al equipo de Enrique Peña Nieto, se hizo famosa la frase: “Aguanta, Rosario”. Eso lo dijo el Presidente cuando en aquella época Robles enfrentó una serie de críticas por alguna otra transa.

Hoy el sexenio está acabando y no solo eso: el Gobierno peñista está muerto. Así que ya no hay nadie que defienda a Rosario Robles, por lo que tendrá que enfrentar y responder a todas las investigaciones que ya se están enderezando en su contra. AMLO siempre dijo que amor y paz y que no habría cacería de brujas, sin embargo, todo indica que con Rosario Robles hará una honrosa excepción.

Por lo pronto, ya dijeron los senadores de Morena que van a revisar hasta el último centavo de sus cuentas y la van a obligar a comparecer ante un Congreso que ya no controla el PRI. Ojalá que Chayito le entre al Tupper Challenge y se lleve su propio tóper, porque le van a dar hasta para llevar.

Pero con eso de que tiene más vidas que un gato, a ver si Rosario Robles no sale con una explicación como la de aquella viejita que iba manejando a toda velocidad hasta que la detuvo un oficial de tránsito.

–Buenas tardes, señora, usted iba a exceso de velocidad. Me muestra su licencia, por favor.

–Se la mostraría, pero es que no tengo. Me la retiraron hace 4 años por manejar borracha.

–¡Ah, caray! Déjeme ver los papeles del vehículo.

–¡Uy, no! Tampoco los tengo. Es que me robé este auto.

–¿¿¿Lo robó???

–Sí y además maté y corté en cachitos al dueño.

–¿Pero cómo que lo descuartizó?

–Sí, ahí traigo en la cajuela las piernas, las manos, la cabeza y parte del tórax.

–Ponga las manos donde pueda verlas y no se mueva de ahí –le ordenó el policía que, entre sorprendido y espantado, pidió de inmediato refuerzos.

En MENOS DE cinco minutos llegaron cuatro patrullas y de una de ellas bajó el comandante.

–Señora, soy el jefe de la Policía.

–Mucho gusto, comandante. ¿Hay algún problema?

–Por favor, abra la cajuela, señora. –ordenó el comandante, la señora lo hizo y estaba vacía. No había ningún muerto. El comandante desconcertado le preguntó:

–¿Este es su auto, señora?

–Sí, señor policía, aquí está la tarjeta de circulación.

–¿Y su licencia de conducir.

–Aquí la tiene, comandante.

–Gracias, señora, usted disculpe. Es que el oficial me dijo que había robado el auto y matado al dueño, que por eso no tenía los papeles y ni siquiera traía licencia.

–Ya ve cómo es de mentiroso este policía –dijo la anciana–. Le apuesto a que también le dijo que iba a exceso de velocidad. Ya no se puede confiar en nadie, deveras.

¡Nos vemos el domingo!
11 Septiembre 2018 04:07:00
Hablemos de traiciones
Si le das una pistola cargada a un chimpancé, no te puedes quejar de que el simio provocó una masacre. Lo mismo pasa con Cuauhtémoc Blanco y Morena: los del partido de AMLO no se pueden quejar de que el “Temo” juegue rudo, pues ellos mismos sabían que no estaban postulando como candidato a un monje budista, sino a un americanista.

Resulta que la presidenta de Morena, la señora del tinte permanente Yeidckol Polevnsky, está muy enojada porque Cuauhtémoc Blanco cometió la osadía de no darle chamba a uno de sus consentidos y tampoco le regaló la mitad de las secretarías de su Gobierno a Morena. Originalmente, los lopezobradoristas pretendían que el próximo gobernador de Morelos incluyera en su gabinete a Rabindranath Salazar, no porque sea bueno en algo, sino porque es un cuadro de Morena y lo quieren algún día de gobernador.

Yo no sé si López Obrador le pidió realmente a Cuauhtémoc que le diera chamba a Rabindranath y si también le exigió la mitad del gabinete. No lo dudo, pero no lo sé. Supongo que Yeidckol sí lo hizo. Pero haya habido un pacto o no, la realidad es que el ídolo de Tlatilco les aplicó la “cuauhtemiña” y les robó el balón del gabinete quedándose con todos los cargos para sus cuates.

Bien dicen que sólo los amigos traicionan. Un enemigo no te va a traicionar, porque no tiene ese poder sobre ti. La traición es dolorosa porque no te la esperas. Te traiciona la persona en la que confiaste, aquella en la que creías. Dicen que una traición duele más que un balazo. Eso me dijo el primo de un amigo.

Pero, bueno, así es esto: en la política la traición es inevitable, a veces necesaria. Por eso los políticos dicen que quien se va de su partido, es un traidor; pero quien deja su partido para venirse de este lado, en realidad es un demócrata.

Cuando Blanco rompió con quienes lo hicieron alcalde, todos en Morena lo llamaron demócrata. Cuando ganó la gubernatura, lo calificaron como un héroe. Hoy que les agandalló los cargos, lo llaman traidor.

Por lo visto a Polevnsky se le olvidó aquel pasaje de las escrituras en el que Jesús se muestra preocupado por la degradación de la humanidad y la pérdida de valores, especialmente por el consumo de drogas. Debido a eso, le pidió a sus discípulos recorrer el mundo y traer muestras de todas las drogas posibles para saber por qué las personas estaban corrompiendo su alma con esas sustancias del diablo.

Uno a uno fueron llegando los discípulos y Jesús los recibía efusivo. Toc, toc.

- ¿Quién es? –preguntó Jesús–

- Soy Marcos.

- ¿Y tú qué traes Marcos?

- Traigo mariguana, señor.

- Pasa, pasa. ¿Quién es?

- Soy Pedro, señor.

- ¿Y qué traes a la reunión?

- Traigo coca colombiana, señor.

- Muy bien, pasa. Otra vez tocan

- Soy Juan, maestro.

- Hola Juan, ¿qué me trajiste?

- Traje peyote de México...

- Pasa, por favor. ¿Quién es?

- Soy Judas.

- ¿Y qué traes, Judas?

- ¡¡¡TRAIGO A LA DEA, CABRONES!!! –respondió el traidor discípulo– Todos están arrestados. Agentes, el barbón es el líder. ¡Páguenme la recompensa!

Y ahora, como despedida, una hermosa historia de amor con final trágico: Ella le dijo a él, “a nuestra relación le hace falta magia”. Acto seguido, desapareció de su vida.

¡Nos vemos el jueves!
06 Septiembre 2018 04:00:00
¡Salió baratísimo!
Si yo fuera dirigente del Partido Verde, pondría un restaurante de carnitas porque sus militantes son políticos puercos, marranos y cochinos. Y hasta parece que les da orgullo ser la pus de la caca, la costra de la bacinica, pues siempre encuentran algún pretexto legal para justificar sus transas. Ahí tienes por ejemplo, el caso de los cinco diputados verdes que se pasaron a Morena. ¿Para qué querría el partido de Andrés Manuel López Obrador a esos mugrosos? Pues simple y sencillamente para tener 252 diputados, que son la mitad más de los 500 que integran la Cámara. Con esa mayoría absoluta, Morena ya puede aprobar lo que quiera sin tener que negociar con el resto de los partidos. Y, claro, para eso sirve tener una mayoría: ¡para usarla! Pero una cosa es ganar esa mayoría en las urnas y otra, muy diferente, comprarla. ¿A cambio de qué recibió Morena esos cinco diputados? Pues a cambio de aprobar la licencia como senador de Manuel Velasco para que regrese a Chiapas como gobernador, por solo 3 meses. Quién sabe qué diablos quiere clavarse Velasco en esos 3 meses que tanto interés tiene en regresar. Por ahí dicen que quiere quedarse con una bolsa megamillonaria que le entregará el Gobierno federal, por tratarse de un estado tan pobre. Eso dicen. Pero, bueno, el caso es que con tal de cumplirle el caprichito a la güereja, el PVEM le pasó esos cinco diputados a Morena y su grupo pasó de 16 a 11 legisladores. Por supuesto, el coordinador de los diputados verdes, Arturo Escobar, explicó la transa de la manera más cínica posible. Dijo que el trueque no fue a cambio de la licencia de Velasco, sino de que Morena apoyara las propuestas del PVEM para combatir el cáncer infantil. Ay, no ma... ¡Ahora resulta! Ya busqué hasta debajo de la cama y no encuentro a un solo pendejo que le crea a Escobar. Los mismos que se han dedicado a transar con todos los partidos, los que se vendieron primero al PAN, luego al PRI y ahora a Morena, quieren hacernos creer que, ¡milagro!, se volvieron más buenos que pan Bimbo sin orillita, más santos que El Enmascarado de Plata y más adorables que un video de gatitos en internet. Ese cinismo de los verdes ya no sorprende. Lo que sí sorprende es que Morena se esté aliando con esta clase de basura. Bueno, supongo que en realidad el nuevo partido en el poder lo que hizo fue una inversión para sacar adelante el proyecto de AMLO. Eso me hace pensar que los de Morena conocían la historia de aquella señora muy guapa y elegante que iba en su Audi, cuando de pronto se le acercó una mujer con aspecto de indigente a pedirle dinero. La señora sacó un billete de 100 pesos y le dijo:

–Si te diera este dinero, ¿saldrías con tus amigas y lo gastarías todo?

–Doña, a ver, ¡no tengo amigas!

–¿Y no irías a las tiendas?

–¡No me dejan entrar!

–¿Y al salón de belleza?

–Señora, usted está más loca que yo. No sé cómo es una peluquería. Es más, ¡ni me peino!

–Bueno, te voy a dar el dinero, pero sube al coche que quiero que comas conmigo y con mi marido.

–Ay, señora, qué buena es usted, pero me da pena: hace días que no me baño y huelo muy mal.

–No importa, de hecho es mejor. Quiero que mi esposo vea como se ponen las mujeres cuando: ¡No salen con amigas!, ¡no van de compras! y ¡no van a la peluquería! A ver si el cabrón de mi marido ahora sí entiende que la mujer no gasta... ¡invierte!

¡Nos vemos el domingo!
04 Septiembre 2018 04:00:00
¡No se pelien!
“¡No se pelien, muchachos!”, era la frase que utilizaba la subdirectora Martha para tratar de poner fin a alguna madriza de las que siempre había en la primaria. La señora creía que con decir “¡No se pelien!”, por arte de magia los dos chamacos iban a dejar de romperse el hocico, se iba a levantar del suelo, a darse la mano civilizadamente y luego a compartir la torta en el recreo. Por supuesto el “¡No se pelien!” nunca funcionó, pero se nos quedó grabado a todos los que pasamos por el glorioso Instituto Durango. Me acordé de la maestra Martha porque ayer el prefecto electo, Andrés Manuel López Obrador, salió con la misma cantaleta: “¡No se pelien!”. Se los dijo a los diputados, luego de que en el primer día de la Legislatura, se dieran hasta con la cubeta. “Que se pongan de acuerdo, que haya armonía, que no haya pleitos, porque se necesita la reconciliación nacional para sacar adelante a México”, dijo AMLO, el mismo que desde 2006 se ha dedicado tooodo el tiempo a dividir a la gente, a generar odio contra el Gobierno, a inventar historias como la de “la mafia del poder” sólo para convertirse en Presidente. ¡Y ya lo logró! Pero, por lo visto, Andy Panda no entiende que esas broncas que se ven en el Congreso son las que él mismo sembró. Y esos problemas no se arreglan, como pensaba la subdirectora Martha, solamente diciendo “¡No se pelien!”.

Y más le vale a López Obrador que entienda pronto, porque de lo contrario se le va a ir su sexenio creyendo que puede resolver todo y sin resolver nada. Es importante entender bien las cosas, pues de lo contrario le puede pasar lo mismo que a Noé, el conserje del zoológico. Resulta que un veterinario estaba revisando a la gorila y descubrió cuál era el mal que le aquejaba. Fue con el director y le dijo:

–Este animal lo que necesita con urgencia es que le hagan el amor.

–¿Con urgencia? –dijo preocupado el director– Pero eso es imposible: el gorila macho que compramos nos llega hasta dentro de dos meses.

–Pues si la gorila no tiene sexo pronto, se nos va a morir.

–No, no, no. Eso no lo podemos permitir. La gorila es una de las mayores atracciones de este zoológico. La gente viene hasta del extranjero a verla. Algo tenemos que hacer para salvarla.

–¿Y si le decimos a algún empleado del zoológico que le haga el paro? ¿Conoce a alguno lo suficientemente caliente como para echarse a la gorila.

–¡Claro! Ahí está Noé el conserje –dijo el director aliviado y fueron con el tal Noé al que le plantearon lo siguiente– Mira, Noé, necesitamos que nos ayudes.

–A ver, dígame.

–¿Qué te parece tener sexo con la gorila por 10 mil pesos?

–¡Híjole!

–¡Por favor! El zoológico te lo agradecerá.

–Bueno, pero con dos condiciones.

-Claro, ¿cuáles son?

–La primera es que nada de fotos ni videos. No quiero que al rato me vuelva yo viral en las redes sociales. Ya ve cómo son de cábulas los compañeros.

–Muy bien, nada de fotos ni videos. ¿Y la segunda?

–Pues que los 10 mil pesos me los vaya descontando de a 200 quincenales porque ando bien roto.

Que tiemble de nuevo

Hace un año, cuando ocurrió el temblor, decían que la gente había despertado, que de las ruinas de los edificios había nacido una nueva conciencia ciudadana. ¡Ajá! Sí, cómo no. A ver, ¿fuiste a votar el domingo a la consulta de Presupuesto Participativo 2019? Si sí fuiste, felicidades: a ti sí te importa tu ciudad y te involucras en las cosas que valen la pena. Si no fuiste a una de las 2 mil 562 mesas de votación o ni siquiera te enteraste, te pido un favor: luego no te quejes.

¡Nos vemos el jueves!
30 Agosto 2018 04:00:00
¿Manuel o Manuela?
El que ya no se sabe para qué lado batea es el chiapaneco Manuel Velasco. ¿Es senador o es gobernador? Aunque la Constitución de México lo prohíbe, es ambas cosas. Así como en el mundo hay gente bisexual, Velasco vendría a ser algo así como bipolítico, pues trae metida la investidura de gobernador y ahora también porta el fistol de legislador.

Lo peor del asunto es que su doble cargo no es derecho, pero es legal. Por un lado encontró una rendija en la ley electoral para poder ser candidato al Senado sin dejar de ser gobernador. (Y cuando digo rendija me refiero a una resolución del Tribunal Electoral más jalada que la película del Megalodón). Y por el otro, torció la ley en Chiapas para que le permitieran ir a asumir el cargo en el Senado, pedir licencia y regresar a despachar en el Gobierno estatal pese a pertenecer a otro poder completamente diferente.

Es como si el presidente de la Coca Cola fuera al mismo tiempo cajero en el Oxxo (con perdón para el presidente de la Coca Cola y a los cajeros del Oxxo por compararlos con políticos).

Pobre José José: jamás se imaginó que el dilema de ¿gavilán o paloma?, Manuel Velasco lo resolvería siendo gavilán y paloma.

‘¡Usted disculpe!’

En las páginas de nuestro periódico encontrarás la noticia de que policías de la Ciudad de México detuvieron al hijo de “El Señor de los Cielos”, lo reconocieron, pidieron instrucciones a sus superiores sobre qué hacer con él, ¡pero lo dejaron ir! ¿Y por qué soltaron a Vicente Carrillo Leyva? Que porque presentó una identificación con otro nombre. Si pudiera poner aquí el emoji del tipo que se tapa la cara como diciendo “¡ay, qué brutos!”, lo pondría.

De toda esta historia no sé qué me resulta más sorprendente. En primer lugar, la buena memoria de los policías. Hemos visto miles de retratos hablados de sospechosos y no conozco a nadie que haya reconocido a uno solo. Es como las fotos de los ladrones que ponen en los bancos: “Si lo ve, denúncielo”. Si lo veo, ni lo reconozco, la verdad. Pero, bueno, hay que aplaudirle a los policías por haberlo reconocido.

En segundo lugar me sorprende que los altos mandos de la Policía hayan pedido detener a Carrillo Leyva, pues en realidad no existe ninguna orden de aprehensión en su contra. ¿Como para qué lo querían aprehender? ¿Para que les explicara quién es quién en la telenovela del Señor de los Cielos? ¿Siguen extrañando al Chacorta o qué?

Y en tercer lugar, por supuesto, me sorprende que los policías ¡lo hayan dejado ir! Si ya lo reconociste y ya te dijeron que lo detengas, tendrías que ser muy bruto para creer que Carrillo Leyva se llama “Andrés Favela” como decía en su identificación. A menos, claro, que el hijo del narco no les haya enseñado esa credencial, sino otra:

–¡Uy, joven! Usted se parece a un narco.

–No, oficial, me confunde.

–No, a mí no me engaña, usted es el hijo de Amado Carrillo.

–No, no. Mi nombre es Diego Rivera.

–A ver, identifíquese.

–Mire, oficial, aquí tiene.

–Oiga, pero este es un billete de 500.

–Sí, pero ahí dice que soy Diego Rivera, ¿verdad?

–No me entendió, joven. Le estoy diciendo que este es sólo un billete de 500 pesos. Échele más, ándele, échele más hasta que me convenza.

–A ver, ahí van mis identificaciones de Diego Rivera. Son todas las que traigo.

–¿Ahora sí me cree?

–¡Uy, joven! Con esto hasta le creo que es Frida Kahlo. ¡Aváncele, aváncele!
28 Agosto 2018 04:06:00
Pobre líder rico
¿Te has preguntado para qué sirven en México los sindicatos? Quiero creer que hay excepciones, pero la gran mayoría sirve para una sola cosa: hacer millonarios a sus dirigentes. Bien me lo decía mi madre: “No estudies una carrera, métete de dirigente sindical”; pero no, en lugar de hacerle caso, ahí va el baboso a estudiar periodismo. Y si no me crees, veamos algunos de los más importantes sindicatos de México:

En primerísimo lugar está el sindicato de maestros, que desde 1988 hasta 2012 fue dirigido, como si fuera de su propiedad, por Elba Esther Gordillo. En esos 24 años, la maestra se hizo de una fortuna que ya la quisiera Carlos Slim para un fin de semana en Acapulco. No le bastaron las mansiones en San Diego, las compras en Houston, las vacaciones en Europa, las obras de arte y los penthouse en Polanco, ¡hasta un partido político se compró la señora! Dicen que el dinero, como el alcohol, en exceso apendeja y Elba Esther se sintió más poderosa que Dios, por lo que terminó en la cárcel como una venganza política de Enrique Peña y del PRI. Y ahora que el manto bendito de AMLO le ha limpiado todos sus pecados, ya está moviéndose para recuperar el control del SNTE y, por supuesto, de todo el dinero que maneja el sindicato. Y se entiende: esas cirugías plásticas no se pagan solas, las pagan los maestros con sus cuotas.

Luego está el sindicato de petroleros, que encabeza Carlos Romero Deschamps, que si no fuera sindicalista seguramente sería protagonista de un programa sobre mafiosos italianos en Blim (no le alcanza para llegar a Netflix). Este sujeto es un auténtico hampón, o tal vez habría que decir tampón, pues es un auténtico chupasangre, ya que no se conforma con las cuotas de los sindicalizados. No, señor, Romero Deschamps es también un próspero empresario gracias a que obtiene jugosos contratos ¡de Pemex! Resulta que los trabajadores petroleros tienen varias empresas que le venden servicios o productos a Pemex, lo cual les deja más dinero que un pozo petrolero.

Y lo peor no es eso: al angelito tú y yo le pagamos un sueldazo desde hace muchos años, ya que ha pasado de senador a diputado, ida y vuelta, una y otra vez. Y en todos esos años no ha presentado una iniciativa que valga la pena ni ha dado un debate memorable, pero, eso sí, ha cobrado puntualito cada una de sus quincenas, sus bonos, sus moches y todo aquello que integra el botín de los legisladores.

Y así llegamos a uno de los casos más extraños del sindicalismo mexicano: el ferrocarrilero. Resulta que su líder es Víctor Flores, que empezó como golpeador, siguió como golpeador, llegó a la cumbre como golpeador y como dirigente del sindicato hasta patrocina golpeadores profesionales, pues resulta que organiza funciones de lucha y box con cargo a las cuotas sindicales. Hasta un torneo hicieron con su nombre. Víctor Flores es como ese tío que ve con ojos libidinosos a todas sus sobrinas. A pesar de sus 123 años de edad, tiene el cabello negro azabache, con un corte tipo los Beatles (o Tizoc, para que me entiendas) con todo y fleco cubriéndole la frente. Quiero pensar que ese es realmente su cabello, porque nadie, ni borracho, sería tan tarado de pagar por una peluca tan ridícula. ¿O sí? Bueno, pues el caso es que Víctor Flores se acaba de reelegir como líder del sindicato para otros 4 años, con lo cual llegará a 27 años al frente del gremio. Lo curioso del asunto es que el sindicato ferrocarrilero supuestamente tiene 18 mil agremiados, a pesar de que en México ¡ya ni hay ferrocarriles! En realidad, el sindicato vive de los jubilados y liquidados de lo que fue Ferronales y poco o nada tiene qué ver con los pocos trenes que hoy quedan en el país. Como quien dice, al sindicalismo mexicano se lo llevó el tren… de la corrupción.

¡Nos vemos el jueves!
23 Agosto 2018 04:08:00
El osito Duarte
Vivo en un país en el que puedes crear una red de empresas fantasma para desviar 438 millones de pesos de todos los mexicanos, y la PGR dirá que no tiene pruebas para acusarte de crimen organizado. En este mismo país, te robas dos gansitos y, ahí sí, te atrapan de inmediato y a la cárcel vas a dar.

¿Te has fijado que lo peor de México somos los mexicanos? En estos días hemos visto ejemplos clarísimos de que lo peor que le pudo pasar a este país fue que llegáramos nosotros. En primer lugar está el infeliz empleado de Bimbo que se hizo famoso porque fue atrapado en video, en el momento en que le roba a un anciano la mercancía que él mismo le estaba entregando. Al mejor estilo de los políticos mexicanos de “dos para ti y uno para mí”, el repartidor de Bimbo y Marinela va acomodando los panques y los gansitos en los anaqueles y, de paso, se va guardando algunos dentro de la chamarra. ¡Ahora lo entiendo todo! Yo siempre me preguntaba: ¿por qué estos güeyes siempre andan tan tapados aunque haga mucho calor? No era porque trajeran prendido el aire acondicionado para tener en buen estado los chocotorros. No, no, nada de eso: era para robarse el producto que ellos mismos repartían. Con este descubrimiento, queda resuelto ese gran misterio de la infancia de todos nosotros: nadie entendía cómo era que de pronto aparecían en la colonia camionetas de Marinela o Bimbo vendiendo baratísimos sus productos. No era oferta, ¡era el botín! Obviamente Bimbo ya salió a aclarar que este desgraciado no representa a la empresa, lo dio de baja y lo entregaron a las autoridades. No sé cuál sea la pena por robarse los pastelitos que se clavó, pero ojalá que vaya a la cárcel por abusar de aquel anciano y que ahí refundido en la celda se le aparezca el gansito Marinela para decirle: ¡Recuérdame!

Vamos al otro ejemplo de los malos mexicanos. Si creían que no había ser más despreciable que el papá de Luis Miguel es porque nunca le habían puesto atención al procurador Alberto Elías Beltrán. A este sujeto, que se las da de gran jurista, le ha tocado el triste papel de ser quien le abra la reja a Javier Duarte. Yo supongo que el titular de la PGR va a necesitar un buen cirujano plástico, pues no creo que tenga cara para ver a sus hijos luego de haberle retorcido el pescuezo a la justicia para aligerar los cargos contra el exgobernador de Veracruz. Porque ahora resulta, según el procurador, que pese a todo lo que nos han dicho, pese a los ranchos, las casas en Houston, los documentos falsos, pese a las empresas fantasma y pese a los millones en cuentas en el extranjero, pese a todo eso... ¡no tienen pruebas contra Duarte! Ya busqué en Google y ni siquiera ahí encontré a un pendejo que les crea. Según esto, no hay manera de demostrar que el priista incurrió en el delito de crimen organizado, por lo que sólo lo acusaron de “asociación delictuosa”, lo cual equivale a acusar a Hannibal Lecter no de canibalismo, sino de antojos estrafalarios. Al cambiarle los delitos, el cínico de Duarte podrá salir de la cárcel y seguir su juicio en completa libertad.

Y así como Elba Esther Gordillo ahora es una santa, una guerrera y una hada de cuentos, al rato nos van a salir con el osito Duarte es más bueno que el pan Bimbo sin orillita.
21 Agosto 2018 04:06:00
La casa de las Elbas
¿Sabes qué es lo que no soporto de los políticos? Que hagan dramas. ¿Acaso no saben que todos los que somos hijos de una madre mexicana ya estamos curtidos en el chantaje sentimental?

Los políticos mexicanos creen que si nos hablan de forma melodramática, les vamos a creer que son lindas personas que solo buscan el bien del país. No entienden que sus discursos a mí no me conmueven porque cuando yo era chico, no me comía el pescado, pese a que mi madre me decía que en África había miles de niños que no tenían ni un pedazo de pan para llevarse a la boca.

¡Uy! Cuando mi madre sospechaba que le estaba diciendo una mentira, me aplicaba una prueba más efectiva que el polígrafo para obtener la verdad. Me preguntaba: “Si lo que estás diciendo no es cierto, ¿que me muera?”. ¡Madres! ¿Qué hace un niño ante tamaña responsabilidad? ¿Confiesas que sí fuiste tú quien le vendió al ropavejero ese jarrón viejo que creías que no servía porque decían que el cristal estaba cortado? ¿O con una parte de tus ganancias comprabas flores para el velorio de tu santa madre? Difícil decisión. Por supuesto, siempre terminaba confesando, pues era demasiado peso para mí la idea de que mi mamá se muriera. Pero un día me volvió a preguntar “¿Que me muera?”. Y yo dije muy seguro por fuera, aunque temblando por dentro: “Sí, claro”. Pasé toda la noche sufriendo con la idea de que mi mentira matara a mi mamá. A la mañana siguiente descubrí que no había muerto y también descubrí que aquello era puro cuento.

Después de haber pasado por semejante experiencia, ¿tú crees que le voy a creer a Elba Esther Gordillo cuando dice que fue víctima de una venganza política y que ahora sí se va a trabajar en la defensa de los maestros? La temible maestra reapareció ayer, justo ayer que inició el nuevo ciclo escolar, y lo que dijo, en pocas palabras, fue que ya regresó por lo suyo. Es decir, viene a tomar de nuevo el control del sindicato de maestros. “Mi lealtad y mi lugar siempre ha estado y estará al lado de los maestros y las maestras de México, y de la defensa de la educación”, dijo Gordillo sin morderse la lengua, pues no se recuerda un solo maestro que se haya enriquecido tanto como ella. Vaya, ni siquiera los invitaba a su mansión en San Diego a pasar el fin de semana.

Lo que sí me sorprendió de la maestra Gordillo fue su aspecto. Después de 5 años en la cárcel, luce como si no hubiera pisado nunca una celda. Wait! De hecho, la señora estuvo en la cárcel, pero jamás estuvo en una celda como el resto de las reclusas. A ella la tenía en la enfermería, que es como la sección VIP del Reclusorio femenil. Ahí recibía visitas y tenía como servidumbre a un grupo de internas que hasta masajito le daban. Siendo sinceros, me veo más jodido yo un sábado en la mañana después de una noche cubera, que Elba Esther después de un sexenio en el bote.

“Hoy, esta guerrera está en paz”, dijo la maestra mientras limpiaba la espada de Game of Thrones con la que planea ir a cortarle los huevos a todos los que la traicionaron, empezado por el actual dirigente del SNTE, Juan Díaz de la Torre. Ese tipo debe estar en este momento más nervioso que Mauricio Clark en una salchichonería.

Y así como en La Casa de las Flores nada es lo que parece, en la caso de Elba Esther ahora resulta que la maestra se volvió santa, pues dijo algo así como que “lo que viene debe plantearse con cuidado, sin obsesiones y sin odios, sin rencores por el pasado, y pensando en el futuro. Trabajando siempre por el bien de la patria, el pueblo”. Apúntenle otro milagro a San Amlito. ¡Amén!

¡Nos vemos el jueves!
16 Agosto 2018 04:08:00
Bye, Mr. Bean Cordero
Se nos fue Ernesto Cordero. No, no se murió, simplemente anunció que se retira de la política. Y esa, sin duda, es una mala noticia, pues nos quedamos sin uno de los mejores comediantes mexicanos.

Siempre he pensado que no era casualidad que Cordero fuera igualito a Mr. Bean, aquel personaje británico que nomás no daba una. Cuando era niño, el pequeño Ernesto recibió como regalo una tortuga... y se le escapó. Durante la adolescencia no le gustaba ver películas porno, porque no tenían subtítulos. Cordero es de los que va a Liverpool a comprar un juego de cama y pregunta cuáles son las reglas. Hay analistas que aseguran que cuando fue secretario de Hacienda de inmediato creció el Producto Interno Bruto. Qué bueno que fue economista, porque de haber sido ingeniero habrá inventado el microchip más grande del mundo o los impermeables de papel reciclado. Y si hubiera sido narco, lo habrían mandado a Colombia por coca, pero habría traído Pepsi.

Por suerte para él, pero para desgracia de México, Cordero decidió ser político. Se unió al Partido Acción Nacional (ya dijimos que era medio güey) y se volvió parte del equipo de Felipe Calderón Hinojosa. Trabajó con él en Banobras y luego en la Secretaría de Energía, donde no hicieron nada, pero se forraron de billetes y de ahí pasaron a Los Pinos. Su primer cargo en el gobierno calderonista fue como subsecretario de Hacienda. De ahí lo ascendieron a secretario de Desarrollo Social y luego regresó a la Secretaría de Hacienda, pero ya como titular.

Y aunque ya sabíamos que Cordero es de los que estudia la noche anterior cuando le van a hacer un examen de orina, aun así nos sorprendimos y nos divertimos todos los mexicanos cuando acuñó su frase inmortal: “Con un sueldo de 6 mil pesos al mes, alcanza perfecto para pagar casa, coche y mandar a los hijos a escuelas privadas”. ¡¡¡Seis mil pesos!!! Hay quienes creen que esa declaración puso en evidencia que, como todos los políticos, Cordero vive en un mundo de fantasía que nada tiene qué ver con la realidad del resto de los mexicanos. Quienes lo defienden, dicen que en realidad Cordero se le cayó de cabeza a su mamá cuando era bebito.

Pese a todo, cuando iba a finalizar el sexenio, Calderón lo impulsó para que fuera candidato presidencial. En otros tiempos, cuando el Presidente decidía quién sería su sucesor –el famoso cedazo– ése era quien ganaba las elecciones. En el caso de Cordero, bueno, pues, es tan brillante como quien vende tarjetas del Día del Padre en un orfanato. Y por eso lo que tenía que pasar, pasó: Cordero perdió la candidatura ante Josefina Vázquez Mota, que tiene el carisma de una caja de cartón para archivo muerto. Por supuesto el PAN perdió las elecciones y Calderón intentó quedarse al menos con el partido, para lo cual lanzó como candidato –¡una vez más!– a Cordero. Y, claro, como nuestro personaje es tan brillante que para matar un canario lo avienta por la ventana, también perdió la elección por la dirigencia nacional panista.

Pero como es suertudo, Ernesto Cordero se convirtió en senador. Por supuesto no fue por medio del voto, sino por la vía plurinominal. De todas maneras nadie hubiera votado por él. Y tampoco creo que hubiera podido hacer fraude, pues si le dijeran que hay que embarazar las urnas, se las coge. Tan brillante siempre como político, Cordero fue expulsado de su partido, porque en lugar de apoyar a Ricardo Anaya apoyó al que estaba seguro que iba a ganar: José Antonio Meade. Pobre Cordero: si se hubiera ganado un viaje en una rifa, habría sido en el Titanic. Por eso y más lo vamos a extrañar ahora que se retire de la política y se dedique a otras cosas. Tal vez escriba el libro Aprenda a Leer.
14 Agosto 2018 04:06:00
El probable dictador
¿Cuál es la diferencia entre lo probable y lo posible? Lo primero tiene distintos grados de que pueda ocurrir y lo segundo simplemente ocurre o no ocurre. Por ejemplo: es poco probable que tú y yo tengamos relaciones sexuales, pero si eso ocurre es imposible que no pidas más. Es probable que tu ex consiga pronto a alguien, y no es imposible que sea alguien mejor que tú. Es probable que Enrique Peña no sea tan tonto como siempre hemos creído, pero a lo largo de estos seis años era imposible no pensarlo. Ayer aseguró Andrés Manuel López Obrador que Ricardo Monreal será el “probable” coordinador de Morena en el Senado, como queriendo decir que él no le va a ordenar a nadie que lo elijan, sino que nomás lo está sugiriendo.

¿Para qué tanta payasada? Si AMLO dice que es probable es porque ya lo decidió así. ¿O a poco alguien piensa que es posible que sus senadores le lleven la contraria? Ni metiéndome un kilo de peyote podría imaginarme a Martí Batres diciéndole: “Mira, Andrés Manuel, los 55 senadores de Morena ya lo pensamos bien y, en realidad, creemos que Monreal no debe ser nuestro coordinador. Por eso hemos decidido en una votación secreta y muy democrática, que la cantante Susana Harp, que tú elegiste a dedazo aunque no tiene experiencia política, sea la jefa del grupo parlamentario morenista. Lo hacemos así porque tú jamás nos tirarías línea para tomar una decisión que sólo le corresponde a los senadores. Te queremos tanto, Andrés Manuel”. Porque, obviamente, al escuchar aquello seguramente el tabasqueño se pondría peor que el Hitler de la película cuando le informan que el Cruz Azul perdió la Final con un gol una vez más: “¡Democráticos mis destos! ¿Cómo que ya decidieron ustedes? ¿Pues qué se mandan solos? No, no, no, Martí aquí se hace lo que diga mi dedito, de manera muy respetuosa. Y mi dedito dice que Monreal es la mejor opción. Además, se la debo. Acuérdate que sólo así dejó de hacer berrinche como Neymar cuando le di la candidatura a Sheinbaum y no a él”. Claro, es posible que yo esté equivocado, pero tú bien sabes que es muy probable que quien tiene tanto poder se vuelva loco... o se convierta en un dictador.

Así que de lo probable a lo posible hay sólo un paso. Son palabras que a veces se usan igual, aunque en realidad no son lo mismo. Por eso hay que escuchar y leer con mucho cuidado qué palabras usan los políticos, o nuestras parejas, o quienes están cerca de nosotros. No nos vaya a pasar como a ese sacerdote recién ordenado que fue a confesarse por primera vez con su obispo:

–Dime hijo mío, ¿qué tal has llevado los votos durante esta tu primera semana?

–Mire, su eminencia, en cuanto a la pobreza he regalado mis pertenencias. Me despojé de la sotana bordada, se la di a los pobres para que la vendieran y tuvieran con qué comer. Yo ahora calzo huarache y doy la mitad de mi comida a un vagabundo que se aparece todas las tardes por la parroquia.

–Muy bien, hijo mío, muy bien.

–En cuanto al voto de obediencia, hago cualquier cosa que me ordene cualquier otro sacerdote, usted mismo señor obispo y, por supuesto, el santo Papa, sin pensar en si es justo o adecuado. Mi privilegio de obedecer.

–Muy bien, hijo mío, excelente, excelente.

–Finalmente, su eminencia, esta semana he hecho el amor con 37 mujeres.

–¿¡¿¡Qué dices!?!? –exclamó el obispo que casi se cae de la silla al escuchar aquello– ¿Cómo que has tenido sexo con todas esas mujeres? ¿Y el voto de castidad?

–¡¿Cómo? ¿No era voto de cantidad?

¡Nos vemos el jueves!
09 Agosto 2018 04:07:00
Santa Elba Esther
Mi estómago anda como Elba Esther Gordillo: liberado. No me había sentido tan suelto desde que me divorcié la primera vez. Primero pensé que tal vez, sólo tal vez, me podrían haber caído de peso los ocho tacos de suadero, los cuatro de pastor y los dos volcanes de anoche. Pero no, en realidad lo que me tiene así es algo externo: mi estómago está deshecho de los purititos nervios que me provoca el nuevo gobierno. Cada día, me despierto, reviso el periódico (este mismo que está leyendo), veo las ocurrencias de Andrés Manuel López Obrador y de sus colaboradores y me pregunto: “¿estaré a la altura de tan excelso gobierno?”.

Si tuviera a AMLO frente a mí, le preguntaría: “Señor, ¿seré digno de ser tu siervo?”. Me preocupa darme cuenta que algo en mí está fallando, que soy un mal mexicano que no se entusiasma con la cuarta transformación de la República. Seguramente soy un traidor a la patria por no entender que es importante perdonar a los narcos, a los asesinos y a los secuestradores para sacrificar, perdón, para pacificar al país. ¿No será que mi mamá no tomó ácido fólico cuando estaba embarazada y por eso no me entusiasma ver a Manuel Bartlett en la Comisión Federal de Electricidad?

Seguramente, cuando era yo un bebé, mi papá me estaba cargando, me resbalé y caí de cabeza en el pavimento, sí, seguro que eso pasó conmigo y por eso ahora no me creo que con Esteban Moctezuma en la SEP nos vamos a convertir en una potencia educativa, los niños mexicanos se van a convertir en genios, los maestros dejarán de estar en la grilla y se pondrán a dar clases; y el SNTE y la CNTE se convertirán en el motor del cambio nacional.

Hoy, por ejemplo, me siento como un verdadero idiota tratando de entender por qué un gobierno metió a la cárcel a Elba Esther Gordillo y por qué el Gobierno que viene se unió a ella. ¿Pues qué no se supone que la maestra representa lo peorcito del viejo sindicalismo oficialista? ¿La pus de la caca? ¿La costra de la bacinica? ¿Lo verde del gargajo? Hasta donde yo me quedé, la profesora Gordillo se había enriquecido más que un gobernador corrupto (es pleonasmo), a costa de los sufridos maestros mexicanos. Mientras ellos se chingaban dos turnos en escuelas públicas para tener un ingreso más o menos digno, ella se chingaba cientos de millones de pesos, que le permitieron construir mansiones, comprar ropa en las tiendas más caras del mundo y hacerse de una colección de arte que ya la quisiera cualquier museo en el país.

¿Y qué pasó? Que de pronto la reclusa Gordillo se convirtió en doña Elba Esther y pasó a formar parte del equipo de López Obrador, a través de sus tres principales operadores: su nieto, su yerno y el exdirigente del sindicato, Rafael Ochoa. Ellos fueron los responsables de que el magisterio se volcara (palabrita mamona, cómo me encantan) a votar por AMLO, en lugar de apoyar a José Antonio Meade, quien era el candidato de Nueva Alianza, el partido del SNTE.

Y después de eso el tabasqueño ganó las elecciones, se hizo amiguis de Enrique Peña Nieto y ayer, justo ayer que recibió la constancia que lo declara presidente electo, casualmente, Elba Esther Gordillo queda libre de toda culpa. ¡Libre! A ver si no resulta ahora que tenemos que hacerle una misa de desagravio a la profesora.

Para como van las cosas, seguramente será designada fiscal anticorrupción, arzobispa de la Ciudad de México o, ya de perdida, santa patrona de la república amorosa.

Así, mientras Elba Esther canta “¡libre soooy!, ¡libre soooy!”, el resto de los mexicanos nos quedamos Frozen.
07 Agosto 2018 04:00:00
El síndrome Toño Esquinca
Un tipo llama a la casa de su novia y en cuanto oye que descuelgan, le dice:

–¿Estás lista para esta noche, mamacita? Yo nomás te digo que ahora sí vas a tener que usar esa boquita.

–Mire, cabrón, habla el papá de Laura. ¿Por qué dice usted que mi hija va a tener que usar la boquita esta noche?

–Aaah. señor. Es que esta noche ¡es de karaoke!

¡Pum! En esta vida se vale estar loco, pero no pendejo. Y si no lo creen pregúntenle a todos esos empresarios, periodistas, artistas y políticos que durante años se dedicaron a criticar a Andrés Manuel López Obrador y ahora andan desesperados por sacarse una selfie con el virtual presidente electo. Es lo que los expertos llaman “El Síndrome Toño Esquinca”, el cual se caracteriza por tener que tragarse sus palabras, sin hacer caras y hasta sonriendo. Obviamente el nombre de este mal surgió en honor del conductor radiofónico que dijo al aire que si ganaba AMLO, se iría de México. Y no sólo eso: días antes de las elecciones se volvió loco frente al micrófono (no es albur) y comenzó a decir una serie de incoherencias en contra del de Morena que obligaron a sus patrones a suspenderlo más de un mes o, mejor dicho, a ponerlo a salvo de sí mismo. ¿Por qué no lo corrieron? Pues porque, paradójicamente, resulta que este sujeto que se quedó a la mitad entre el chango y el humano es una de las mayores estrellas de la radio. Su programa es más cursi que una telenovela libanesa de las que pasan a las 2 de la tarde por televisión. Pese a eso, tiene una audiencia gigantesca, lo cual confirma que las mayorías no siempre tienen la razón y que, por supuesto, el mal gusto se pega. Bueno, el caso es que el tal Toño ya regresó a la radio y lo hizo, ooobviamente, con la cola entre las patas y los calzones en los tobillos, diciendo que ahora está del lado de López Obrador. Habló tan bonito del tabasqueño, que hasta parecía que estaba hablando de san Francisco de Asís. ¿Por qué cambió de opinión? Por lo que decía al principio: está por loco, no por pendejo. Igualito pasó con los principales empresarios de México que se dedicaron durante años a hacer todo lo posible para que AMLO no ganara (no los culpo), y ahora resulta que le ven más beneficios que al nopal. Hay quienes dicen que eso es la civilidad democrática. A mí, más bien, me parece que es el miedo a que el loquito de Andrés Manuel busque venganza contra cualquiera de ellos. Porque, finalmente, una cosa es llevar la fiesta en paz y otra, muy distinta, ponerse de tapete para que el próximo presidente se limpie los zapatos contigo.

‘Ora que del otro lado, el de AMLO, pasa algo muy similar: hasta a Enrique Peña le encuentra atributos y se los halaga en público. López Obrador está tan desesperado por parecer bueno, que invitó a desayunar a José Antonio Meade y el muy indigno aceptó. Debe sentirse muy solo Meade para aceptar reunirse con quien lo llamó señoritingo, le dijo corrupto, lo acusó del gasolinazo y, por supuesto, lo calificó como un integrante más de la mafia del poder.

Los más confundidos, sin embargo, son los seguidores de López Obrador, pues ahora resulta que “los malos” no eran tan malos sino que, en realidad, son unos patriotas. Y en una de esas. ¡hasta hueso agarran en el Gobierno!

Ya iba a cerrar esta columna, pero me acabo de enterar de que ya reapareció Ricardo Anaya. El panista se esfumó después de perder las elecciones presidenciales. Dicen que Anaya viene renovado, el nuevo modelo de este robot cuenta con GPS para que no se pierda cuando ande de campaña por México, incluye una nueva función para sonreír al menos dos veces al día, le pusieron un nuevo lubricante en las venas porque tenía la sangre bastante pesada y, lo más importante, ahora no sólo toca todos los instrumentos, sino que baila hawaiano y se sabe completa la letra de Despacito.

¡Nos vemos el jueves!
02 Agosto 2018 04:08:00
Estaba Bartlett un día…
Estaba Bartlett un día recordando sus días de gloria como priista cuando, de pronto, sonó el teléfono:

–Está usted llamando al Parque Jurásico ex tricolor, ¿con quién quiere hablar?

–Con Manuel Bartlett.

–Soy, yo. ¿Quién habla?

–¿Cómo que quién habla, Manuel? ¡Soy Andrés Manuel!

–¿Andrés Manuel? Me suena, me suena, me suena.

–Sí, soy el de Tabasco. El que habla lento. ¡El que ganó la Presidencia, hombre!

–¡Ah, sí!, claro, perdóname tocayo. ¿Para qué soy bueno?

–Quiero que formes partes de mi gabinete.

–¡Uy, no! Con los sueldos de miseria que vas a pagar, ni pa las levantadas temprano alcanza.

–Tienes 82 años, te despiertas a las 5 de la mañana todos los días, payaso.

–Bueno, eso sí. ¿Quieres que regrese a Bucareli y ponga orden en el país con mano de hierro? No sabes: sé aplicar el tehuacanazo, el pocito, los toques en los testículos, arrancar uñas... yo soy de la vieja escuela, pero efectivo. Sé que la prensa fifí te pone de malas, no te imaginas lo que le sé hacer a los periodistas incómodos.

–Mmmmh, suena tentador, pero no, no te quiero para Gobernación.

–¡Ya sé! ¿Quieres que regrese a la SEP? La educación con sangre entra y, bien lo sabes, esa es mi especialidad. Cuando fui secretario, no hubo huelgas ni desmadres. Todo lo tenía bajo control. ¿Has oído hablar de Elba Esther Gordillo? Salinas y yo la inventamos.

–No, no, no Manuel. A la maestra ya la tengo feliz y contenta. En realidad para lo que te quiero es para que seas el director de la Comisión Federal de Electricidad.

–¡Ah, chinga! Pero si yo ni siquiera sé cambiar un foco. Yo sé de electricidad lo que tú sabes de economía, Andrés Manuel: ¡nada!

–¡Pues por eso!

–No te entiendo.

–Mira, la CFE ya está quebrada. Como empresa no sirve para nada, pero obviamente yo no puedo cerrarla porque se vería como una cosa muy fea. Entonces, te pongo a ti, tú haces lo que creas que es mejor, electrocutas las finanzas de la CFE, la fundes como fusible ¡y la cerramos!

–Oye, pero voy a vivir toda mi vida con el descrédito de haberle dado en la madre al patrimonio nacional.

–¡Ni tanto!

–¿Cómo que ni tanto!

–Digo, ni tanto que fueras a vivir. Nomás te quedan unos añitos.

–Bueno, pues eso sí.

–Entonces, ¿le entras? Ándale. Imagínate qué tan desesperado estoy que te lo estoy pidiendo... ¡a ti!

–No, pues viéndolo así, sí debes estar muy desesperado, Andrés Manuel. Está bien, ¡acepto!

–Toques, joven, toqueees.

¡QUÉ LOCOS!

Estaban tres locos platicando en el manicomio sobre qué era lo más rápido que existía en el mundo:

–Lo más rápido –dijo el primero– es el rayo: primero lo ves y, mucho después, lo escuchas.

–No, no. Lo más rápido es la luz: apenas aprietan el botón, se prende el foco.

–¡Están locos! –dice el tercero– Lo más rápido es la diarrea: el otro día me dio diarrea, corrí como rayo al baño y cuando prendí la luz... ¡ya me había cagado!

Si quieres ver locos en acción, date una vuelta por el PRI en estos días. Unos están locos de tristeza por la derrota en las elecciones, otros están locos tratando de conseguir chamba para el próximo sexenio y los más locos están pensando cómo renovar al partido.
31 Julio 2018 04:07:00
Sombras, nada más
Una de dos: o Andrés Manuel López Obrador es un genio... o ya se volvió loco. Acaba de anunciar que quiere reforestar 50 mil hectáreas de selvas en el sureste, tanto con árboles de madera como frutales.

La idea no suena nada mal, como muchas de sus ideas. Pero también, como la mayoría de sus ideas, a la hora de enfrentarlas a la realidad, tiemblan más que el trasero de Kim Kardashian bailando La Chona. En un video que está en su página de Facebook (por si quieren verificar que no miento), López Obrador dice que va a sembrar grandes árboles como caoba, cedro o hule, porque crecen mucho y dan mucha sombra. Y debajo de ellos sembrará plantas que, precisamente, requieren de sombra, como el café. Insisto: la idea no suena mal, pero... ¿cuánto supondrá Andresito que tarda una caoba en crecer 15 metros y dar suficiente sombra a sus alrededores? Según sus cálculos, esto ocurre en sólo 15 días. Según los idiotas botánicos que se dedican a estudiar estos árboles durante toda una vida, mínimo son ¡8 años! para que empiece a tomar forma en serio. ¡Ocho años! ¿Pues no que no se piensa reelegir? Para cuando esos árboles den la sombra que AMLO espera, lo más probable es que ya le hayamos levantado un monumento póstumo en pleno Paseo de la Reforma. O en La Chingada, al fin que siempre quiso irse a descansar a su rancho, bajo la dulce sombra de un árbol gigante.

EL QUE SABE, SABE

Uno de los nombramientos que más polémica han causado es el que hizo Andrés Manuel López Obrador del expriista Manuel Bartlett, al que designó director de la Comisión Federal de Electricidad. A lo mejor eres muy joven para saberlo, pero para eso estamos los viejitos: para ilustrarte. Bartlett se formó en lo más rancio del priismo, pues fue inclusive coordinador de campaña de Miguel de la Madrid. Fue secretario de Gobernación y, por lo mismo, el operador del fraude que llevó a la Presidencia... ¡a Carlos Salinas! Ese es el angelito que ahora trabaja con AMLO. Pero el principal problema de Bartlett no es sólo su pasado. No, no. Lo que más se le critica es que no sabe nada del sector eléctrico. Es probable que ni siquiera sepa cambiar un foco. Y si realmente queremos que el cambio sea cambio, necesitamos a los más preparados en cada puesto. De lo contrario, al país le puede pasar (nos puede pasar) lo mismo que a aquel señor que empezó a sufrir fuertes, insoportables dolores de cabeza. El médico lo revisó, le hizo una tomografía, le tomó muestras de sangre, de orina y finalmente le dijo:

–Le tengo una noticia buena y una mala. La buena es que puedo curarle sus dolores de cabeza. La mala es que para hacerlo tendré que cortarle los huevos.

–¿De plano, doctor? ¿No cree que haya otra solución?

–No, no. Usted sufre una rara condición en la que sus testículos oprimen la base de su columna vertebral, y eso le causa dolores de cabeza. La única manera de remediarlo es extirparlos.

El señor se deprimió terriblemente, pero decidió que no podía seguir viviendo con tanto dolor y se operó. Días después de la castración, quiso consentirte y fue a comprarse un traje nuevo, para animarse. Apenas entró en la sastrería, el sastre lo miró y le dijo:

–Talla 44, ¿cierto?

–¡Exacto! ¿Cómo lo supo?

–Es mi trabajo –explicó el sastre– Para la camisa debe ser 34 de mangas y 16 de cuello.

–¡Qué bárbaro! ¿Cómo lo supo?

–Es mi trabajo –volvió a decir– ¿Qué le parece si se lleva también unos calzoncillos nuevos? Debe ser talla 38.

–¡Uy, no! Ahí sí se equivocó. He usado siempre talla 34.

–Eso no es posible, señor. Si usara la 34, el calzoncillo estaría demasiado apretado, lo que le presionaría los huevos contra la base de la columna y tendría todo el día un tremendo dolor de cabeza...

–¡Pinche doctor!

¡Nos vemos el jueves!
26 Julio 2018 04:07:00
Mamonxs
Amigas y amigos. Queridxs lectorxs, todos y todas. Les escribo y les escriba para decirles y decirlas que ya estoy y estay hasta la madre y hasta el padre de que crean que el machismo y la machisma es culpa del español y de la española. De un tiempo para acá y para allá, se ha puesto y puesta de moda y de modo una cosa y coso que llaman “lenguaje inclusivo” (aunque no he escuchado que le digan “lenguaje inclusiva”). ¿De qué se trata esto y esta? Supuestamente y supuestamenta de que al hablar no domine lo masculino sobre lo femenino. Y la idea podría no sonar mal, pero resulta desastrosa y desastroso, pues ahora y ahoro quieren que todo y toda se pronuncie y se pronuncia en variantes y variantas masculinas y masculinos, así como en femeninas y femeninos. Esto significa y significo que un idioma como el español (y la española, por supuesto) se tienen que olvidar de la economía del lenguaje, sólo por ser políticamente correctos... y correctas. Y ahí no acaba la cosa, ni el acoso. Resulta que algunos genios –Meade dixit– descubrieron que podían ser todavía más originales y originalas si en lugar de usar el femenino y el masculino, simplemente suprimían la “o” y la “a”, poniendo en su lugar una letra supuestamente neutral como “la equis”. Y es así como los perros se convirtieron en perrxs, los alumnos se graduaron como alumnxs y, aunque te confundas, tus hijos son hijxs. Si esto sigue así, llegará un momento en que tendremos que escribir que lxs diputadxs y los senadorxs –y en general todxs lxs políticxs– son unxs hijxs de putx, raterxs y desgraciadxs. Y la verdad, así no sabe. Pero lo peor es que el machismo no se combate quitando os y as y poniendo equis, sino educando a toda esta sociedad que sigue haciéndole la vida imposible a las mujeres. El problema no son las palabras, son las personas.

EL BESO DE JUDAS

¿Has escuchado la historia del escorpión y la rana? Resulta que una rana estaba en la orilla de un río, cuando se le acercó un escorpión:

–Amiga rana, ¿puedes ayudarme a cruzar el río? Me podrías llevar sobre tu espalda para que no me ahogue.

–¿Que te lleve en mi espalda? –contestó la rana–. ¡Ni pendeja! Ya sé cómo te las gastas. Eres más traicionero que un priista que se pasó al PAN en el gobierno de Fox y ahora anda con el chalequito guinda de Morena. Si te llevo a mi espalda, sacarás tu aguijón, me picarás y me matarás. Así que no, olvídalo, no te puedo ayudar a cruzar el río.

–¡Por favor, ranita! Además, no seas tonta: si te pico con mi aguijón y te hundes, yo también me moriré porque no sé nadar. Sería absurdo que yo te picara, porque también moriría.

–Bueno, tienes razón. Súbete.

El escorpión se trepó en la espalda de la rana y empezaron a cruzar el río. A la mitad del camino, la rana sintió en la espalda un fuerte picotazo y entendió que el escorpión le había clavado el aguijón. Mientras el veneno se extendía rápidamente por su cuerpo, la rana le preguntó decepcionada:

–No entiendo. ¿Por qué lo hiciste, cabrón? Tú también vas a morir.

–Perdóname, ranita. No lo pude evitar. Está en mi naturaleza –respondió el escorpión y ambos se ahogaron en el río.

La moraleja de esta historia es que si Donald Trump te dice que eres una persona fabulosa, que le caes muy bien y que quiere que trabajen juntos para lograr cosas fantásticas, ¡más vale que te cuides, Andrés Manuel!

La misma buena onda que hoy muestra Trump con AMLO es la que tuvo en su momento con los líderes de Canadá, de Alemania, de Japón, de Francia y de Inglaterra, a los cuales, a todos, en cuanto pudo les hizo una trastada, les jugó chueco y les demostró que nadie debe confiar en él.

¡Nos vemos el domingo!
24 Julio 2018 04:00:00
¡Oblígame, prro!
Una señora que tenía un fuerte dolor de muelas fue al dentista, el doctor le pidió que se acomodara en el sillón y abriera grande la boca para revisarla. Cuando comenzó a inspeccionarle la dentadura, le dice:

–Disculpe, señora, pero ¿ya se dio cuenta de que me está, este… agarrando de los testículos?

–¿Verdad que no nos vamos a hacer daño, doctor?

Andrés Manuel López Obrador es como los perros de vecindad: no está contento si no le está ladrando a alguien. Aunque no muerda; el chiste es hacerla de tos. ¿Será así como marido? Pobre de doña Betty.

–Mi vida, te hice unos huevitos motuleños, como te gustan.

–Huevos, huevos, ¿quién quiere huevos? ¿Por qué no podemos desayunar hot cakes?

–Porque ayer que te hice hot cakes, me dijiste que querías huevos, Andrés Manuel.

–Pues sí, pero ayer es ayer y hoy es hoy.

–Bueno, ya, tómate tu tecito.

–¡A mí no me gusta el te! Ni que fuera señoritingo inglés.

–Ya lo sé, mi vida, por eso en realidad te preparé un café.

–Pues ahora no lo quiero.

–Aquí está entonces tu leche, Andrés.

–Está fría.

–Te la voy a calentar.

–Es que me quema.

–Bueno, Andrés Manuel, pero lo importante es que ya ganaste la Presidencia.

–Sí, pero ese Dan T. me sigue criticando todos los martes y jueves.

–Pero no le hagas caso, ya ves que está loquito, como todos sus lectores.

(Nota aclaratoria: yo no creo que los lectores de esta columna estén loquitos. ¡Están locotes!) Bueno, pero volvamos con Andrés Manuel. Alguien, tal vez Tatiana Clouthier, debería envolverlo en periódico, como a los aguacates, a ver si así madura. Ya ganó la Presidencia: ¡y sigue haciéndola de tos!

Por un lado, trae pleito casado con el INE por la multa que le impuso a Morena. Según AMLO, es una venganza de los consejeros, pero la verdad es que la mayor parte del dinero del fideicomiso que supuestamente era para los damnificados se usó de manera ilegal para las campañas de los morenos. El INE lo investigó y lo demostró con pruebas, pero supongamos que todo fuera un invento: ¿qué diablos tiene que andarse metiendo Andrés Manuel en el pleito? Ya debería ponerse por encima de broncas absurdas y demostrar que, en serio, es el amoroso presidente que gobernará para todos y no el jefe de la nueva pandilla que controla el barrio. ¿Que no hay presidenta del partido, que es Yeidckol Polevnsky? ¿Que no hay presidente del fideicomiso, Pedro Miguel? ¿Que no hay nadie en todo el equipo de López Obrador que se pueda hacer cargo de ese asunto legal sin que el próximo Presidente de México se ponga en plan de mamarracho?

Y lo peor no es eso: ahora ya también está haciéndosela de tos a los magistrados del Tribunal Electoral. Con eso de que Andrés Manuel es más desesperado que un niño esperando a los Reyes Magos, el angelito está urgido a que le entreguen su constancia de Presidente electo. ¿Cuál es la prisa? Pues en realidad ninguna, porque no hay nada que ponga en duda su triunfo y, además, su toma de posesión es hasta el 1 de diciembre.

El Tribunal tiene como fecha límite el 6 de septiembre para declararlo oficialmente ganador de las elecciones y entregarle su papelito que lo acredita como el Presidente de todos ustedes. ¡Pues no! Andrés Manuel quiere ya, pero ya que le entreguen su constancia. Y, como a los niños malcriados, el problema es que le cumplen todos sus caprichos y hasta ahora no veo a nadie que le diga, como el duende de los memes: ¡oblígame, prro!

¡Nos vemos el jueves!
19 Julio 2018 04:07:00
¡Ya soy chairo!
Sí, ya soy chairo, pero antes. “¡Mamá, prende la televisión! Me asaltaron... ¡y hay video!”. Yo sé que no soy experto en cuestiones policiacas, aunque haya visto todas las temporadas de CSI, pero me queda claro que la Policía la está regando. ¿En qué? En dar a conocer los videos de asaltos... ¡sin haber atrapado a los ladrones! ¿Como para qué quieren espantar así a la gente? No es por echarle a perder el desayuno a los jefes policiacos, pero ¿qué esperan al dar a conocer esos videos? ¿En serio creen que sirven para reconocer a los ladrones? No conozco un solo video de cámaras de seguridad que sirva para identificar a nadie. Podría aparecer Santa Claus en uno de ellos, con todo y su traje rojo, sus barbas de Alejandro Encinas, sus botas de travesti, sus enanos explotados laboralmente y hasta su trineo con renos en peligro de extinción... ¡y nadie lo reconocería!

–¿Será el doctor Simi?

–No, se me hace que es Layda Sansores.

–No, pero no se mueve igual.

–A lo mejor es Paquita la del Barrio.

–Sí, seguro que es ella, oficial. La reconozco perfectamente.

¿O qué sientes tú cuando ves un video de un asalto? Dudo que alguien diga: “Oh, qué bueno que lo vi, ahora ya puedo reconocer al ladrón cuando esté comiendo tacos en el puesto de la esquina y ponerme a salvo, después de llamar a la policía”. Si en realidad eso es lo que piensas, te felicito. Las personas normales pensamos: “Malditos, desgraciados, infelices, hijos de toda su madre, ojalá se pudra del dese y se les caiga a pedazos y se lo coma su perro. ¡Qué pinche miedo salir a la calle!”.

Pero, bueno, supongo que la próxima vez que me asalten y me digan: “¡Arriba las manos!, ¡suelte el taco!”, luego de entregar la cartera y el celular, le haré como le hacían los que estaban en el estadio durante el Mundial: voltearé a la cámara y saludaré brincando de alegría, porque seguramente tú me estarás viendo.

YO, CHAIRO

¿Alguien sabe si la cuarta transformación de México incluye liposucción para todos? ¿O será nada más para los pobres? Es para el primo de un amigo que tiene unos kilos de más. Como 10; no, menos, como 20. ¿A ti no te urge que ya llegue diciembre? A mí sí, me muero de ganas por ver cómo es ese paraíso que nos prometió san Andrés Manuel y que se llama Cuarta Transformación de la República.

Me imagino que en ese nuevo México, ooobviamente, lo primero que habrá de suceder es que el Cruz Azul será campeón. Y mis Pumas conseguirán un verdadero goleador y recordarán lo que es el amor a la camiseta. Estoy seguro, además, que comer gorditas de chicharrón servirá para adelgazar; y, por fin, el limón de verdad podrá cortar la grasa.

Dicen que a partir del 1 de diciembre no habrá alumnos rechazados en las universidades, por lo que supongo que se inaugurará el sistema de aulas sardinas para que quepan 400 estudiantes donde hoy toman clase 40. No hay nada que nos dé más confianza que saber que cualquier pendejo podrá ser médico aunque no pase ni el examen de admisión.

Ya, por favor, ya quiero que llegue diciembre y que llegue la cuarta transformación de México, porque seguramente así seré delgado, guapo, inteligente y... ¡hasta simpático! Hazte a un lado, Maluma. Sí, imaginemos cosas chingonas. Quién sabe, en una de esas resulta que en el México nuevo el Bacardí no da cruda.
17 Julio 2018 04:06:00
No voy a hablar de AMLO
Resulta que había un par de hermanos que eran terriblemente traviesos. Eran más desmadrosos que una pandilla de hooligans tras la eliminación de Inglaterra en el Mundial. Y eso que sólo tenían 8 y 10 años.

En el pueblo en el que vivían todos los conocían, porque lío que había, lío en el que ellos estaban metidos. Que si le habían cambiado el perro guía a una viejita ciega por una gallina. Que si las azucareras las habían llenado con sal en la cafetería, que si le habían metido plátanos en el escape a la única patrulla de la localidad. Ya lo dije: eran terribles esos escuincles.

Un día, desesperada por no poder ponerlos en orden, la mamá fue a ver al sacerdote del pueblo, pues le dijeron que tenía fama de ser muy hábil para redimir ovejas descarriadas. Tras escuchar su historia, el cura le dijo:

–¡Tráemelos, hija, yo me encargo de educarlos!

–¡Gracias, padre!

–Pero recuerda que es importante que no los traigas juntos. Les voy a enseñar el temor a Dios por separado a cada uno.

–De acuerdo, padre. Así lo haré.

–Mañana me traes por favor primero al más chico.

Al día siguiente, puntualísima, la señora estaba ahí con el niño de 8 años. La madre se fue y el niño quedó sentado frente al cura, que tenía una vozarrón de sargento mal pagado, por lo que el gritar y órdenes se le daba con mucha facilidad. El chico no decía nada y el sacerdote tampoco. Después de un rato de incómodo silencio, el padre dio un golpe en la mesa y preguntó casi con un grito:

–¿DONDE ESTÁ DIOS?

–Este... –el niño estaba tan asustado y desconcertado que no supo ni qué responderle al padre.

–¿DÓNDE ESTÁ DIOOOS? Quiero que me digas, ahora mismo, dónde está Dios.

–Pues... –el niño seguía sin articular palabra, pero con los ojos ya llorosos.

–Es la tercera vez que te lo pregunto, chamaco malcriado: ¿¿¿DÓNDE ESTÁ DIOS???

En ese momento el niño se levantó de la silla con un salto y salió corriendo más rápido que un diputado con el botín de tres años de legislatura. Corrió y corrió y corrió hasta llegar a su casa. Subió las escalera de dos en dos escalones y llegó, jadeante y asustado hasta donde estaba su hermano de 10 años.

–¿Qué te pasó? ¿Por qué vienes así? ¿Pues qué te dijo el padrecito?

–¡No mames! –dijo el niño llorando– ¡No lo vas a creer! Ahora sí estamos metidos en problemas, hermano. Alguien ha secuestrado a Dios... ¡¡¡y creen que fuimos nosotros!!!

A veces Donald Trump parece imbécil y el resto de las veces lo confirma. Resulta que Estados Unidos decidió cobrarle un impuesto especial al acero mexicano, y en represalia el Gobierno mexicano le aplica tarifas a varios productos gringos. Lo mismo hicieron Canadá, la Unión Europea y China. ¿Y qué hizo Estados Unidos? ¡Nos denunció ante la Organización Mundial de Comercio! Es decir: ellos empezaron, nosotros respondimos, ¡y ahora nos acusan! Por eso empecé esta columna hablando de los hermanos: Trump se está comportando como ese hermano jodón (no voy a decir nombres porque César se enoja) que de niños estaba chingue y chingue y chingue, y cuando le soltábamos un trancazo, uno chiquito, de respuesta porque ya nos había hartado, ¡se ponía a llorar! Y no sólo eso: nos acusaba usualmente con nuestra madre y ¿a quién creen que castigaban? ¡A nosotros! Así que a ver la si la OMC no sale con México le tiene que pagar una composición al niño chilletas que vive en la Casa Blanca. Por cierto que hace unos días, mi papá me escribió por Whatsapp: “Estoy muy orgulloso de ser tu padre”. Casi lloro de felicidad, pero luego me volvió a escribir: “Perdón! Me equivoqué! El mensaje era para tu hermano. Saludos”.

¡Nos vemos el jueves!
12 Julio 2018 04:07:00
Albañiles priistas
Dos amigos se encuentran en un bar y le dice uno al otro:

–Oye, antes siempre andabas con Pedro para todos lados. Se iban juntos al Covadonga cada jueves, organizaban carnes asadas los domingos y hasta jugaban beisbol los sábados.

–Sí, es cierto, así era.

–Pero de un tiempo para acá no los veo juntos. ¿Qué pasó?

–A ver, ¿tú saldrías con un amigo que te transó más de 100 mil pesos, que te chocó el coche, que se tiró a tu mujer y, además, te robó la cuenta de Netflix?

–¡Pues no! Obviamente no querría verlo nunca.

–Ya ves: Pedro tampoco.

A propósito de cínicos, anoche estaba viendo el mensaje que le mandó René Juárez a todos los priistas a través de un video. “Les expreso mi más amplio reconocimiento por el enorme trabajo y esfuerzo que realizaron en el pasado proceso electoral, son ustedes orgullo del priismo de México”, les dijo el dirigente nacional luego de la peor derrota que ha sufrido el PRI en toda su tricolor historia. Es como llegar a casa del ahorcado y decirle a la viuda: “La verdad hay que reconocer y aplaudir la calidad con la que hacen las cuerdas hoy en día, ¿no cree, comadrita”.

¿Por qué felicita René Juárez a los priistas? ¿Por haber perdido todas las elecciones para senadores, excepto en Yucatán? ¿O por haber conseguido sólo 43 diputaciones federales de las 300 que había en juego? ¿Será que les quiere llevar un pastel por haber perdido el control de todos los estados en los que son gobierno? En dado caso, a quien debería felicitar es a los ciudadanos, porque fueron ellos los que por fin echaron al PRI del poder.

Dijo el líder de lo que queda del PRI: “Hacia adelante, tenemos que construir un partido diferente, más cercano a la gente, más democrático”. ¿Cómo diablos se construye un PRI “diferente”? Ya me imagino a los albañiles tricolores:

–A ver, maistro, ¿cómo ve si a la mezcla le echamos más honestidad que cemento?

–¡Uuuuy, ingeniero! ¿Y de dónde vamos a sacar honestidad para el PRI? Pos’ ni que fuéramos noruegos. Además, eso de la honestidad sale muy caro. ¿Qué le parece si por cada bulto de cal, le echamos dos de simulación?

–¡Ándele! Pero mejor al revés: por cada uno de cal, dos de simulación. ¿Y qué hacemos con los cimientos?

–No, pos’ pa que aguanten de aquí al próximo sexenio, mínimo necesitamos apuntalarlos con cinismo, pero del grueso, del de 2 pulgadas de diámetro.

–Bueno, por eso no hay problema, maistro, cinismo tenemos de a madres. Acuérdese que nos sobró mucho de la construcción del Paso Exprés de Cuernavaca y luego de la reparación del socavón. ¿Y ya pensó qué vamos a hacer con el colado?

–No, no, ingeniero, ahí sí que no. Ya de colados estamos hasta la madre. ¿Que no ve cómo nos fue con el colado de Meade? Casi se nos cae la obra.

–Bueno, tiene razón, maistro, mejor vamos pensando en el aplanado.

–Aplanado el que nos dieron en las urnas. Nos aplastaron como a los bisteces en la carnicería. ¡Ni el pellejo nos dejaron!

–Bueno, bueno, pero sí hay que pensar en comprar varios galones de pintura verde, blanca y roja para pintar este nuevo partido que estamos construyendo.

–Ay, ingeniero, usted no es más pendejo por falta de ganas, sino por pendejo. ¿Cómo pretende volver a pintar con esos colores al PRI? ¿Que no entendió que la gente ya se cansó de nosotros? Necesitamos un cambio en serio. En lugar de que nuestro emblema sea verde blanco y rojo, debemos darle una nueva identidad con los colores rojo, verde y blanco.

–¡N’mbre un genio!

–Ya lo sé.

¡Nos vemos el domingo!
10 Julio 2018 04:00:00
¿Qué pex con el PES?
Estaban un día un sacerdote católico, un pastor protestante y un rabino judío platicando sobre cómo decidir qué hacer con las limosnas que recibían de los fieles. Cuenta el católico:

–Pues yo tomo el dinero y lo divido en dos: la mitad es para las obras de Dios y la otra mitad, para mí.

–Pues yo tengo otro sistema –comenta el evangélico–, de todo el dinero que recibo, dedico el 10% a las obras de Dios y del resto un 45% lo uso para mis gastos y el resto lo ahorro para cuando me retire.

–Yo no podría quitarle un solo peso al Señor –exclama el rabino–, es por eso que todo el diezmo que recibo de mis feligreses lo pongo sobre la mesa y lo lanzo al cielo. Así Dios toma todo lo que necesita y el resto ¡me lo quedo yo!

A los que no se les hizo el milagro es a los dirigentes del Partido Encuentro Social, pues a pesar de que fueron un fuerte apoyo para que Andrés Manuel López Obrador ganara la Presidencia, ¡perdieron el registro! ¿Eso qué significa? Que ese partido desaparece y no recibirá un solo peso más de parte de los ciudadanos. La paradoja de todo esto es que tendrá un importante número de diputados, los cuales seguramente se unirán a Morena porque ya ni siquiera podrán usar el nombre de su partido. De hecho, legalmente, se les considera como independientes.

No es bueno burlarse de las desgracias ajenas, pero no deja de ser divertido que el PES se la jugó con todo con AMLO y salió trasquilado. Por si no lo sabes, ese partido fue creado por líderes religiosos evangélicos, quienes montaron sobre la red que tienen sus iglesias en todo el país buena parte de la estructura electoral de López Obrador. O lo que es lo mismo, aquello de que al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios les valió madres. Se olvidaron por completo de separar las cosas eclesiásticas de las políticas y, ¡tómala!, terminaron crucificados.

Ahora andan prendiendo veladoras pidiéndole al Cielo que el Tribunal Electoral autorice que se abran todos los paquetes electorales, para ver si por ahí pueden rasguñarle votos a las urnas, como cuando limpias el sartén de los frijoles con el último pedacito de PAN.

La alianza con los evangélicos le fue muy criticada a Andrés Manuel, pues dado que se supone que es de izquierda, nomás no se entendía que se aliara con un partido de corte religioso y con posturas de ultraderecha. Obviamente, nuestro ahora casi Presidente no peló a nadie, siguió adelante y, para su buena suerte, ahora ese aliado incómodo se está muriendo.

Ahora sí que el PES por la urna muere.

NUEVO GABINETE

Aprovechando que se está formando el próximo Gabinete presidencial, yo quisiera hacer algunas cuantas sugerencias al próximo gobierno.

Quiero a Carmelita Salinas como embajadora en Estados Unidos. Creo que ella y Trump se entenderían muy bien, porque el resto de la humanidad nomás no los entendemos.

En la Secretaría de Agricultura deberían poner a Luis Miguel, pues si algo sabe hacer es dejar plantados a sus fans cada vez que tiene un concierto.

Otro que debe integrarse pero ya al equipo lopezobradorista es el “Chicharito” Hernández, en su carácter de negociador del Tratado de Libre Comercio. Les va a meter goles hasta con las nalgas a los gringos en la mesa de diálogo.

Por último, pido que nacionalicemos a Maradona y lo nombremos comisionado contra las adicciones. Cualquier niño que lo vea entenderá que las drogas destruyen.

¡Nos vemos el jueves!
05 Julio 2018 04:07:00
AMLO, totalmente Palacio
En estos días todo es histórico. Después del histórico triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales, ya resulta histórico hasta comerse un elote con mayonesa, chilito y queso, pues es el primer elote con mayonesa, chilito (del que pica) y queso. Vivo en un país donde la moda en este momento es hacer historia. Y hay quienes hacen historia tomándose selfies festejando hasta las lágrimas el resultado de las elecciones. Hay quienes hacen historia, como Lady Champagne, la senadora electa Alejandra León, poniéndose hasta la madre e insultando a sus rivales, sabiendo que ya ganaron y van a llegar al Senado y se van a hacer millonarios. Es por eso que hay que tener mucho cuidado en estos días, pues si cometes una pendejada, será una pendejada histórica. En medio de este contexto fue la histórica –otra vez esa palabrita– reunión que tuvieron López Obrador y Enrique Peña Nieto en el mismísimo Palacio Nacional. La última vez que los vi juntos fue en una pesadilla que tuve hace tres semanas luego de cenar 12 tacos de suadero, pero con Coca Light.

Resultaba realmente sorprendente verlos a ambos ahí, no en una pesadilla, sino en la realidad. Una persona que es muy inteligente me dijo: “hasta parecen personas civilizadas”. Y sí lo parecían, aunque en realidad eran Peña y AMLO.

El encuentro transcurrió con mucha cordialidad y cortesía, pero hasta ahora no se sabía qué fue lo que realmente hablaron esos dos. Hasta ahora. Esta columna siempre tan bien informado te trae hoy, en exclusiva, el diálogo real y auténtico entre el Presidente de México y el virtual mandatario electo. Esto fue lo que dijeron:

-Pásale, Andrés, siéntete como en tu casa.

-Puej, sí, de hecho, sí. Esta va a ser mi casa.

-¿Que no vas a vivir en Los Pinos?

-Puej no. No, císcale, císcale, diablo panzón.

-No, Carstens ya no trabaja con nosotros.

-No, me refiero a que yo jamás aceptaría vivir en la sede de la mafia del poder.

-Ahí va la burra al trigo.

-No, no, amor y paz. Mejor cuéntame, ¿cómo andan las cosas por aquí?

-Pues mira, este es el salón de embajadores. Cuando asumí la Presidencia era la cantina personal de Calderón. ¡No sabes! Parecía un pub inglés con su barra de caoba, sus sillones de cuero y una dotación como de mil 500 botellas. Pero no creas que llenas, ¡puros chorritos!

-¿Y es caro el predial? Porque yo voy a ganar menos que tú. La mitad si se puede.

-Pues no te sabría decir, porque yo no lo pago. Pero lo que sea, ¡lo vale! Sobre todo cuando es noche del Grito de Independencia, tienes la mejor vista de todo el mundo.

-Oye, Quique, ¿y dónde venden tamales?

-Ah, mira, pues aquí afuera se pone “El Jarocho” y los de rajas le quedan de rechupete. Hasta pa’ curarte la cruda sirven.

-Yo no tomo alcohol.

-No, nada más Paseo de la Reforma.

-’Ora, ‘ora. Sin mancharse, que ya somos amiguis. Oye, pero esta construcción es muy vieja. ¿No espantan?

-Hay fantasmas en algunos salones, por ejemplo en aquella biblioteca se aparece el alma de Gustavo Díaz Ordaz.

-¿A poco tenía alma ese desgraciado?

-No, por eso se aparece hasta ahora. Pero, bueno, en realidad aquí no son los fantasmas los que espantan.

-¿Entonces quiénes espantan?

-Los problemas del país. Espérate a que seas Presidente y no me puedas echar la culpa de nada, cabrón. ¡Me vas a extrañar!

¡Nos vemos el martes!
03 Julio 2018 04:00:00
Milagro a la mexicana
Un manco, un cojo y un cuadrapléjico fueron a la Basílica a pedir el milagro de que los curaran. Cuando por fin llegaron ante una gran pila de agua bendita, el manco metió el muñón durante algunos minutos y al sacarlo, ¡milagro, milagro!, otra vez tenía mano.

Sus amigos, sorprendidos y emocionados, decidieron seguir su ejemplo. Como pudo, el cojo logró treparse al borde de la pileta y sumergir medio cuerpo. Del agua comenzaron a salir burbujas como si aquello estuviera hirviendo, el hombre se estremeció, cerró los ojos como si fuera a desmayarse y, ¡milagro, milagro!, se levantó, salió de la pileta y comenzó a caminar con ¡dos piernas! Entonces el cuadrapléjico le dijo a sus compañeros: “Ayúdenme a entrar completo al agua, para que pueda recuperar la movilidad de mis piernas, mis brazos y todo mi cuerpo”.

Con mucho esfuerzo y convencidos de los poderes curativos del agua bendita, lo cargaron y trataron de acomodarlo dentro de la pileta con todo y silla de ruedas, para que no se ahogara esperando el milagro. Pasaron los minutos y el cuadrapléjico no sentía cambio alguno. Finalmente, se desesperó y le pidió a sus amigos que lo sacaran de ahí, pues se estaba congelando. –No lo entiendo: a ustedes los curaron por completo y conmigo el agua no funcionó. No sirvió de nada. –¿Cómo que no ha servido de nada? –le dijo el excojo– ¡Claro que sí! Mira nomás tu silla de ruedas: ahora trae rines de aluminio, asiento deportivo, empuñaduras de piel y hasta motorcito!

¡Milagro, milagro! Finalmente se le hizo el milagro a Andrés Manuel López Obrador de ganar la Presidencia. En su discurso de la victoria el domingo por la noche, el cabecita de algodón se notaba un poco incrédulo de su triunfo. Estaba como esos perros que siempre le ladran con ferocidad a los coches y el día que el automóvil se detiene, nomás no saben qué hacer.

Sigo creyendo que el tabasqueño era la peor opción de las cuatro malas opciones que teníamos para elegir Presidente. Pero ya ganó, lo hizo limpiamente y además con un apoyo jamás visto por parte de la gente. Ganó con el 53% de la votación, una cifra que no la tiene ni Obama. Quienes no votamos por él tenemos dos opciones: aplicar la muy mexicana costumbre de lamentarnos por años, como con aquello de “no era penal”, o simplemente entender que así es la democracia, que gana el que más votos obtiene y que no es el fin del mundo... espero. Ya no sé qué puede ser peor: que Andrés Manuel llegue a la Presidencia, se vuelva loco de poder e incumpla todo lo que prometió; o que llegue loco a la Presidencia y cumpla todo lo que prometió.

Porque, por mucho amor y paz que ofrezca, la realidad es que en su campaña quiso quedar bien con tanta gente, con tantos sectores, con tantos grupos que, obviamente, no podrá quedar bien con todos. Para cumplirles a unos tendrá que ajusticiarse a otros. La otra opción es que no le cumpla a ninguno y se la lleve de muertito 6 años vendiendo la idea de que es un Presidente a toda madre. Así que habrá que estar muy preparados porque en la política, como en la vida, siempre hay sorpresas. Como la de aquel trailero que iba pasando por un puente y vio que a la orilla había una hermosa mujer trepada en el barandal. El trailero se detuvo, se bajó del camión y le preguntó: –¿Y ahora? ¿Por qué estás ahí arriba? –Es que la vida no vale nada. ¡Y me voy a aventar! –¿Pero, pero, por qué?

–Porque ya no quiero seguir viviendo. Gracias por detenerte y conversar, hace mucho que alguien no se preocupaba por mí. Pero ahora vete, que quiero morir sin que nadie me vea.

–Oye, oye, espera –dijo el trailero queriendo aprovechar la oportunidad– antes de que te mates, ¿por qué no me das un besito? Total, que sea lo último antes de morir.

–¿Un besito? –preguntó la bella mujer, dudó unos segundos y finalmente aceptó–. Bueno, pero sólo porque fuiste buena onda conmigo. La mujer bajó y comenzó a besar apasionadamente al trailero. Le pasó la lengua por los labios, lo mordió suavemente, le lamió las orejas y comenzó a deslizar la boca por su cuello.

Le desabotonó la camisa de cuadritos y siguió bajando hasta que el trailero comenzó a volverse loco y estalló en un grito de placer.

–Jajajaja. Estás loca. La verdad es que ni me importas. Por mí, aviéntate. Yo sólo quería hacerte mía. Nomás no me dejes con la duda: ¿por qué te quieres matar?

–Porque mis papás dicen que no pueden aceptar que su hijo sea travesti.

¡Nos vemos el jueves!
28 Junio 2018 04:08:00
Y el lunes, ¿qué?
Una mujer iba caminando por la playa cuando, de pronto, se encontró con una lámpara mágica, de esas que más bien parecen salseras, pues en realidad no se ve dónde llevan el foco. Obviamente la mujer frotó la lámpara y, por supuesto, se le apareció un genio (estas historias son más predecibles que el resultado de la elección presidencial). Una nube de humo envolvió a la señora, ya entrada en sus 40 y tantos años, al tiempo que se escuchó un trueno en el cielo (ese genio sí que sabía cómo hacer una súper producción al estilo Hollywood). Y habló el genio:

–Por haberme liberado, te voy a conceder...

–¿¿¿Tres deseos??? –preguntó entusiasmada la señora.

–No, pérate tantito. ¿Que no ves cómo ha subido el costo de la vida? La gasolina ya llegó a 20 el litro, ¿cuánto crees que me cuesta volar en mi alfombra? Y la leche, ¡pfff!, ni se diga. No, no, tres deseos es demasiado. Y más con el dólar subiendo como espuma de cerveza caliente en vaso de plástico. Mira, te voy a conceder un solo deseo y di que te fue bien. Uno solo, así que piénsalo bien.

–Es fácil –respondió de inmediato la señora– quiero conocer el amor. Pero no quiero cualquier hombre. Quiero uno que sea guapo, sí, pero también fiel. Un hombre que sepa contar historias, pero que también sepa escucharme y se interese en lo que yo tengo que decirle. No te voy a pedir que sea un actor porno, pero sí me gustaría que estuviera dotado y que sepa cómo llevarme a lo más alto del placer físico; y que cuando termine de hacerme el amor no se duerma, ni se vista y se largue de inmediato. Un hombre que me haga sentir deseada y querida; que me respete intelectualmente y que me rete al mismo tiempo a ser mejor cada día. Un hombre que no quiera ser más que yo, sino que construya conmigo una historia.

–¿Y no quieres también que te pinte las uñas? No, no, no, mujer. ¡Pides demasiado! Ese hombre no existe. ¡Ni en sueños! Es más, yo que no soy gay, si lo encuentro... ¡me lo quedo! Pídeme otra cosa, algo que sea real, que sea posible de lograr. ¡No una fantasía!

–Bueno, está bien. Entonces te pido que el lunes 2 de julio, ya que hayan pasado las elecciones, hagas que nos reconciliemos los mexicanos. Este proceso electoral ha sido un suplicio viendo cómo mis amigos y mis familiares se pelean unos con otros, ¡por culpa de un candidato! Llegó un punto en México en que si decías que no ibas a votar por AMLO, te acusaban de traidora a la patria. Y si decías que ibas a votar por él, de pendeja no te bajaban. Y lo mismo si tu candidato era Anaya o Meade. A los mexicanos se nos jodió la convivencia con estas elecciones. Y lo peor es que nadie entiende que, a partir del lunes, gane quien gane, seguiremos viviendo todos en el mismo país. Y que nuestros familiares seguirán siendo nuestros familiares aunque hayan votado por ese candidato que tanto odiamos. De verdad, genio, lo único que te pido es que acabes con todas esas discusiones, que acabes con los pleitos y que nos hagas ver que, a fin de cuentas, todos somos mexicanos y tenemos que trabajar juntos para sacar el país adelante, exigiéndole resultados y vigilando que no robe a quien sea que esté en la Presidencia. Eso es lo que te pido, genio.

–Mmmmh... –meditó unos segundo el genio y respondió listo para poner manos a la obra– ¿Y ese hombre que me pediste lo quieres rubio o castaño?

¡Nos vemos el martes! (Si sobrevivimos a las elecciones).
26 Junio 2018 04:00:00
Nalgaprontismo
¡Ya volví! Tuve que ausentarme un par de semanas por un viaje: me estaba yendo a la chingada. Pero no, a la mera hora, me salvaron los doctores, las enfermeras y las medicinas. Es feo sentir que te vas a morir, pero es peor no hacerlo porque te quedas con la sensación de que ahora debes hacer algo que valga la pena para desquitar esta nueva oportunidad de vida. Y yo no soy bueno debiéndole a nadie. Me dijo un buen amigo que si sigo aquí es por algo. Y si es así, seguramente es porque Dios no los quiere a ustedes, pues ahora tendrán que seguir aguantándome otro rato.

Ahora vamos a lo nuestro: reírnos de los políticos que nos hacen llorar. ¿Ya sabes por quién vas a votar? Si no sabes, ve y tírate a un volcán. Ya tuviste suficiente tiempo para pensar, analizar y decidir cuál de los cuatro inútiles es el menos malo para dirigir al país. Sí, yo sé que es como tener que escoger entre morir atropellado por una barredora o devorado por un cocodrilo, pero no puedes no votar. Si tienes tu credencial y nada te impide salir de tu casa, serías inhumano si no vas a tachar las boletas que te toca. Acuérdate de que la política es algo muy importante como para dejársela a los políticos. Dicen que si vas en tu coche y ves pasar a un político en una bicicleta, sólo hay una razón para no atropellarlo: es probable que la bici sea tuya.

Si los candidatos presidenciales no te convencen, recuerda cómo eran los pleitos entre tus padres: tu papá llegaba borracho en la madrugada y tu mamá se desquitaba bolseándolo o preparándole hot cakes por la mañana. Si llegaba borracho, pero cumplidor, es posible que hasta le hicieran chilaquiles. Y así es la política: un juego de equilibrios en el que es mejor que haya balances, para que nadie se pase de la raya. Por eso es bueno votar por un partido para la Presidencia y por otro para diputados y senadores. Votar todo igual es posible que haga tu voto inútil. ¿Acaso nunca escuchaste que no hay que poner todos los huevos en una misma canasta? Esto es como las ensaladas: mientras más colores tengan, más sabrosas son. Si votas todo de un solo color, lo que vas a lograr es sentirte cómplice. Como siempre me dice mi jefe: “¡Carajo!, al menos déjate una puerta abierta”. Pero, bueno, a mí ni me hagas caso, yo sólo iba pasando por aquí.

EL ORGULLO DE CHIAPAS

El gobernador de Chiapas, el güerito Manuel Velasco, siempre ha provocado dudas. No se sabe si va, viene o anda de reversa. Su corazón es tricolor, se supone que es verde, pero ahora ya se sabe que le gusta la Morena, pues le anda dando gusto en todo a Andrés Manuel López Obrador. De hecho, Velasco se dobló completito ante los caprichos de los maestros de la CNTE, nomás para darle gusto al puntero en las encuestas. Como AMLO ya dijo que va a echar abajo la reforma educativa, el gobernador corrió a hacerlo antes de que lo pidan, en un caso típico de lo que los psicólogos llaman “nalgaprontismo”. Se trata de un rasgo común entre quienes mueven las nalgas con rapidez al correr a cumplir los deseos de alguien más, inclusive antes de que lo pida. Todos conocemos un nalgasprontas, que es aquel sujeto de la oficina que está tratando tooodo el día de quedar bien con el jefe. Es el que le dice: “Jefecito, le traje un café como le gusta”; “patrón, pensé que querría un postre y le traje un chocolate”; “señor, ¡me leyó el pensamiento!”; “boas, justo estaba pensando lo mismo”. El problema de este padecimiento es que no se cura, al contrario: se agrava con los años. Así que, aunque dejará pronto la gubernatura, seguramente seguiremos viendo a Velasco demostrando sus dotes para darlas a toda prisa. Dar las gracias, no sean malpensados.

¡Nos vemos el jueves!
07 Junio 2018 04:07:00
Chimoltrufiamlo
Vivo en un país lleno de contradicciones en el que las enchiladas suizas no fueron inventadas en Suiza; en el que el Desierto de los Leones, ni es desierto, ni mucho menos tiene leones. En este país en el que nada es lo que es, el Poder Legislativo ni tiene poder ni legisla; en tanto que el Ejecutivo nomás no sabe cómo ejecutar una buena política. Es aquí, en la tierra de las contradicciones, en donde la Avenida de los 100 Metros mide, en realidad, varios kilómetros de largo; y hay un partido que dice ser revolucionario y al mismo tiempo institucional.

Y otro partido dice que es el de la regeneración nacional, aunque en realidad son los mismos de siempre. Y, claro, obviamente también está el Partido Verde Ecologista al que el único ambiente que le importa es el de las fiestas de su dueño, Jorge Emilio González Martínez. Vivo en este país, lo cual tal vez explique que quien seguramente será el próximo Presidente es una persona que no se cansa de contradecirse todos los días. Andrés Manuel López Obrador es como la Chimoltrufia, que así como dice una cosa ¡dice la otra!

Durante los últimos dos años, AMLO se la ha pasado duro y dale con que el nuevo aeropuerto que se está construyendo en Texcoco lo va a cancelar, que es un peligro, que se hunde, que no sirve, que es un gasto inútil y casi que es obra del diablo. Pues bien, ahora resulta que Andrés Manuel ya volvió a cambiar de opinión y ahora dice que el NAICM es “viable” y “conveniente”. Al menos eso fue lo que les dijo a los empresarios con los que se reunió el martes, contradiciendo tooodo su discurso sobre la famosa terminal aérea. Pero, de hecho, se trata de una contradicción dentro de otra contradicción, pues lo dijo en el encuentro con el Consejo Mexicano de Negocios, a cuyos integrantes hace unos días acusaba de ser parte de la “mafia del poder”. Les dijo que eran “una minoría rapaz” y que tenían miedo de que él llegara a la Presidencia porque no querían “dejar de robar”. En cambio ayer los llenó de elogios, les dijo que eran indispensables para el desarrollo del país y aseguró que para ellos sólo tenía “amor y paz”.

¿Por qué cambia tanto de discurso Andrés Manuel? ¿Acaso es porque a su edad ya se le va el avión y se le olvidan las cosas? Pues no. En realidad todas esas contradicciones son el peor recurso que tiene para llegar a la Presidencia de la República. Prefiere quedar como un incongruente contradictorio, antes de perder la oportunidad de ser Presidente. ¿Y la congruencia, apá? Murió por la patria.

Preguntas pal debate

El INE lanzó una convocatoria para que la gente plantee sus preguntas a los presidenciables en el debate del próximo martes. Se recibieron ¡11 mil 388! Y todavía faltan las mías:

Para Meade: ¿si usted es el que más sabe de números, cómo es que no le entiende a los números de las encuestas que lo ponen en tercer lugar?

Para Anaya: ¿cuando Mateo está de vacaciones y no va por él a la escuela, su campaña se queda sin propuestas?

Para “El Bronco”: ¿se va a hacer o no se va a hacer la carnita asada?

Para López Obrador: en caso de que usted gane la Presidencia, ¿me vende su rancho La Chingada para irme yo a él?

¡Nos vemos el martes!
05 Junio 2018 04:06:00
Tan fácil que es mentir
Llega un padre con su hijo y le pregunta cariñoso:

–Hola, Santi, ¿con qué juegas?

–Con lo que me sale de los huevos.

–¡Escuincle maleducado! –le dice el papá, le da tremenda nalgada y el chamaco se va corriendo con su mamá:

–¡Mamá!, ¡mami! Ya no quiero que me compres huevitos Kinder, porque mi papá se enoja.

Definitivamente hay veces que decir la verdad no es la mejor de las opciones. Y es que hay gente que nomás no sabe manejar la verdad, por lo que prefiere que le cuenten historias bonitas aunque sean falsas. Que le doren la píldora, como solía decir mi madre. ¿Y eso qué tiene que ver con la Navidad? Que en sus campañas, los candidatos al puesto que sea se dedican a dorarnos la píldora, diciéndonos lo que creen que suena bonito, pero nunca lo que nos podría parecer difícil, doloroso o, simplemente, una responsabilidad.

Si las campañas políticas fueran honestas, quién sabe cómo estarían hoy las encuestas en México.

Veamos algunos ejemplos.

1. Andrés Manuel dice: “Ya quedaron las cosas bastante claras: no van a tener los empresarios ningún problema en nuestro gobierno, van a ser respetados. Se va buscar la convergencia del sector privado con el sector público, con el sector social. Es decir, va haber economía mixta”. Si hablara con la verdad diría: “La economía la voy a manejar yo. Váyanse haciendo a la idea. Va a haber negocio para todos los que se porten bien. Y le van a tener que poner lana a mis proyectos, les guste o no les guste. Si les digo que va a haber economía mixta es porque vamos a regresar a los tiempos en que la economía se dictaba desde la Presidencia”.

2. José Antonio Meade dice: “Mientras López Obrador se asocia con la CNTE y Elba Esther Gordillo para echar abajo la reforma educativa, yo cierro filas con los padres de familia, los estudiantes y los maestros que quieren lo mejor para México”. Si hablara con la verdad diría: “Ese AMLO es un loquillo. Se alió con la maestra y con la CNTE, y tengo que denunciarlo porque no se aliaron conmigo. Yo sería feliz de tener en mi equipo a Elba Esther, pero ya me la ganaron. Entonces, no me queda de otra más que decir que estoy del lado de los padres de familia, aunque viendo las encuestas me queda claro que los padres de familia no están conmigo. Sigan así, ojetes. Luego no vengan a chillar que sus hijos están perdiendo muchos días de clases por los paros de maestros”.

3. Ricardo Anaya dice: “Cuando yo sea el Presidente de México, van a ver lo que es tener un Presidente de la República comprometido con la seguridad de Guanajuato. Vamos a recuperar la paz en el estado de Guanajuato”. Si hablara con la verdad diría: “Ya sé que el gobernador Miguel Márquez tiene hecho un desastre a Guanajuato. Pero como es panista, pues ni modo que lo critique en público. Por eso vamos a echarle la culpa al Presidente, para que nadie se acuerde que, en realidad, quien les falló a todos ustedes fue mi compañero de partido. Estaría padre recuperar la paz en Guanajuato, pero no tengo idea de cómo podemos lograr eso dado que ya operan aquí los cárteles del narco y prácticamente todas las policías municipales están compradas”.

4. Jaime “El Bronco” Rodríguez dice: “Vamos a presentar paralelo a la iniciativa de ley de mochar la mano, la iniciativa de pena de muerte a los violadores, a quienes secuestren a una persona, a quien mate a un policía en el ejercicio de su servicio, al asesino colectivo”. Si hablara con la verdad diría: “A mí ni me pelen, yo estoy aquí por el puro desmadre. ¿Tons qué? Se va a hacer la carnita asada o no se va a hacer?”.

¡Nos vemos el jueves!
31 Mayo 2018 04:08:00
¿Y si votamos por Margarita?
Le dijo Venancio a Manolo:

-Mira, querido Manolo, te voy a pedir desde ahora un favor para cuando me muera.

-Hombre, Venancio, ¿pero qué horas son estas de ponerte dramático, joder?

-No, no es ningún drama, mi amigo. Es que, ¡rediez!, sólo quiero ser previsor y no dejarle un problema a mis deudos cuando llegue el momento.

-Vaya, vaya, está bien Venancio, tienes razón. Lo mejor es ser precavidos. A ver, dime tú qué cosa es la que quieres para cuando te peles pal’ otro mundo.

-Es una cosita de nada, Manolo. Mira, si me muero en Valencia, quiero que me entierren en Sevilla. Pero si me muero en Sevilla, entonces que me entierren en Valencia. Y si muero en cualquier otro lado, diles que me incineren y arrojen mis cenizas en el Mediterráneo. ‘Ora que si muero incinerado, entonces que me pongan en una maceta y me lleven al Parque del Retiro, en Madrid, y que ahí me planten, al lado de un madroño repleto de frutillas rojas.

-¡Ostia! ¿Pero por qué tanto lío con tu muerte, Venancio? Que si te mueres en un lado, hay que llevarte pal’ otro. Que si te mueres allá, tenemos que ir todos de reversa, que si las frutillas, que si esto, que si lo otro. ¡Diantres, Venancio! ¿Por qué?

-Pues. ¡por joder!

¿Qué tal si todos hacemos lo mismo que Venancio y nos jodemos a los políticos, a los partidos y a sus candidatos? Es muy fácil: votemos por Margarita Zavala. La señora ya renunció a su idea de ser Presidenta, por lo que ninguno de los votos que reciba, va a contar. Pero no la pueden quitar de las boletas, porque cuando ella se dio de baja, ya se habían mandado imprimir los 93 millones de boletas que se van a necesitar el 1 de julio. Esto significa que, si nos organizamos, podemos convertir ese espacio en la boleta en una nueva forma de protesta. Cada voto por Margarita sería un reclamo directo contra la clase política que nos malgobierna, pues si bien serían votos que no contarían para la elección, podrían representar a un importante número de mexicanos que estamos hartos de la política o, mejor dicho, de los políticos. Porque, a diferencia de anularlo tachando la casilla en blanco, nuestro voto en la casilla de Margarita sería fácil de contar y no dejaría duda alguna de cuál fue nuestra intención al marcarlo. Estoy seguro que si hay una buena campaña de promoción de esta propuesta, podríamos obtener muchísimos más votos que “El Bronco” y, en una de esas, hasta más que Meade. lo cual no es ni tantito complicado. ¿Qué ganaríamos? Supongo que el puro gusto de decirles en su cara: “¡No te creo!”.

Bello y hermoso

El hombre que estaba sentado en la barra del bar llevaba ya una docena de cubas y comenzzzaba a hablurrr medio estraaaño. Viendo el estado en el que se encontraba el tipo, el cantinero trata de hacerlo reflexionar.

-Oiga, amigo, ya bebió usted demasiado. ¿No cree que es hora de detenerse?

-Ni, madres, pinche borracho.

-¡Hey! El borracho no soy yo

-¿Y qué anda haciendo en el bar?

-Aquí trabajo, ¿se acuerda?

-Ah, claro, ¡sírvame otra!

-Oiga, señor, dígame, pero conteste con el corazón en la mano para que usted mismo se escuche y piense en lo que le está haciendo a su vida, a su hígado y a su cartera. Dígame: ¿por qué bebe?

-¡Por amor!, ¡hic!

-¿¿¿Por amor??? No entiendo, ¿cómo es eso?

-Pues es que yo adoro a mi viejita y me gusta enamorarla todos los días, por eso bebo, para que me siga viendo bello y hermoso.

-¿Y cómo logra que lo vea así poniéndose unas borracheras de miedo todos los días?

-Pues porque siempre que llego a la casa así de borracho, ella siempre me dice: “Muy bonito, cabrón, muy bonito”.

Igualito que el borracho del cuento, así está el Gobierno de la Ciudad de México con la presencia del narco en la capital. Ya tenemos demasiado mensajes –empezando por las más de 100 ejecuciones que van en el año– que nos dicen que ya estamos como empezaron Chihuahua, Tamaulipas y Guerrero. Pero, no, las autoridades no quieren entenderlo.

¡Nos vemos el martes!
29 Mayo 2018 04:06:00
¿Y por quién voto?
Aunque las encuestas son muy claras en cuanto a la ventaja que lleva Andrés Manuel López Obrador, en el mundo real me he encontrado con que mucha gente todavía no sabe por quién votar. No es porque estén indecisos entre uno u otro candidato, sino porque nomás no les gusta uno solo de los cuatro que hay. Todos les parecen patéticos, lamentables o, simplemente, imposibles de apoyar. Y a eso, claro, hay que sumar que la gente está, literalmente, hasta la madre de los políticos. ¿Y tú ya sabes por quién votar? Siempre preocupada por sus amorosos y patriotas lectores, esta columna ha preparado especialmente para ti una guía que te permitirá decidir por quién votar o, al menos, por quién no votar, para que no salgas de la casilla electoral con ganas de vomitar. Sólo tienes que responder estas preguntas e ir anotando tus respuestas en una hojita, para poder hacer el conteo final. ¿Listo? Comenzamos:

1. Cae una repentina y extraña megatormenta donde vives. La calle queda completamente cubierta de hojas y lodo. ¿Tú qué haces?

a. Llamas de inmediato a la delegación o al municipio para que vayan a limpiar el megadesastre.

b. Sales a la calle con escoba y recogedor y barres, al menos, tu pedazo.

c. Subes a Facebook y/o a Twitter fotos del cochinero con el hashtag #NoTePasesTlaloc

2. El loco de Donald Trump desató un conflicto en Medio Oriente y el precio del petróleo se disparó hasta los 100 dólares, por lo que el precio de la gasolina subió. Entonces, tú:

a. Le mientas la madre al gobierno cada vez que vas a la gasolinería.

b. Tratas de usar menos tu coche o de compartir viajes con compañeros y amigos para repartir los gastos.

c. coRREs a compartir en tus redes sociales el meme de que ya hasta la gasolina tiene números más grandes que José Antonio Meade.

3. Por más que has tratado de disimularlo, el pantalón no miente y te grita a punto del botonazo: “¡Ya engordaste!”. En ese momento tú:

a. Lamentas no tener tiempo ni dinero para poder ir al gimnasio.

b. Ni modo. Te olvidas un tiempo de las garnachas, te sales a caminar aunque sea dándole vueltas a la manzana y te pesas, por lo menos, una vez a la semana.

c. Vuelves al gimnasio en el que sí tenías inscripción pero nunca vas y te tomas muchas selfies con los hashtag: #SiNoDueleNoSirve #ConTokio #AcitudAnteTodo #instafitness #insanity #fitmaniac #sporty #viveros #runners

4. Comiste tacos de tripa afuera de la estación Chapultepec del Metro y, obviamente, pescas unas amibas del tamaño de Moby Dick y sientes que la vida se te va, literalmente, por la cola. ¿Qué haces al respecto?

a. Le hablas a tu tía Lupita, que no es doctora, pero se las sabe de todas, todas, en cuanto a medicinas y le pides que te “recete” algo.

b. Vas a ver al médico.

c. Te metes a investigar en Google y descubres que por tus síntomas, lo mismo puedes tener amibiasis, cólera o cáncer de estómago.

5. Hiciste este test y tú:

a. Te quedaste esperando a que hablara de AMLO.

b. Lo acabaste nomás para ver con qué payasada salgo.

c. La verdad es que no lo terminaste por estar revisando tu Facebook.

RESULTADOS: Si la mayoría de tus respuestas fueron “b”, ¡Felicidades! Eres un ciudadano ejemplar que entiende que no basta con quejarse, sino que es necesario también poner de tu parte porque, a fin de cuentas, en la política no hay soluciones mágicas. ¿De verdad no eres de Noruega?

Si la mayoría de tus respuestas fueron “c”, como que ya va siendo hora de que apagues un rato la pantalla –la del celular o la de la compu– y salgas a tomar un poco de aire fresco. Por cierto, deberías ir al doctor a que te revise esas hemorroides.

Por último, si la mayoría de tus respuestas fueron “a”, ¡por favor no votes! Crees que todo lo malo que pasa en el país es culpa del gobierno y que llegará un día Superman a resolverlo todo. Lo que tú necesitas es una nana, no un presidente.

¡Nos vemos el jueves!
24 Mayo 2018 04:08:00
Scooby Doo pa’l PAN
El otro día en el cementerio, un gusano se subió al mausoleo más alto y comenzó a dar un discurso: “Amigos y amigas del panteón, debemos unirnos para mejorar las condiciones de vida que tenemos entre los muertos. Es justo y necesario que demostremos la fuerza de nuestra unión para exigir que no se pisoteen nuestros derechos con el uso de ataúdes de metal. No es sólo por nosotros, ¡es por nuestros hijos! Es tiempo de hacer un frente en contra de los que se pasan de vivos con la muerte”. Otros dos gusanos se miran, y uno pregunta:

–¿Y a este güey qué le pasa?”

–Nada, seguro se comió el cadáver de un político.

Estas campañas, sin duda alguna, son las más ridículas que me ha tocado ver en la vida. Y mira que ya tengo más recorrido que un chimeco suburbano. No recuerdo unas elecciones en las que me haya tocado ver las ridiculeces con las que ahora nos quieren “convencer” de que votemos por ellos.

Obviamente el primero en la lista es “El Bronco” con su locura de cortarle la mano a los corruptos. Ni él mismo se la cree, pero como sabe que es completamente absurdo, pues se anda paseando con el machete en la mano por todas partes.

Pero hay otros candidato menos conocidos que le ganan hasta a “El Bronco” a la hora de hacer el ridículo. Como Leoncio Morán, de Movimiento Ciudadano, quien es candidato a alcalde de Colima y para entusiasmar a sus electores se grabó ¡bañándose! El video está tomado con un celular y una mujer, supongo que su esposa, entra al baño con la cámara prendida, mientras oímos que cae el agua de la regadera. De pronto, el tal Loncho se asoma con el cabello mojado y comienza a hablar de las maravillas que hará por la capital colimense.

También los hay musicales, como el de Manolo Agüero, que busca reelegirse como alcalde de Jiutepec, cantando y bailando una cumbia en la que salen payasos, niños y mujeres, a los que les promete útiles gratis, zapatos gratis, transporte gratis, becas gratis, consultas gratis y hasta basura gratis. ¿Con qué va a pagar todo eso? Pues supongo que cantando en bodas y bautizos, porque la lana del Municipio nomás no alcanza pa tanto regalo.

Pero quien realmente se fue hasta el espacio en su propaganda es Jesús Zaldívar, que para ser diputado contrató a los soldados de La Guerra de las Galaxias, los stormtroopers, los blancos, sí, para que se pusieran a perrear Scooby Doo Papá en las calles de la santísima Puebla. Me cae que si este panista gana una curul, me voy a decepcionar mucho de los poblanos.

El problema, en el fondo, no es que los candidatos hagan anuncios tan malos, sino que crean que así les vamos a dar el voto. Lo peor es que a veces pasa.

¿Y LOS DIPUTADOS?

Un legislador acusado de corrupción, lavado de dinero, tráfico de armas y piratería fue presentado ante el juez. Al pedirle que diera su versión de los hechos, el político comentó:

–Mire, su señoría, es que yo soy diputado y…

–Momento, momento –lo interrumpió el juez. –A mí no me salga con que es diputado, porque usted bien sabe que la ignorancia no es una excusa.

Esta es la mejor época del año en términos legislativos, no porque se aprueben más leyes, sino todo lo contrario: porque estos cabrones están de vacaciones. Y, bueno, tanto diputados como senadores sigue cobrando, pero preferible pagarles sin que trabajen ¡a que trabajen!

¡Nos vemos el martes!
22 Mayo 2018 04:06:00
Me fui a la boda real
Lo pensé mucho antes de aceptar. Eso de llevarme con mis ex nunca ha sido buena idea, pero, ¡qué diablos!, me estaba invitando a su boda, así que me puse a analizar mis opciones: por un lado tenía un viaje a Londres para ir a la boda del año, por el otro tenía el debate de los candidatos presidenciales. Mmmmh... ¿Meghan o AMLO? ¿Harry o Anaya? ¿Una chela Guinness de esa que tiene 3 centímetros de espuma o Meade? ¿Boda real o “Bronco”? Lo pensé largo y tendido durante dos segundos y me largué en el primer avión que encontré para el Reino Unido.

Londres es una ciudad sorprendente. Especialmente porque todo lo hacen al revés. Nomás para que te des una idea: son más contreras que “El Peje”. ¡Imagínate! Es por eso que conducen por la izquierda y no por la derecha como las personas decentes. Y obviamente eso significa una cosa: Londres es la ciudad donde más atropellan turistas. Y no es que uno sea bruto, sino que los ingleses son tercos, necios y obstinados –¡achú!, diría alguien que está leyendo esto–, por lo que cuando el turista intenta cruzar la calle, de manera natural voltea a la izquierda, si no viene coche, da el paso y, ¡prrrrr!, lo aplastan porque se le olvidó que el camión rojo de dos pisos que estaba esperando llega por la derecha. Pero como ya me la sé, esta vez no tuve que saltar 8 metros para llegar a la banqueta y poner a salvo mi vida.

Lo que sí me costó trabajo fue el disfraz para la boda. Cuando me dijeron “tienes que ir de colas”, dije: “¡Uy, no! Va estar complicado porque después de la amibiasis me dicen el sinalguense. Haz de cuenta que las dejé en el otro pantalón. Ni modo que me inyecte silicón en las pompas para ir a una boda. ¿Acaso soy Ninel Conde?”. Pero entonces me explicaron que eso “de colas” es el frac, ese traje como de capitán de meseros de restaurante de Polanco. Y ahí va yo con mi frac gris Oxford –porque estábamos en Inglaterra–, con un chaleco en manta de cielo color hueso y una corbata con chaquira huichola, muy a tono con mis tenis plateados del Santo. Era yo el epítome de la elegancia mexicana. Si me ha visto Diego Rivera, en ese momento me hace un mural.

Cuando llegué a la iglesia, al primero que vi fue a David Beckham, por lo que me esperé un poco a que se alejara. Y no porque me fuera a pedir otra vez dinero, sino porque es una chinga sentarse a su lado en cualquier lado: hagas lo que hagas, te pongas lo que te pongas, te ves feo. No, no, paso sin ver. Cuando vi que se había alejado lo suficiente con su esposa, que tiene cara de amargada, me formé para entrar y me tocó junto a una viejita linda, medio gruñona pero muy simpática. ¿Cómo me dijo que se llamaba? ¡Ah, sí! Elton John. Es una especie de Juan Gabriel inglés, aunque, claro, sin el sentimiento del “Divo de Juárez”, pero parece que es bastante conocido por aquellos lados.

Meghan me saludó coqueta desde el altar y Harry medio se puso celoso, pero ni modo de que hiciera una escenita delante de, literalmente, todo el mundo. El único momento bochornoso de la ceremonia fue cuando pasó junto a mí una señora y se me salió decir: ¡Un teletubbie! Realmente estaba emocionado de que los hubieran invitado, pero entonces me explicaron que era la abuela del novio, o sea la reina. ¡Perdón, mi reina!, alcancé a decirle. Lo único que no me gustó de la boda fue que no bailamos Des-pa-ci-to.

¡Nos vemos el jueves!
17 Mayo 2018 04:07:00
¡Lástima, Margarita!
Vaya que estuvo movido el día de ayer. Nos despertamos con la noticia de que los tapados del PRI, mientras eran funcionarios del Gobierno federal, se gastaron una millonada en promover su imagen, con el sueño de ser candidatos presidenciales. Ni uno tuvo la decencia de moderarse. Lo mismo hicieron Aurelio Nuño, que estaba en la SEP; José Antonio Meade, de Hacienda; José Narro, de Salud; José Calzada, de Agricultura; y Miguel Osorio Chong, de Gobernación. Inflaron el presupuesto de sus dependencias para promoverse ante los electores, como si no supieran –y nosotros tampoco– que el único que al final decide quién es el candidato, es el Presidente de la República. ¡Carajo! En lugar de gastarse millones en aparecer hasta en los programas televisivos de cocina y en las portadas de las revistas más extrañas –nomás les faltó aparecer en El Semanario de lo Insólito–, hubieran invitado cada quien por su lado a Enrique Peña con su propia lana y a ver quién lo convencía.

Una cosa es segura, Kike se la habría pasado bomba. Por ejemplo, Nuño se lo podría haber llevado a platicar a una biblioteca, no para “ler”, sino para que los dos conocieran una. Y Narro o bien podría haberle invitado a comer paella en uno de esos lugares españoles que le encantan, o podría haberle regalado un tierno examen de próstata.

Meade seguramente se lo habría llevado a un teibol. Ok, no, más que a un table, Meade lo habría llevado a un despacho contable a revisar juntos las cifras del presupuesto, mientras bebían una malteada de fresa y comían pay de manzana. Con el queretano Calzada, la cosa se podría poner intensa pues a ambos les gusta correr, así que se podrían haber ido juntos corriendo por toda la autopista que va para Laredo y no parar hasta cruzar la frontera. Pero con quien seguramente se la habría pasado bomba Peña es con Osorio Chong, pues con él la diversión está garantizada, como lo demostró en su película Una Pareja Explosiva.

Pero eso fue muy temprano. Cuando apenas estábamos tratando de digerir la noticia y el desayuno, que comienza a sonar la alerta sísmica. Y conforme el wuaaa, wuaaa, wuaaa va creciendo, tú no sabes si salir corriendo a la calle, o tomar al niño de la cuna, wuaaa, wuaaa, wuaaa, o vestirte porque estás desnuda, wuaaa, wuaaa, wuaaa, o detenerte a media calle, o llamarle a tu familia, wuaaa, wuaaa, wuaaa, o ponerte a llorar, o mentar madres por el maldito sonido de la alerta, wuaaa, wuaaa, wuaaa, o simplemente esperar a que pase el temblor.

Se supone que después del 19 de septiembre, ahora sí, por supuesto que yes, como nunca antes, los capitalinos estamos listos y preparados para cualquier emergencia.

Ni madres. Sigo viendo las mismas caras de espanto y, sobre todo, las mismas acciones idiotas de toda la gente que no sabe qué hacer en un temblor, a pesar de que viven en una zona en la que... ¡saben que tiembla!

Y todavía no nos acabábamos el bolillo para el susto, cuando del temblor pasamos a la bomba: Margarita Zavala anunció su renuncia como candidata independiente a la Presidencia de la República. Conmoción causó saber que se bajaba de la contienda. Lo bueno es que la señora no se quedará en el desempleo, pues ya se supo que la van a nombrar directora de Pemex, porque dicen que sólo ella sabe todos los días cómo está el crudo.

¡Nos vemos el martes!
15 Mayo 2018 04:00:00
Pejenomics
Siempre creí que la Economía era una ciencia. hasta que descubrí que es el único campo en el que dos personas pueden obtener el Premio Nobel por decir exactamente lo contrario uno del otro.

Los pronósticos de los economistas suelen ser muy desconfiables; por eso dicen que Dios creó a los economistas para que les creyéramos a los meteorólogos.

Todo eso explica que en estos días comenzó a circular un librito de fábulas y cuentos llamado Pejenomics, que fue elaborado por colaboradores de Andrés Manuel López Obrador para tratar de explicar las fantasiosas propuestas económicas del “Peje”. Agárrense:

Reactivar la economía. ¡Guau! El librito indica que ese es el objetivo de su plan de Gobierno. Para AMLO todo se basa en la buena onda y en poner en su lugar a los “malos”. Dice que hay que separar el poder político del poder económico, pero no dice si eso incluye a empresarios que le están metiendo mucha lana a su campaña esperando hacer grandes negocios, como Carlos Lomelí, el dizque candidato a gobernador de Jalisco que es socio de Yeidckol Polevnsky.

Corrupción. Una y otra vez, López Obrador ha dicho que sin la corrupción su Gobierno se ahorrará 500 mil millones de pesos. ¿Cómo? ¡Pos quién sabe! Pero el ya tiene el monto calculado y la chequera preparada para comenzar a gastar. La realidad es que el Gobierno no tiene el dinero que AMLO cree, pues la mayor parte de esa lana no se puede tocar pues es, entre otras cosas, para pagar sueldos de maestros, médicos y soldados. ¿A poco les va a quitar lana a ellos? Obvio, no.

Soberanía alimentaria. De todas las tonterías del librito, esta es quizás mi favorita. La soberanía alimentaria significa que el país produzca tooodo lo que nos comemos. Todo. Así que, por ejemplo, si a ti te gusta el sushi, pues ni modo, en lugar de alga, pues tendrás que comerlo con hoja de plátano. Pero ya hablando en serio –es un decir–, AMLO no quiere que le compremos nada al extranjero, lo cual suena muy bonito, pero, si nosotros no le compramos a otros países, ellos tampoco nos van a comprar. ¿Y qué hacemos con las 350 mil toneladas de aguacate que le venden los productores michoacanos cada año a Estados Unidos? Nomás para que te des una idea, estamos hablando de que para llevar esas 350 mil toneladas se requieren ¡17 mil 500 tráileres! De ese tamaño es el trancazo. Además, pensar que debemos producir lo que comemos es condenar a los campesinos a que produzcan lo que no les conviene. Hay tierras en México que sirven para sembrar frutas o verduras, pero su producción sobrepasa lo que se consume en nuestro país. Yo nomás les digo que eso de México para los mexicanos es igualito a lo que plantea Donald Trump. Que no digan que no les avisé.

MAL EL TRI

No me gustó nada la lista de convocados a la Selección Nacional. Creo que al entrenador Osorio le faltó incluir a Javier Duarte, pues nadie como él para meterle goles al presupuesto. Y en la portería yo habría puesto a la magistrada presidenta del Tribunal Electoral, pues no deja pasar nada que afecte al PRI. Y en la media, sin duda, a Ricardo Anaya, pues si mueve el balón como movió la lana para lavarla, ¡ya la hicimos!

¡Nos vemos el jueves!
10 Mayo 2018 04:07:00
Desmadrados
Le dice la hija a su madre:

–Mamá, para que no me armes drama después, de una vez te aviso que estoy saliendo con Julián, el vecino.

–Pero, hija, ¡podría ser tu padre!

–¡Ay, mamá! ¿En qué mundo vives? La diferencia de edad entre las parejas ya no importa.

–No me estás entendiendo...

¡Ay, las madres! Por muchas razones odio el 10 de mayo, pero eso no impide que le mande un saludo a toda madre que lee esta columna dos veces por semana. Y, claro, también mando otro saludo a todos aquellos políticos que no tienen naaada qué celebrar el Día de las Madres. ¿A poco no resulta evidente que la mayor parte de la clase política nunca tuvo madre? Si ellos hubieran tenido madre, hoy seguramente tendríamos un país mejor.

Con una madre que velara por él y le dijera “ponte el suéter que tengo frío”, seguramente Andrés Manuel López Obrador habría entendido que a veces conviene escuchar consejos, porque no siempre tiene uno la razón... aunque no tenga frío. En cambio, si a Ricardo Anaya su madre le hubiera dicho “¿Quién crees que lava la ropa?”, el panista no andaría lavando dinero de la forma en que lo hizo. Y en el caso de José Antonio Meade, una buena madre le habría ayudado a levantar su campaña si de niño le hubiera llamado la atención diciéndole: “Mira nada más qué tiradero; ni creas que yo lo voy a levantar”.

Pienso también en el caso de Enrique Peña Nieto: un “¡ni se te ocurra!” que le hubiera puesto su madre en su tierna infancia, seguramente nos habría ahorrado muchos de sus colosales errores. Claro que nada se compara con lo que, muy probablemente le habría dicho su madre, si la hubiera tenido, a Javier Duarte: “Ay, pero por qué Dios me mandó este hijo”.

Si hoy Jaime “El Bronco” Rodríguez pretende cortarle la mano a los corruptos, es porque no tuvo una madre que le diera un buen manazo cuando se portaba mal y le dijera, como nos decían a todos los que sí teníamos madre: “Esto me va a doler más a mí que a ti, pero cuando seas grande me lo agradecerás”.

Imagínate cuántos dramas de Gerardo Fernández Noroña nos habríamos ahorrado si, de niño, una madre le hubiera advertido: “Síguele y te voy a dar para que llores con provecho”. O en el caso del escritor Paco Ignacio Taibo II que anda queriendo fusilar a los corruptos o expropiar empresas, todo eso se podría haber evitado con una madre que lo corrigiera a tiempo diciendo: “¿Me estás avisando o me estás pidiendo permiso?”.

En fin, un abrazo a las madres que leen esto, a las madres que no están, a las madres que son a toda madre, a las madres que hoy también trabajaron y, claro, a las madres que hacen de sus hijos personas de bien y no políticos.

¡Cierren las puertas!

Resulta que el Gobierno de Tlaxcala se acaba de aventar una decisión que seguramente será aplaudida por algunos, pero que revela que las autoridades siguen creyendo que los ciudadanos somos bebés que necesitan cuidados especiales.

El gobernador Marco Antonio Mena, por sus purititas pistolas, decidió prohibir la instalación de casino en su estado. ¿El motivo? Que según él, ese tipo de negocios “atraen” a la delincuencia. Si el mandatario priista fuera congruente con lo que dice, entonces tendría que prohibir todas las actividades que atraen a los delincuentes, empezando, claro, ¡con la política! El tal Mena reconoce que la medida puede parecer “conservadora”, pero anda reclamando que se le reconozca el mérito de haberla tomado. Lo que no dice el gobernador es que, hasta ahora, ¡ups!, a ningún casino le ha interesado instalarse en Tlaxcala. Es como cuando tu novia te corta y tú, muy digno, le adviertes: “¡Y no me vuelvas a llamar, eh!”.

¡Nos vemos el martes!
08 Mayo 2018 04:06:00
Transaxuales
Este chiste es un clásico: un espía británico que iba huyendo de los alemanes en la Segunda Guerra Mundial, se metió en un convento y le explicó a la madre superiora que necesitaba esconderse, porque si lo atrapaban los nazis, lo fusilarían. Como en la puerta del convento ya se escuchaban los golpes de la Gestapo, la religiosa escondió al espía bajo su hábito. Justo en ese instante entró el capitán nazi vestido de negro y le preguntó:

–Madre, ¿ha visto por aquí a un espía británico?

–Por supuesto que no, Herr Hauptmann –respondió la monja y el espía en agradecimiento le besó la rodilla.

–¡No me mienta, monja! Sabe que puedo echarlas a todas ustedes de aquí y quemar el convento si descubro que me engaña.

–Le juro que no, Herr Hauptamann. ¿Por qué pondría yo en riesgo a mis hermanas, capitán? –volvió a mentir la monja y el espía, en agradecimiento, le dio otro beso, ahora en el muslo.

–Muy bien, pero si sabe algo o ve algo sospechoso, debe usted reportarlo de inmediato.

Tras salir el capitán alemán del convento, el espía salió por debajo de la falda de la religiosa y, seductoramente, le preguntó:

–Madre superiora, si hubiera mentido una tercera vez por mí, ¿se imagina dónde la habría besado?

–¡Me habrías besado un huevo, pendejo! –dijo la monja cambiando la voz a una muy varonil y quitándose el hábito– ¡Yo también soy espía!

Acabo de leer una noticia que confirma que los mexicanos somos lo peor que le pudo pasar a México. Resulta que en Oaxaca, 17 infelices fueron ante la autoridad electoral, dijeron ser transexuales y se registraron como candidatos en lugares que estaban reservados ¡para mujeres! Obviamente, la culpa no es de quien los registró, sino de quienes hicieron la transa. Porque me imagino que el funcionario que se hizo cargo del trámite solamente les pidió su identificación y su comprobante de domicilio, y no les dijo: “A ver, enséñeme cómo andan las cosas allá abajo”, ¿verdad?

Es decir, durante años se ha luchado para que hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades de ser postulados a alguna candidatura. Cuando por fin se tiene, salen estos desgraciados a fingir que son lo que no son, porque en realidad siguen siendo lo que son y le dan la vuelta a la ley. ¡No tienen madre! Ya sé que nadie me va a preguntar, pero si lo hicieran, yo propondría que, como castigo, estos transaxuales (que transan con la transexualidad), si ganan su elección, sean obligados a vivir los 3 años de su mandato como mujeres. Si no quieren cortarse aquello, está bien. Nomás que se pongan todos los días vestido, que salgan así a la calle para que sientan lo que es que las acosen, que les digan vulgaridades y que las rebajen nomás por ser mujeres. Que aprendan a lo largo de todo su encargo que si esos lugares son para mujeres, no es por su linda cara, sino como una medida mínima de justicia para equilibrar las cosas, porque, ¡carajo!, no faltan los ojetes que quieren pasar por encima de ellas.

Es eso o nos cooperamos entre todos y que les hagan la jarocha.

UNA PIEDRA EN EL CAMINO

¿Alguien me puede explicar por qué es noticia que a la cantante Belinda le sacaron piedras de los riñones? La noticia habría sido que le sacaran una buena idea de la cabeza o que, al menos, le saliera bien la voz. Lo más increíble es que nos enteramos porque ella misma subió a Twitter una foto tipo “así como que me duele mucho y no me doy cuenta de que me la tomas” y otra de… ¡sus piedras! ¿Cuánto me darán las revistas del corazón por unas fotos de mis mocos? ¡Se aceptan ofertas!

¡Nos vemos el jueves!
03 Mayo 2018 04:07:00
Hablemos de sexo
Hoy no vamos a hablar de política, vamos a hablar de sexo. Podríamos empezar hablando de la fornicada que le puso anoche el América a mis Pumas, pero en lugar de eso quisiera que vieras la importancia del sexo en un momento como el que está viviendo México. En las páginas de este periódicos, en la televisión, en el radio y, sobre todo, en los muros de Facebook y los timeline de Twitter vemos discordia. Todo el día, todo el tiempo, los mexicanos nos estamos peleando porque tu candidato es un vejete, porque el tuyo es un corrupto, porque el de ella es igual de transa que los otros dos, porque aquel ya no cree en la democracia, ni en los Reyes Magos. ¿Sabes cómo se quita ese mal humor? Con sexo. Y como a esta columna le importa mucho la salud de la República, te presento tres de las más sensuales, placenteras y efectivas posiciones sexuales. Así que apúrate a leer esto y avísale a tu pareja que esta noche se va a poner más intensa que el debate presidencial.

POSICIÓN AMLOVE: Como su nombre lo dice, esta posición es puro amor. No cualquiera puede hacerla, pues se requiere realmente tener control del cuerpo y de las emociones. ¿De qué se trata? De jugar a ser quien no eres. Si tú o tu pareja son de los que se encueran, se clavan, se vienen y se van, lo que tienen que hacer es exactamente lo contrario. Para que la posición AMLOVE funcione, en lugar de echarle pleito a tu marido, recíbelo a besos. No le reclames nada a tu esposa, mejor llénala de promesas. Si lo que tu pareja dice, te provoca a explotar como bóiler viejo, respira, respira, sonríe y dile: “soy peje, pero no lagarto, mi vida”. Inténtalo hoy en la noche: todo lo que tu naturaleza te diga que hagas, haz lo contrario.

POSICIÓN ANAYISTA: Para entender esta posición, debes partir de un principio básico del placer: si tú no disfrutas, tu pareja tampoco. Entonces, el anayismo promueve: primero yo, después yo y al último yo. ¿Suena egoísta y egocéntrico? Sí, lo es, lo cual no significa que sea malo, siempre y cuando lo hagas con medida y de manera prudente. Demasiado anayismo hará que te metas en la cama lo mismo con izquierdistas que con priistas o hasta con el Presidente con tal de seguir poniendo tu propio placer al frente. Para acompañar debidamente la práctica anayista se recomienda acompañarla con música, de preferencia tocada por ti.

POSICIÓN BRONCA: De lo que se trata es de despertar la pasión. ¿Cómo? ¡Cómo sea! Estudios científicos han comprobado que el cerebro presta más atención a lo raro que a lo cierto, por lo cual, el estilo bronco para tener sexo implica causarle asombro constante a tu pareja. Y aquí te va un tip: la mejor manera de sorprender a tu pos-ya-qué es provocarle sobresaltos al momento mismo de estar poniéndole Jorge al niño. Cuando el colchón esté en lo más alto del rechinido, chuic, chuic, chuic, chuic, en ese momento dile: “Estoy pensando seriamente en que pintemos la casa de color mostaza”. El impacto es tan grande por lo absurdo de la idea, que el cerebro de tu pareja tendrá un golpe de endorfinas lo que derivará en un orgasmo brutal. Claro, debes de tener mucho cuidado, especialmente cuando practicas sexo oral, pues ese sería el peor momento para decir: o “deberían mocharle la mano a los corruptos”.

POSICIÓN MID: Más que una posición, es una técnica que se aplica cuando aquello nomás no levanta. Consiste en que, en lugar de tener sexo, te vas con tu mujer al súper, compran verduras y se preparan una rica ensalada. ¡Provecho!

¡Nos vemos el martes!
01 Mayo 2018 04:06:00
Me voy a quedar sin amigos
Un tipo está pidiendo aventón en la carretera, se detiene un auto, se sube y, por hacer plática, le dice al que va manejando:

–¿Cómo viste que el Barcelona volvió a quedar campeón? ¡Y con doblete!

–A mí no me importa Messi, Suárez, Coutinho ni ningún otro maldito culé. ¡Bájate de mi auto!

El tipo, desconcertado, vuelve a quedar en la carretera esperando a que alguien le dé aventón –raite, dicen en Monterrey–, hasta que se detiene un tráiler. El sujeto se trepa y no sabe si hablar o no, pero algo le dice que sería demasiado grosero quedarse callado, por lo que de pronto suelta.

–Oiga, gracias por el aventón. ¿Cómo ve las elecciones? “El Peje” va en caballo de hacienda a la Presidencia, ¿no?

–¿Eres un maldito pejezombie? ¿Tú eres de esos que va a votar por el vejete de López Obrador, verdad? ¡Bájate de mi tráiler! ¡Pero ya!

El tipo volvió a quedar a la orilla de la carretera con frío, con hambre y con el miedo de abrir la boca con la próxima parada que le diera aventón, para que no lo volvieran a bajar. Se detuvo un sujeto de mediana edad, guapo, mirada penetrante, verbo despampanante, chispeante y divertido, ¡ah, chinga! ¡Era yo!

El tipo se subió al auto y al arrancar se quedó callado. Ni el señor que iba manejando decía una sola palabra, y él pues mucho menos. Así pasaron varios minutos, decenas de kilómetros, hasta que, desesperado, el que pedía aventón ya no soporta el silencio y se atreve a decir de manera muy prudente y lo más neutral posible:

–Pues sí...

–Pues no... ¡y te bajas, cabrón!

Así, igualito, andan las cosas entre mis conocidos, mis cuates, mis amigos y mis parientes en Facebook.

Creo que empiezo a extrañar las cursilerías de gatitos y las bendiciones que subía todos los días mi tía Clarita, porque ahora todo es política, elecciones, política, elecciones, política y elecciones. ¿Mencioné también que sólo se habla de política y elecciones? Hay básicamente dos bandos: los que sabemos que AMLO es un viejo enfermo de poder que va a llevar a México a la ruina y los que se niegan a ver la realidad. ¡No, no es cierto! En realidad son tres bandos: los que aman a AMLO, los que odian a AMLO y los que no tienen claro por quién votar. El problema es que la discusión la llevan quienes aman y odian a Andrés Manuel, y cuando digo “discusión” en realidad debería decir “pleito” porque hemos perdido la capacidad de dialogar (si es que alguna vez la tuvimos). Hoy unos y otro se ven como idiotas, como salvajes, como enemigos de México.

Y no hay punto de reconciliación, a veces parece que se les va la vida en defender o en criticar a AMLO; o que les van a cortar la mano o un huevo si gana o pierde. Creo, supongo, me aventuro a pensar que parte del problema es que no logramos, o ni siquiera intentamos entender por qué el otro piensa como piensa.

En el caso de los seguidores de AMLO, hay que reconocerlo: van a votar por él porque están hasta la madre del Gobierno, de las transas, de los abusos, de la impunidad, de la inseguridad. ¿Esto significa que tienen razón en votar por López Obrador? ¡Claro que no! Se llama Andrés Manuel, no san Judas Tadeo.Y del otro lado es lo mismo: los pejelovers no entienden que quienes se oponen a él no es porque sean de la mafia del poder, sino porque lo consideran una opción peor a la que actualmente tenemos.

Digo, salvo mi hermana con mi cuñado, nadie se la pasa mal por gusto. ¿Y si buscamos escucharnos tantito? Digo, para no ser como esos políticos sordos, necios y ciegos que tanto criticamos.

¡nos vemos el jueves!
26 Abril 2018 04:07:00
De mujeres y política
Resulta que un día Dios se cansa de las tonterías de los seres humanos y, ¡pum!, decide acabar con el mundo y volver a empezar. Pero, bueno, tampoco se trataba de mandar a todo el mundo al carajo, así que manda a llamar a todas las personas al cielo. Pero, pues, eran tantos los que iban llegando, que decide separarlos. Se lleva aparte a los hombres y les dice:

–Hagan dos filas: en una se forman los hombres que dominaron a sus esposas y en la otra todos aquellos hombres que fueron dominados por ellas. Los mandilones, pues.

Se comienzan a acomodar y resulta que la fila de los mandilones es larguíííísima: kilómetros y kilómetros de hombres formados en el Cielo. Dios se sorprende de ver en qué derivó el experimento de Adán y Eva. Resignado, voltea a ver la otra fila y, para su sorpresa, en ella está formado un solo hombre.

–¿Y tú quién eres?

–Soy Memo, de Puebla.

–¡No puedo creerlo! Los hombres se sienten los dueños del Universo, creen que todo lo controlan y resulta que todos, excepto tú, se dejan dominar por sus mujeres. ¡Aprendan de este hombre! A ver, Memo, cuéntales a todos, hijo, cómo conseguiste dominar a tu mujer y ser el único en esta fila.

–Mira, Señor, la verdad es que mi mujer fue la que me dijo que me formara aquí.

¿Qué pasaría si los candidatos presidenciales le hicieran caso a las mujeres que los rodean? Por ejemplo, Tatiana Clouthier podría explicarle a Andrés Manuel el difícil arte de debatir, convencer y no enojarse. Porque, híjole, cada vez que abre su tabasqueña boca, a su equipo le tiemblan las piernas porque creen que va a salir con alguna barbaridad que lo haga desmadrarse en las encuestas. Ya ven que ayer, por ejemplo, se le ocurrió acusar a la cadena Cinépolis de ser parte de la mafia del poder y que iban a dar en sus salas una “serie” el populismo que, ¡complot, complot!, era parte de un plan en su contra. Lo peor no es eso, sino que Cinépolis salió a decir que no sólo no tiene planes de exhibir tal cinta, sino que ni siquiera la conoce, ni tiene la menor idea de qué película sacó esa trama Andy Panda.

¿Y por el lado del PRI? Bueno, ahí sin duda el más beneficiado de hacerle caso a su señora sería José Antonio Meade, porque de Juana Cuevas podría aprender, de entrada, el misterioso secreto de cómo sonreír sin parecer que estás estreñido. Una vez que el candidato tricolor haya aprendido a transformar esa mueca en su rostro en una simple sonrisa, su esposa podría introducirlo en artes más especializada como caer bien sin forzar la máquina, ser simpático sin parecer profesor de economía del ITAM y ganarse al público sin necesidad de darle una torta de tamal y un refresco caliente de lata.

En el caso del panista Ricardo Anaya, desconozco a su esposa Carolina. De hecho, me inclino a pensar que, en realidad es una muñeca inflable que compró en Atlanta y allá la tiene guardada. Pero quien sin duda podría aleccionar a Anaya es Alejandra Barrales. Ella podría enseñarle los principios básicos de cómo comportarse como una persona normal y no como un androide de la Guerra de las Galaxias. Mientras Barrales tiene más salero que una sevillana en tachas, Anaya es más acartonado que el depósito de empaques de Domino’s.

Margarita Zavala ni modo de que se hable al espejo y se asesore a sí misma. Y tampoco le pude pedir consejo a Felipe Calderón, porque ya se vio que es de armas tomar (y también tequilas).

El único que no podrá recibir la asesoría de su mujer es “El Bronco”, pues ya se sabe que él le tiene más estima y más confianza a su caballo que a su esposa. Y ella, bueno, pues, ¿le pedirían consejo a una persona que se casó con “El Bronco”? Yo tampoco.

¡Nos vemos el martes!
24 Abril 2018 04:05:00
Que le corten la… ¡cabeza!
Emocionado porque iba a cumplir años, el león convocó a todos los animales de la selva. Reunidos al pie del peñón negro, el rey felino invitó a sus súbditos:

–Todos los animales de la selva, sin excepción, están invitados a mi fiesta.

–¡Viva! –respondieron a coro.

–Habrá bebidas para todos.

–¡Viva!

–¡Comida para todos.

–¡Viva!

–¡Y sexo para todos!

–¡Viva!

–Pero les voy a advertir una cosa: ando mal de las muelas y me acaban de hacer una endodoncia. Así que aquel que me traiga de regalo algo duro, ¡se lo meto por el cu...! –y los animales asintieron preocupados.

Finalmente, llegó el gran día y el rey león comenzó a recibir a sus invitados, y sus regalos.

–Mi amigo tigre, ¿qué me trajiste?

–Unos plátanos, mi rey

–Muy bien. ¿Y tú, jirafa? ¿Qué me trajiste de regalo?

–Unas guayabas, señor.

–Pásale, pásale, bienvenida. Mi amigo elefante, ¿qué me trajiste?

–Unas nueces, querido rey.

–¿¿¿Qué??? ¿Unas nueces? ¿Estás loco? Gírate ahora mismo, que te las voy a meter como supositorios todas y cada una de tus malditas nueces.

El elefante no tuvo de otra más que obedecer para recibir su castigo, pero cada vez que el león le insertaba una nuez, ¡jajajajaja!, el elefante por alguna extraña razón se reía. Otra nuez, ¡jajajajaja! Una más, ¡jajajajaja! Dos nueces al mismo tiempo, ¡jajajajaja! Con cada carcajada el león se iba enojando más y más hasta que explotó:

–Bueno, maldito elefante, ¿por qué te ríes cada vez que te clavo una nuez?

–¡Jajajajajaja!

–¡No te rías!

–¡Jajajajajaja!

– ¿Que no te duele?

–¡Jajajajajaja! Sí, claro que me duele, y un chingo. ¡Jajajajajaja!

–¿Y entonces por qué te sigues riendo, infeliz?

–¡Porque el changuito trae cocos! ¡Jajajajajaja!

La propuesta de Jaime “El Bronco” Rodríguez de cortarle la mano a los corruptos debe haber sonado muy bien… en el siglo 12. O en alguno de los califatos que domina ISIS o, tal vez, en alguna cueva afgana en la que viven los líderes de Al Qaeda. Aquí en México, tendría que haber sonado a broma, pero el problema es que hay gente que toma en serio a este burro al que el Trife le tocó la flauta.

Sin duda, los corruptos merecen un gran castigo, algo ejemplar, pero si vamos a mutilarlos, ¿qué hacemos con el resto de los delitos? A ver, ¿qué le cortamos a los infieles? Otra: ¿a los políticos que digan mentiras en campaña, les podremos cortar la lengua? Ya que andamos en eso, y aprovechando que viene el Mundial, ¿al jugador del Tri que falle un penal le amputamos la pata completa o nomás desde el tobillo? ¿Se imaginan cómo quedaría Enrique Peña si cada vez que mete la pata le cortamos un cachito? ¿Qué habría que mocharle a López Obrador para que se le quite lo payaso? ¿El ego? Y, claro, a Javier Duarte lo ideal sería rebanarle la panza y con eso alimentar a todos los niños de África por los próximos 10 años, pero la realidad es que pobres niños ¿qué culpa tienen? Finalmente, lo que sí creo que debemos hacer es castigar a “El Bronco” por transa, cortándole las alas a su sueño de ser Presidente.

¿QUIÉN GANÓ EL DEBATE?

López Obrador lo ganó al no perderlo. Lo madrearon como a Pepe “El Toro”, pero no lo noquearon. Lo importante es que ya quedó claro que no es intocable.

También lo ganó Ricardo Anaya porque fue el más hábil tanto para pelear, como para proponer. Pero esa es la impresión en lo general. En concreto, no recuerdo nada de lo que dijo.

Meade, ternurita, que se vaya a la junta de padres de familia. Y Margarita Zavala, pues, demostró que no trae nada que la avale como candidata. Como quien dice, ¡de todos no se hace uno!

¡Nos vemos el jueves!
19 Abril 2018 04:07:00
Lo que no viste del debate
Esto fue lo que realmente se dijeron los siete aspirantes al Gobierno de la Ciudad de México en el debate del miércoles por la noche:

CLAUDIA SHEINBAUM: Pues miren, la neta es que háganle como quieran y digan lo que quieran, porque yo voy en Peje de hacienda derechito a ganar las elecciones. Si vine hoy, fue porque no había nada nuevo en Netflix.

ALEJANDRA BARRALES: Hola, como saben soy la mamá de Máxima. Máxima es mi hijita a la que no uso con fines electorales, aunque salga con ella en todas las fotos. Yo les quiero proponer que me elijan a mí, para que no tengamos que padecer a la momia de Sheinbaum. ¿A poco no tiene cara de amargada?

MIKEL ARRIOLA: Odio a los gays, odio a los pobres, odio a la izquierda, odio a la Ciudad de México, odio a los evangélicos, odio a quienes no me conocen, odio a los pinches mariguanos, odio a los gays, ¿ya lo dije?, es que odio que me hagan ojitos.

MARCO RASCÓN: Sí, yo soy aquel que se disfrazaba de Súper Barrio. Hoy ya no soy súper, sino mega, pero sigo siendo bien barrio. Yo tengo una pregunta para ti, Mikel: ¿Cuántas semillas tiene un chile? ¡Setecientas!

MARIANA BOY: Jelou, pepinos. Yo, o sea, soy una princess del Partido Verde. No, no traigo una papa en la boca, ¡ay, qué oso, wey! Dicen que hablo como freeesa, pero eso no es cierto. Ya chequé con todos mis befos y está claro que hablo exactamente igual que ellos y ellas, wey. No, no tengo propuesta de Gobierno, pero yolo, soy joven.

LORENA OSORNIO: Sí, este... ¿hola? –le da tres golpecitos al micrófono– Bueno, sí, sí, probando, probando. Este es el sonido LaaaChanga. Ah, no, no. Perdón. Yo soy una candidata independiente al Gobierno capitalino, si no me conocen es porque con sólo 85 mil firmas logré convertirme en candidata. ¿Y ahora qué diablos hago?

PURIFICACIÓN CARPINTEYRO: ¡Salud! Puesss... yo vengo aquí a proponer que acabemos con la, ¡salud!, delincuencia instalando cámaras en todas las narcotienditas y en las patrullas y en los baños de Sanborns y las escaleras del estadio Azteca. Junto con esto, le pondremos más sal a las margaritas, digo, le pondremos GPS, que no sé qué significa eso, pero se lo pondremos a los camiones de la basura, a los carritos de la montaña rusa de Chapultepec y, de paso, me voy a poner uno yo misma porque luego me ando perdiendo. Pero el que más se pierde es el peine de la Sheinbaum y por eso siempre trae esos pelos de escobeta.

SHEINBAUM: Mira, Puri, yo no hablo con borrachas.

PURIFICACIÓN: Pero yo sí con mariguanas, anda, dime ¿por qué no te peinas?, ¿por qué nunca sonríes?

BOY: Sí, Claudia, dinos por qué te viste como si siguieras estudiando en el CCH-Sur. ¿Acaso eres una chavarruca?

SHEINBAUM: ¡Ah! Así que ustedes dos le están haciendo el caldo gordo a Mikel.

MIKEL: No, no, no. ¡Momentito! A mí no me hacen gorda nada. Yo soy papa casada y no ando de cusco. Acuérdate que yo soy el candidato de la familia.

BARRALES: ¡Pero de la familia Adams! No, no, ya sé: más bien, Mikel, pareces el gemelo perdido de doña Márgara Francisca.

RASCÓN: ¡Por favor! No seas ordinaria, Alejandra. Eleva el debate. A los priistas se les insulta con el corazón. Así, mira: tú, Mikel, eres el elfo Doby al que le dieron su calcetín en el IMSS y fue liberado por el Gobierno federal.

PURIFICACIÓN: Oigan, oigan, ¡no se peleen! Mejor digamos todos... ¡salud! ¿Alguien sabe cuánto y cuándo me van a pagar por ser candidata? Si no me pagan, les advierto que voy a ganar la elección y voy a vestir a los policías como payasitos, tal como lo hice con los carteros cuando les ordené vestirse como el portero Jorge Campos.

MODERADOR: Señora, ya se fueron todos.

¡Nos vemos el martes!
17 Abril 2018 04:00:00
Slim vs AMLO, ¡WTF!
Un señor recibió un mensaje en WhatsApp. Era de su esposa:

–Jorge, eres mi alergia.

–¡Qué linda, mi amor!

–Lee bien, pendejo.

El que sí lee muy bien las encuestas es el empresario Carlos Slim, pues tuvo que salir a marcarle el alto a Andrés Manuel López con su locura de frenar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México. Según Slim, que algo sabe de cómo hacer dinero, se perderían miles de millones de pesos, pero no de los grandes inversionistas como él, sino de la gente que podría salir beneficiada con empleos, con obras y hasta con contratos. Porque, bien dijo Slim, el aeropuerto no es un ente aislado que se construye en medio de la nada. No, no, no. Es una obra que, de entrada, generará miles de empleos en una zona que realmente los necesita, como es el Valle de Texcoco. Llevarse todos esos proyectos, como pretende AMLO, sería frenar el desarrollo de México, de acuerdo con el hombre más rico del toda la República Mexicana y que, en un universo paralelo, estoy seguro de que es mi padrino de bautizo y me consiente de a madre.

Pero como Andrés no oye ni cuando ronca, en lugar de escuchar a alguien que sí sabe y, por lo menos, darle el avión para tapar las apariencias, lo que hizo fue lo de siempre: acusarlo de ser parte de la mafia del poder. Y no sólo eso: salió con que seguramente Slim habló contra la cancelación del NAIM para darle gusto, ¡agárrense!, a Enrique Peña y a Carlos Salinas de Gortari, ñaca, ñaca, ñaca. Alguien debería sugerirle a López Obrador que deje de ver las películas de los Avengers.

EL ENGAÑO

La recién casada le cuenta llorosa a su madre:

–Ay, mamá, mi marido es un maldito.

–¿Por qué, mijita? ¿Qué pasó en la luna de miel?

–Pues es que él siempre me dijo que era medio burro y yo pensé que era muy malo en la escuela.

–¿Y eso qué?

–¡¡¡Que no me puedo sentar!!!

–Ay, hijita; no te preocupes, mi niña. A la larga te acostumbras. Te lo prometo.

La promesa que le hizo esa madre a su hija es de las promesas que sí se cumplen. Si alguien tiene dudas, me llama. Las promesas que normalmente no se cumplen son las de los candidatos a cualquier puesto de elección popular, desde Presidente de la República hasta presidente de manzana, pasando por gobernadores, alcaldes, regidores y reinas de belleza. He escuchado a los políticos decir que van a acabar con la pobreza, que van a erradicar el hambre, que van a mejorar la educación pública y que, inclusive, van a hacer que México sea campeón en el Mundial de futbol. Viendo que ya se me acabó la quincena, que cuando escribo esto me ruge el estómago, que Peña nunca ha leído un libro y que seguimos llorando por el “no fue penal”... queda claro que nunca ningún político nos ha cumplido lo que promete. ¿Por qué habríamos de creerles ahora? La respuesta es sencilla: no hay que creerles, hay que exigirles.

EL HOLANDÉS

El expriista y ahora gobernador panista Miguel Ángel Yunes estaba feliz ayer, pues se reunió en Xalapa con sus casi paisanos, los embajadores nórdicos. Ahí estuvieron por Suecia, Annika Thunborg; por Finlandia, Roy Eriksson; por Dinamarca, Henrik Bramsen Hahn; y por Noruega, Rut Krüger Giverin. Son casi paisanos porque en Veracruz todo mundo dice que Yunes es holandés, ya que o-la-anda regando en materia de seguridad, o-la-anda regando en sus pleitos con AMLO, o-la-anda regando al apoyar la candidatura de su hijo con recursos públicos. Y que conste que por decente dije que la anda regando, y no que la anda cagando.

¡Nos vemos el jueves!
12 Abril 2018 04:07:00
Bronca, bronca, bronca, bronca
¿Y ahora qué le decimos a los niños? ¿Cómo diablos le vas a explicar a tus hijos que no hagan trampas, que respeten las reglas, que no sean gandallas, si están viendo que en la política ocurre todo lo contrario?

Tomé un diccionario para buscar la definición de “sinvergüenzas” y me encontré con las fotos de José Luis Vargas, Indalfer Infante, Mónica Soto y Felipe Fuentes. ¿Quiénes son? Son los cuatro magistrados del Tribunal Electoral que se sacaron de la manga el pretexto más barato para darle a Jaime “El Bronco” Rodríguez la oportunidad de ser candidato presidencial. Bueno, el pretexto es barato, pero supongo que su sentencia salió carísima. Digo, espero que estos infelices al menos hayan cobrado una buena lana por su transa, pues de otra forma se habrán desprestigiado para toda la vida de forma gratuita.

Resulta que a “El Bronco” el INE le negó el registro porque, oh, pequeño detalle, más de un millón de las firmas que presentó ¡eran falsas! Y no sólo eso: el gobernador de Nuevo León pretendía competir por la Presidencia utilizando credenciales de elector falsificadas, firmas de electores muertos, fotocopias de credenciales y hasta fotos tomadas de la pantalla de una computadora. Pues con razón recolectó como 2 millones de firmas: ¡eran patito! Es decir, en México ya no sólo clonamos relojes, botellas de tequila y bolsas de marca, sino también credenciales de elector pa lo que le ofrezca a cualquier candidato necesitado de apoyos, aunque sea de a mentiritas.

Bueno, pues a pesar de que se demostró que “El Bronco” hizo trampa –ni el América, me cae– aun así los magistrados del Trife decidieron que, ¡pobechito!, no le respetaron sus derechos electorales y que, para apapacharlo, había que convertirlo en candidato a la Presidencia. Como dijo la gallina daltónica: ¡qué huevos tan azules!

Es decir, para esos cuatro magistrados el hecho de que Jaime Rodríguez haya cometido fraude no importa. Lo que importa, dicen, es el procedimiento. Es decir, si para ser candidato a la Presidencia, “El Bronco” le hubiera pegado de tiros a José José, lo importante no sería eso, sino que se llevara a cabo de manera correcta el procedimiento.

¿Por qué tomarían una decisión tan absurda los magistrados? Obviamente no creo que lo hayan hecho por ellos mismos. Lo que se dice –y yo lo creo– es que el Gobierno de Enrique Peña quiere a “El Bronco” como candidato por una simple y sencilla razón: que le quite votos a Andrés Manuel López Obrador. Y no sólo suena lógico, sino bastante creíble, ya que de populista a populista ambos se dan un quién vive y, claro, van por los mismos sectores de la población.

Así que si en estos días ven al viejito chulo AMLO con cara como de estreñimiento, es porque ya le pusieron enfrente a uno de su rodada.

Y ahora, del puritito coraje, voy a contar el chiste más asqueroso que conozco. Tan asqueroso como el fallo de esos cuatro magistrados del Tribunal Electoral. Le dice un amigo a otro:

–¿Sabes qué es muy asqueroso?

–¿Qué cosa?

–Tirar tus calzones a la pared y que se queden pegados.

–¡Guácala!

–¿Y qué es más asqueroso?

–¿Qué?

–Que empiecen a resbalar hacia abajo.

–Ya cállate.

-¿Y qué es más asqueroso todavía?

–No quiero saber.

–¡Que empiecen a caminar por el piso!

¡Nos vemos el martes!
12 Abril 2018 04:00:00
‘¡Chingón Presidente, todopoderoso!’
No sólo resulta de risa loca, sino que es una locura que algunos presidenciables sigan pensando que en México no se mueve la hoja del árbol del poder sin la orden del Presidente.

Si así fuera, la pregunta obliga. ¿Qué hacen, entonces, en una contienda en donde no existen instituciones confiables, porque todas son mangoneadas por el Presidente?

¿Si los presidenciables que se dicen perseguidos y si ya saben que el presidente Peña mangonea toda la elección, por qué no presentan pruebas, se retiran y proponen cambios por métodos alternos a la democracia electoral?

Lo cierto es que cuando AMLO, Anaya y “El Bronco” despotrican contra las instituciones en realidad están dando una muestra, adelantada de que la noche del 1 de julio –o la madrugada del 2– desconocerán el resultado. Por eso, desde hoy debemos darles las gracias por confirmar que no son confiables y no son demócratas.

Y es que cuando así conviene a su “chabacano interés”, el Presidente es visto como el sabio capitán del viejo velero decimonónico que vigila con sus catalejos lo que a distancia hacen tirios y troyanos, para mandar misiles contra tal o cual, no sea que –en una de esas– le arrebaten el poder.

“¡Pinche Presidente que todo lo sabe, todo lo ve; que todo lo puede, a todos espía y que combate con ferocidad a sus enemigos en tiempo electoral”.

Lo curioso es que el poder “metaconstitucional” que los “engañabobos” le otorgan al Presidente mexicano en tiempo electoral –el poder de mangonear a su antojo toda la elección– contrasta con insultos y ofensas al Presidente que muchos “pendejean” porque no puede con Trump, porque no puede con los grandes problemas, porque se deja manipular por quién sabe qué fuerzas perversas, a las que están dispuestos a perdonar cuando lleguen al poder.

¿A cuál Presidente quieren hoy; al chingón que todo lo puede, que mangonea a todas las instituciones, que violenta la división de poderes con solo un guiño, al que les ganó la elección mexiquense o al tonto que nada sabe y nada puede?

Pero más allá de la locuaz orfandad por la Presidencia imperial –que muestran presidenciables como AMLO, Anaya y “El Bronco”–, lo grave es que desde analistas, opinantes, intelectuales y periodistas –no se diga el ciudadano de a pie– se creen la estupidez de que “El Bronco” fue metido a la boleta porque lo ordenó el Presidente.

¿Cuál es la prueba de semejante estupidez? No hay prueba alguna, más allá del cálculo político-electoral del candidato de Morena.

No hay más prueba que el discurso “engañabobos” del mismo que en muchas elecciones ha gritado que existió fraude sólo porque el resultado no le conviene.

Y si dudan de las mentiras y los delirios de AMLO, basta recordar que en los previos al año 2000, el Instituto Electoral del DF lo hizo candidato sin reunir los requisitos de residencia.

Igual que el Tribunal Federal metió hoy a “El Bronco” a la boleta presidencial, el Instituto Electoral del DF metió a la boleta para jefe de Gobierno a AMLO. Pero, claro, entonces no hubo fraude y entonces el Presidente no metió la mano. ¿No es de risa loca?

Pero vamos a suponer, por un momento, que vivimos en la presidencia imperial de los años 60 y 70, a la que, por cierto, AMLO nos quiere llevar. Vamos a imaginar que, en efecto, el Presidente le ordena al Tribunal Federal Electoral meter a “El Bronco” a la boleta presidencial, para bajarle votos a tal o cual candidato…

¿Quién puede garantizar que 50, 500 o 5 millones de simpatizantes de AMLO van a cambiar su voto y van a pasar de preferir a un idiota por otro, como “El Bronco”? ¿Cuál sería el incentivo para preferir a un populista extremo como AMLO, al otro extremo del populismo, como “El Bronco”?

¿De verdad, un estudioso, un analista o periodista serio cree que así opera la percepción colectiva? ¿Por qué un fanático lopista podría cambiar su voto a favor de un tramposo independiente?

Suponer que así ocurrirá es tan idiota como la supuesta persecución presidencial contra Ricardo Anaya. Como saben, el candidato del PAN, PRD y MC se dice perseguido por el Presidente, al que además prometió que meterá a la cárcel. De verdad Peña Nieto maneja a su antojo al Poder Judicial. En este caso, Anaya le endilga al Presidente poderes casi divinos, porque el aspirante presidencial tiene una larga cola que le pisen.

Pero algo idéntico ocurre con el gobernador de Chihuahua. ¿Lo recuerdan? El locuaz Javier Corral dijo que el Presidente le ordenó a la Judicatura Federal perseguir a su Gobierno. ¿Por qué? Porque Corral es el moderno salvador de la patria.

¡No mamen…! ¡Ya paren de engañar…! Al tiempo.
10 Abril 2018 04:05:00
¡De miedo!
Era de madrugada, la calle, como siempre, estaba oscura, maloliente, sucia. En ese barrio, caminar era una invitación a ser asaltado. Y a esa hora, sufrir sólo un atraco había sido una bendición. Por eso quienes vieron a la guapa jovencita andar por la banqueta a paso lento, simplemente le dedicaron una mirada de lástima. Todavía no llegaba ni a la esquina cuando de entre las sombras le salió un tipo que no necesitaba armas para sacarle un susto a cualquiera, aunque se sabía que siempre traía una pistola entre la ropa y una navaja en la mano dentro de la chamarra. La muchacha se detuvo en seco al verlo. El hombre le preguntó con una sonrisa macabra:

–¿Y a ti qué? ¿No te da miedo caminar por aquí solita?

–Cuando estaba viva, sí.

Si eso no te espanta, lo que sí debe preocuparte es la posible cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Por alguna extraña razón, si es que realmente tiene una razón, Andrés Manuel López Obrador ha decidido convertirlo en su enemigo favorito. Sospecho que el viejito chulo padece aerófoba, que es el miedo a volar en avión. O a lo mejor sólo le tiene miedo a las alturas. O simplemente es un payaso paranoico. Sea lo que sea, es evidente que no le gustan los aviones. Primero la agarró contra el avión presidencial y dijo que lo iba a vender. Como ya vio que va arriba en las encuestas, pues como que ya se le olvidó ese asunto, porque seguramente no querrá quedarse sin aeronave. Y ahora la agarró en contra del NAIM. Está duro y dale con que quiere cancelar el proyecto si llega a la Presidencia. Su principal asesor es Javier Jiménez Espriú, un señor que además de nombre de pirrurris tiene en su historial haber fundado la Academia de Música del Palacio de Minería y haber sido director de Mexicana (sí, la que quebró) durante un año. ¡Un añote! Ya con eso siente que sabe mucho de aviones, aeropuertos, rutas de vuelo y hasta de construcción de pistas. Jiménez Espriú es un ingeniero muy conocido y respetado, pero es ¡ingeniero mecánico, no aeronáutico! Y es miembro de la Academia Sueca, pero de Astrofísica, es decir, del estudio de los astros en el espacio, lo cual implica que lo suyo es andar en la Luna, no estar jode y jode con que no le gusta el aeropuerto en Texcoco. Pero como en México no importa la preparación, sino hacer ruido –por eso “El Piojo” Herrera está donde está–, el mundo político anda de cabeza discutiendo sobre qué diablos hacer con el aeropuerto que ya se empezó a construir.

La respuesta es muy sencilla: hay que construirlo. Hay que seguir y tener un aeropuerto grande y moderno. ¿Por qué? Porque lo necesita el país. Porque atrae gente, llegan más turistas, se exportan más mercancías, se crean más empleos.

El otro día, un animalito del bosque de esos que abundan en las redes sociales, escribió en Facebook: “El 80% de los mexicanos jamás se sube a un avión, ¿dónde están nuestras prioridades?”. De golpe, parece que tiene razón. Si lo piensas tantito, te darás cuenta de que está pendejo. El hecho de que la mayoría de los mexicanos no asista nunca a un concierto de la Sinfónica Nacional, no significa que debamos cancelarla y mandar al desempleo a músicos, tramoyistas, boleteros, acomodadores y hasta quienes venden los dulces en el intermedio. Hay cientos de carreteras por las que tú y yo jamás pasaremos, pero no por eso tendríamos que dejar de usarlas. Hay alguien que las necesita, gente como tú y como yo que realmente las usa y las aprovecha. El criterio para construir el aeropuerto no puede ser que sea algo que usen todos los mexicanos. Sin duda, todos nos beneficiamos, y seguramente me dirás que sólo unos cuantos se hacen ricos con su construcción. Eso también es cierto.

Pero, a fin de cuentas, cancelar el aeropuerto sería cancelar el futuro para muchos empleos. Y eso es algo que debería darnos miedo. ¡Qué mello!

¡Nos vemos el jueves!
05 Abril 2018 04:07:00
El esférico Trump
Dicen que un pendejo esférico es el que es pendejo por donde lo veas. Y Donald Trump es de esos. No te quiero echar a perder el desayuno, peeero anoche Estados Unidos comenzó a desplegar tropas en la frontera con México. Se trata de elementos de la Guardia Nacional que tendrán como misión impedir que las caravanas con miles de migrantes crucen de manera ilegal la frontera. Seguramente te estás preguntando: “¿cuáles pinches caravanas?”. Lo mismo nos preguntamos todos los demás, porque resulta que no existe tal invasión de migrantes a Estados Unidos. Agárrate: todo es producto de lo que Trump vio en la televisión. Y no es broma. Como en su canal favorito, Fox News, dijeron que una caravana con miles de centroamericanos se dirigía hacia la frontera, Trump se la creyó y comenzó a exigir que el Congreso gringo aprobara más recursos para construir el dichoso muro. Además, criticó al Gobierno mexicano por no impedir que la caravana llegara hasta la frontera. ¡Porque lo vio en la tele! La realidad es que la caravana sí existe, pero no se trata de ninguna invasión de indocumentados. Es una carvana que se lleva a cabo desde hace 7 años y se organiza como una manera de protestar por el respeto a los derechos humanos de los migrantes. ¡Y ya! No se trata de un plan malévolo para arrebatarle su país a los gringos, pero como el hijo de Pinky y Cerebro es el Presidente norteamericano, ¡se armó la gorda!

Nadie sabe cuántos soldados serán movilizados, ni dónde estarán ni cuánto tiempo los van a dejar ahí, en la puerta, cuidando como cadeneros de antro. Lo único que se ha dicho es que no estarán armados y no podrán realizar arrestos. ¿Y entonces pa qué diablos los ponen? Pos’ quién sabe. Los gringos seguramente creen que los elementos de su Guardia Nacional son tan imponentes como los Stormtroopers de Stars Wars y, entonces, con sólo verlos, los migrantes van a decir: “¡Ah, no maaa...! Mejor me regreso corriendo a mi pueblo”. ¡N’mbre, unos genios!

¿Qué harías si nos invadieran los gringos? Te lo dejo de tarea.

MEDICINA ALTERNATIVA

No cabe duda que la ciencia ha avanzado mucho en estos años. Estaba leyendo una investigación sobre un fármaco realmente sorprendente. Según el reporte de los investigadores, todo comenzó cuando una anciana acudió con el doctor para pedirle algún remedio para revivir el apetito sexual de su marido. El médico le propuso:

–Vamos a intentarlo con esta nueva medicina que acaba de salir: Duro Dante...

–Ay, doctor, no hay manera. Es imposible hacer que mi marido se tome la medicina. No toma ni aspirinas aunque se esté muriendo del dolor de cabeza.

–No hay problema, échele la pastilla en el café o en el refresco, sin que se dé cuenta. Cuando lo haya hecho, viene y me cuenta cómo le fue.

Un par de semanas después, la señora regresó:

––Dígame, señora, ¿qué tal estuvo revivir la pasión entre usted y su marido?

–¡Ay, doctor! ¡FUE HORRIBLE! ¡Fue verdaderamente espantoso eso del Duro Dante!

–¿Pero qué pasó? ¿Siguió mis instrucciones al pie de la letra?

–Sí, doctor, estábamos comiendo y le eché la pastilla en el refresco sin que se diera cuenta y el efecto fue inmediato... Tiró al piso todo lo que estaba sobre la mesa, me arrancó la ropa apasionadamente, me volteó sobre la mesa y me lo hizo de a perrito. Luego me hizo el helicóptero, el remolino, la carretilla, el 69, el 112.8, el tirabuzón, la vuelta al mundo, la carambola de tres bandas, el ahorcado... ¡me hizo el amor como nunca! Fue horrible, doctor, fue horrible.

–¿Pero por qué horrible, señora? ¿Acaso fue malo el sexo?

–No, doctor, fue el mejor sexo que hemos tenido en 50 años, pero dígame usted, ¿con qué cara regreso a comer al Sanborns?
29 Marzo 2018 04:07:00
El amor también está en campaña
Señora, señorita que lee esta bonita e interesante columna, le tengo una buena noticia: a partir de este fin de semana, comenzará a ver a su pareja con verdaderos ojos de amor. Y si no tiene marido, novio, amigovio o un simple free, le aseguro que lo conseguirá en cuestión de días, dado que usted misma dejará de cerrarle la puerta a Cupido. ¿Y cómo va a ocurrir este milagro?, se preguntará usted mujer lectora. Muy fácil: porque empiezan las campañas electorales. Sí, sí, no ponga cara de “a este columnista ya se le echó a perder el bacalao y se le subieron los romeritos a la cabeza”.

Déjeme explicarle cuál es la relación entre el mejoramiento que tendrá su vida amorosa y el proceso democrático nacional. Es muy sencillo: a partir de hoy comenzará un incesante, inclemente e inquietante bombardeo de comerciales electorales. Como violáceas flores de jacaranda que no dejan de ensuciar el piso, así caerán sobre su cabeza los spots de las campañas, uno tras otro tras otro tras otro... hasta el 1 de julio.

En esos comerciales, señora, señorita, usted verá toda clase de políticos: altos, feos, inteligentes, barrigones, bigotudos, lampiños, atléticos, aquellos a los que los viste su mami, esos que no conocen el agua y el jabón; greñudos, pelones y barbudos; los que fueron a la escuela y no entendieron nada; y los que con la pura primaria son millonarios. También los verá con propuestas, con sueños guajiros, con locuras como planes de gobierno. Unos serán risueños como galanes de telenovela; y otros parecerán primos de Shrek.

Seguramente habrá más de uno al que le apesten los pies y esperemos que por lo menos uno esté muy bien dotado. No dude que varios de ellos hayan estado alguna vez en un table; y probablemente habrá otros que trabajaron como strippers. Verá usted candidatos de los verdes, de los tricolores, de los azul con amarillo, de los morenos y hasta de los naranjas. ¿Y todo eso qué tiene qué ver con el amor?, seguramente se está preguntando de nuevo, señora, señorita. Ya voy, ya voy.

Aunque todos esos candidatos son diferentes entre sí, tienen algunas cosas en común. La primera es que son mentirosos. Ninguno de ellos, señora, señorita, le está diciendo la verdad. Y no sólo eso: también son mañosos. No llegaron a ser candidatos por sus virtudes sino porque, necesariamente, se prestaron al juego perverso de la política. Y, por lo mismo, tienen la conciencia más sucia que un excusado en el departamento de cinco estudiantes universitarios.

Conforme usted vaya viendo más a los candidatos, verá con mayor cariño y amor a su pareja. Y si no tiene pareja entenderá que no tiene caso esperar al príncipe azul, dado que todos los hombres son (somos, lo sé) un caso perdido. Piénselo: mientras López Obrador hace berrinche por el aeropuerto, ese abnegado hombre sigue a su lado a pesar de los años. Mientras Anaya lava dinero sucio; hay un hombre que no guarda ni un peso de quincena para él, porque lo comparte todo con usted. Y mientras Meade nomás no levanta, cerca de usted hay un hombre no muy guapo, pero sí cumplidor.

Vea el spot electoral en la tele, voltee a ver su pareja y dígale desde el fondo de su corazón: “¡Qué bueno que no eres candidato!, ¡qué bueno que te tengo!”. Y apúrese a hacerlo, señora, señorita, porque ya viene el Mundial y en cuanto empiezan a jugar los croatas, los franceses y los belgas, todos los mexicanos nos volvemos feos.

¡Nos vemos el martes!
27 Marzo 2018 04:00:00
Los 3 (candidatos) chiflados
Entra una mujer a la tienda de productos químicos y le dice al encargado:

–Deme, por favor, un litro del veneno más potente que tenga. Arsénico, si se puede.

–Disculpe señora, pero por debido a las regulaciones de sanidad debo preguntarle para qué lo va a usar, ya que su manejo es sumamente delicado.

–LA VERDAD, Lo voy a usar para matar a mi marido.

–¡Señora! ¿Pero cómo dice eso? ¿Está usted loca? No le puedo vender bajo ninguna circunstancia el veneno para que cometa un homicidio.

–Es que descubrí que me engaña.

–Lo siento, señora, pero no se lo puedo vender.

–Con quien se está acostando es con tu esposa.

–¿Quiere que se lo ponga en botella de plástico o de vidrio?

Hay un viejo refrán que dice: el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Y eso es justamente lo que estamos viendo en estas elecciones con los ataques del PRI contra Ricardo Anaya y que sólo han beneficiado a Andrés Manuel López Obrador. La lógica –ni tan lógica– de los estrategas de José Antonio Meade era que al golpear al candidato del Frente PAN-PRD-MC, quien subiría de manera automática sería el del PRI. Nombre, unos genios. Se parecen a esas películas de Los 3 Chiflados en las que Curly quiere pegarle una cachetada a Larry, pero este se agacha y al que le rompen el hocico es a Moe y entonces este se quiere desquitar de Curly dándole con una pala en la cabeza, pero termina clavándosela en el ojo a Larry; y entonces Meade acusa de lavado a Anaya, pero en lugar de darle, los dos se caen al sótano de las preferencias electorales.

Y es que las cosas no le salieron a los priistas: según la mayoría de las encuestas, el show tricolor contra Anaya por el supuesto lavado de dinero sí le quitó puntos al panista... pero no se los dio al priista. El ganón fue, para variar, AMLO que como pateando un bote pretende irse despacito y sin hacer mucho escándalo los próximos 95 días hasta llegar a las elecciones.

A veces pienso que si López Obrador gana, al primero que tendrá que agradecerle será a Enrique Peña Nieto.

DE LOCURA

El doctor, muy preocupado, le llama a la esposa de su paciente y le advierte del peligro:

–Perdimos los análisis de su esposo. Sabemos que salió positivo, pero no sabemos si fue locura o sífilis.

–¿Y qué me sugiere hacer, doctor?

–Llévelo al bosque y ahí déjelo. Si regresa a la casa... ¡no se acueste con él!

A veces creo que el señor al que le hicieron los análisis era Donald Trump, pues uno ya no sabe si está loco o simplemente tiene carcomido el cerebro por sifilítico, ya que cada semana logra superar que el escándalo de la semana anterior que, por cierto, parecía insuperable. Ahora el hombre más poderoso del mundo está siendo sometido por ¡una actriz porno! El propio Trump siempre ha negado haber tenido sexo con Stormy Daniels, pese a que le pagó 130 mil dólares por guardar silencio sobre su noche de pasión (en realidad sólo duró como 3 minutos). Inclusive, sus abogados le hicieron firmar a la señora un “acuerdo de confidencialidad”, que es un contrato para que no cuente si es cierto que las manos pequeñas de Trump son un reflejo de todo lo demás. La porno star quiere que un juzgado deseche ese acuerdo de confidencialidad porque, ¡oh, Dios!, a Donald Trump se le olvidó firmarlo, con todo y que utilizó un nombre falso en el mismo. ¿Por qué querría alguien hablar de algo tan desagradable como haberse echado al plato a Trump? Pues porque seguramente la encueratriz podrá conseguir un millonario contrato para escribir un libro, hacer una película y hasta una porno. Será el acostón más rico que jamás haya tenido una mujer.

¡Nos vemos el jueves!
22 Marzo 2018 04:07:00
¿Y si borramos Facebook?
Le dice el señor a su hijo de 14 años:

–Santiago, lo he estado pensando y quisiera pasar más tiempo contigo.

–Ay, papá, ¿y qué quieres hacer?

–Que me aceptes en Facebook.

No voy a decir nombres, pero conozco a muuuchas personas que viven más en Facebook que en la realidad. En su muro publican qué comieron, con quién estuvieron, si tienen frío, si están llegando al aeropuerto, si ya despegaron, si ya aterrizaron, si ya volvieron. Todos los días, lo primero que hacen al abrir los ojos no es saludar a su pareja ni cerciorarse de que realmente están en su cama, sino tomar su celular y checar sus notificaciones de Facebook. El primo de un amigo me contó que más de una vez le pasó que, ya acostado para dormir, seguía viendo Facebook hasta que, ¡tómala!, se quedaba dormido y el celular le caía en la cara, casi rompiéndole la nariz. Y está también el caso de una compañera de trabajo que se toma una selfie cada dos horas, supongo que quiere saber si ya se volvió bonita, pero pues nomás no sucede. Y no te cuento de mi prima que encontró en Facebook la fe perdida y entonces, no sé cómo diablos le hace, manda cada media hora una estampita religiosa que lo mismo puede ser del Sagrado Corazón que de san Judas o san Charbel, pero si no la compartes y dices “amén”, lo más probable es que se muera tu perro, a tu hermana se le caigan los dientes y tu contador se dé a la fuga con todos tus ahorros, si es que los tienes.

Y seguramente tú también tienes cierta adicción a Facebook, o a Twitter, o a Instagram, o a Snapchat, o al chismógrafo de la secundaria. Y está bien, a fin de cuentas cada quien tiene derecho a desperdiciar su vida en lo que le dé la gana. Pero, ¿qué crees? Que Facebook resultó ser una mina de oro para algunas empresas, especialmente las que usan tus datos personales ya sea para venderte cremas, ropa o candidatos. Resulta que una firma llamada Cambridge Analytics acaba de ser exhibida por el mal uso que le dio a los datos de más de ¡¡¡50 millones de personas!!! ¿Y sabes para qué quería esa información? Para que Donald Trump ganara la Presidencia de Estados Unidos... y lo logró. Lo peor de todo esto es que los ladrones de datos no cometieron el robo a mano armada, como estamos acostumbrados a que suceda en el transporte público. No, no. Estos piratas cibernéticos, en realidad, la tuvieron muy fácil: la propia gente se los dio.

¿Cómo es esto? ¡Uy, te vas a espantar! Si alguna vez hiciste alguno de esos test para saber a qué personaje de Rebelde te pareces; si subiste tu foto para saber cómo te verás en 20 años; si te inscribiste en una app que te hace hace llegar tu horóscopo que nunca la atina a nada; si hiciste algo de eso, seguramente no leíste la letra chiquita y, ¡tenga chango su banana!, le autorizaste a una empresa que quién sabe dónde diablos está a que conozca todos tus datos, desde tu nombre hasta tu edad y tus gustos. Y toda esa información la procesa de tal forma que puede saber cómo diablos venderte mejor su producto. Y en Estados Unidos esa fue una de las maneras –carísima, por supuesto– como el idiota de Donald Trump logró convencer a tanta gente de votar por él.

Debido a este escándalo, las acciones de Facebook se desplomaron, esto provocó una sacudida en la Bolsa de Valores y el dueño de la red social, el ahora multimillonario Mark Zuckerberg, tuvo que salir a dar la cara (bastante gacha, por cierto) para reconocer que la regaron, que permitieron que se manipulara a la gente y que, en una de esas, a lo mejor tiene que enfrentar a la justicia.

Ahora dime: ¿vas a seguir usando Facebook o ya por fin lo vas a borrar? Sólo una persona sin corazón no le daría “me gusta” a esta columna.

¡Nos vemos el martes!
20 Marzo 2018 04:00:00
¿Y así quiere ganar el PRI?
Todos hemos visto alguna película de aventuras en la que el más malévolo villano cae en las arenas movedizas, y está tan desesperado por salir que cada vez se hunde más. Y como es necio y terco, en lugar de quedarse quieto y dejar que lo ayuden, cree que él solito puede salir de la bronca, por lo que se hunde, se hunde, se hunde, hasta que se ahoga y se muere. Lo mismo le pasa al PRI.

Digo, no es que yo quiera ayudar al PRI, sino que más bien los priistas no se ayudan a sí mismos en estas elecciones. Están viendo que su candidato presidencial no levanta ni con Viagra y, en lugar de apoyarlo, lo hunden más.

A ver, se supone que la gracia de José Antonio Meade es que es un ciudadano sin partido, es decir que no pertenece al PRI. O al menos eso es lo que él mismo presume. Si la oferta del PRI este año es que se abrió a la ciudadanía, ¿cómo diablos justifican llevar como candidatos al Congreso a algunas de las peores fichitas de la historia tricolor?

Por ejemplo, en primer lugar de la lista para diputados federales aparece Enrique Ochoa, el actual dirigente del partido y presidente de “¡Ahí, nomás! Por siempre”, el mayor club de fans de Clavillazo. Ochoa es tan antipático que no vota por él ni su ángel de la guarda.

También está en la lista, con lugar asegurado en San Lázaro, el coahuilense Rubén Moreira, que seguramente dejó muchas cuentas pendientes en su estado, pues por algo le urge el fuero.

De igual forma los priistas le regalaron una senaduría a Carlos Aceves, quien a sus 102 años es el líder más joven que ha encabezado la CTM. Nomás para que te des una idea desde cuándo anda delinquiendo este sujeto, él junto con 39 amigos tenía una cueva en la que guardaban sus tesoros hasta que les dio baje Alí Babá.

Por eso digo que es imposible que el PRI se salve de las arenas movedizas del cinismo y la corrupción.

Cosa muy diferente es la historia del burro y el ratoncito que un día iban platicando por la selva cuando, de pronto, el burro no se fijó por dónde pisaba y, ¡pum!, cayó en las arenas movedizas, por lo comenzó a gritar desesperado:

–¡Amigo ratón, ayúdame! ¡Ayúdame, por favor!

El ratoncito iba y venía tratando de ayudar a su amigo, pero no atinaba a hacer algo que realmente funcionaria, hasta que de pronto su cabeza se iluminó con una gran idea.

–¡Espérame un instante, amigo burro, ya regreso!

El ratoncito corrió como loco hasta su casa y sacó su Mercedes Benz 450SEL, ¡todo un clásico!, y condujo velozmente hasta llegar a las arenas movedizas, se bajó del auto y amarró la cola del burro a la defensa del Mercedes Benz, se subió, puso primera y arrancó con delicadeza.

Después de un par de intentos, logró sacar a su amigo. Todo fue júbilo y fiesta, el burro reconoció que no existía nadie mejor ni más ingenioso que su amigo el ratón:

–Amigo ratón: ¡Tú eres lo mejor del mundo! –le dijo abrazándolo.

Pasaron los meses y otro día iban caminando los dos, de nuevo, por la selva en animada charla. Pero esta vez no fue el burro, sino el ratón quien se tropezó y cayó en las arenas movedizas.

Los gritos se escucharon por toda la selva:

–¡Ayúdame, amigo burro! Recuerda que hace un año yo te saqué de aquí.

De inmediato, una brillante idea se le ocurrió al burro: se sacó su enorme miembro y lo dejó caer cual largo es sobre las arenas movedizas y le dijo al ratoncito:

–¡Agárrate, amigo ratón! ¡Agárrate fuerte, yo te saco!

El ratoncito se aferró al dese del burro, éste retrocedió y logró sacar a su amigo. Ambos se abrazaron emocionados y todos en la selva fueron felices.

Moraleja: “Si lo tienes grande, no necesitas un Mercedes Benz”.

¡Nos vemos el jueves!
15 Marzo 2018 04:07:00
Venti democrático deslactosado
–¡Hola, qué tal! Bienvenido al café de la sirenita verde. ¿Cómo va tu día?

–Mal.

–¡Ah! ¿Qué te vamos a servir hoy?

–Un café.

–Sí, claro, pero. ¿lo quieres alto, grande o venti?

–Uno mediano.

–¡Ah! Un grande.

–No, mediano.

–Es que aquí el grande es mediano.

–¿Y cuál es el grande?

–El venti.

–¿Y eso qué significa?

–Que es el tamaño más grande que tenemos.

–¿Pero qué significa venti?

–No, pues, ni idea. Pero, dime, ¿cómo va tu día?

–Va muy mal, porque a esta hora no he tomado una sola gota de café y es muy probable que, en un arranque de ansiedad mate a alguien o me cambie el sexo.

–Muy bien, amigo, ¿cuál es tu nombre?

–¿Y eso qué tiene qué ver? Sólo quiero un café.

–Por eso, antes de tomar tu pedido necesito que me des tu nombre para escribirlo en el vaso y así sabrás que este café fue elaborado especialmente para ti.

–Sólo quiero un pinche café negro.

–¿No se te antoja probar nuestro Coco Cold Fusion Moka Almond Toffee de temporada?

–¿Tiene cafeína?

–Si quieres, podemos agregarle un shot extra de café, para que puedas empezar bien el día.

–Lo podría haber empezado bien hace media hora, si me hubieras dado el café negro que te pedí.

–¿Tu Coco Cold Fusion Moka Almond Toffee lo quieres alto, grande o venti?

–Median... olvídalo: grande.

–Muy bien. ¿Con leche regular, deslactosada, light o de almendras?

–¿Las almendras tienen chichis?

–Este. No sé. No, no creo.

–¿Entonces cómo producen leche?

–No sé, la verdad, pero si no te gusta la leche de almendras, también tenemos leche de coco y leche de soya.

–¿Sabes que ni el coco ni la soya dan leche?

–Ja, qué raro: aquí tenemos botes muy grandes de leche de coco, de soya y, claro de almendras.

–Lo quiero sin leche.

–Es que lleva leche a fuerza.

–Dámelo con leche normal.

–Perdón, amigo, pero en este establecimiento no utilizamos la palabra “normal”, a fin de no discriminar a nadie. Todos somos iguales en que somos diferentes.

–¿Eso te lo enseñan aquí?

–Sí, desde el primer día, junto con los nombres de los tamaños de nuestras bebidas.

–Dámelo con leche normal, usual, de la que venden en el súper, de la que te da en tu casa tu mamita cada mañana.

–De acuerdo, lo preparamos con leche regular.

–¿Quieres que le pongamos crema batida encima?

–¿Acaso parece que tengo 16 años?

–No estamos autorizados a opinar sobre la apariencia de nuestros clientes, pues más que clientes son nuestros amigos, ¿sin crema batida o con crema batida?

–Sin crema batida, pero antes dime una cosa: ¿ya sabes por quién vas a votar?

–Sí, claro, yo voy a votar por un cambio.

–¿Por un cambio hacia atrás o hacia adelante?

–Esteee. no, bueno. Se trata de que ya no sigan los mismos.

–¿Y sabías que alrededor de todos los candidatos están los mismos de siempre?

–Bueno, ¿pero eso qué tiene qué ver con su café?

–Que ahora me vas a decir si quieres un presidente de izquierda con pensamiento de derecha, o si quieres un presidente de derecha con pensamiento de izquierda, o un presidente con cara de derecha, postulado por el centro, pero sin filiación partidista.

–Oiga, pero su Coco Cold Fusion Moka.

–¡Ni madres! Te toca escoger: ¿vas a votar por los de izquierda que se aliaron la ultraderecha? ¿O por los verdes que se aliaron con los de siempre? ¿O eres amarillo de los que se pintó de azul?

–Su café.

–Café, cagas. ¿Eres de los idiotas que va a anular su voto? ¿O vas a apoyar a los independientes? ¿Has pensado para qué sirve tu voto? ¿Ya sabes quiénes son los candidatos para diputados de tu distrito? ¿Sabes al menos en qué distrito vives?

–¡Auxilio!

–No se te olvide ponerle dos de Splenda.

¡Nos vemos el martes!
13 Marzo 2018 04:06:00
Las feria de las fieras
El propietario de un circo puso un anuncio en los avisos de ocasión de este nuestro periódico para ofrecer empleo domando leones. Se presentaron dos personas: una mujer joven, muy atlética; y un hombre jubilado. El dueño del circo les dijo:

–Antes que nada, debo ser completamente sincero con ustedes. El león que tenemos es muy salvaje. Decir que es feroz se queda corto. De hecho, ya ha matado a dos domadores en lo que va del año y apenas estamos en marzo.

–No tengo miedo –dijo la mujer.

–En la madre –comentó el hombre–, no me gusta la idea de morir en las fauces de un pinche león, pero necesito trabajar.

–Muy bien –dijo el cirquero–, los dos harán una prueba. Aquí tienen sus utensilios de trabajo: un banco, un látigo y una pistola. ¿Quién entra primero?

–Yo, deme el látigo y el banco, no necesito la pistola –dijo sin titubear la mujer y se metió a la jaula.

Al verla, el león comenzó a rugir con furia. Ella dejó el banco y el látigo y comenzó a quitarse la ropa de forma tan sensual que de inmediato capturó la atención del felino. Y del cirquero y del jubilado también.

El león se acercó con pasos firmes a la mujer desnuda y comenzó a lamerle los pies, después le pasó la lengua por las pantorrillas, le lengüeteó detrás de las rodillas, se siguió con los muslos y al llegar a la mitad de su cuerpo, el león comenzó a lamerla con tal pasión que la mujer comenzó a poner los ojos en blanco, a gemir y a sacudirse, hasta que explotó en un grito de placer.

Tanto el cirquero como el jubilado estaban atónitos con el espectáculo. Le dijo entonces el del circo al anciano que también buscaba trabajo de domador:

–¡Caramba! Nunca he visto nada parecido. ¿Usted puede hacer lo mismo?

–¡Por supuesto! –exclamó el anciano al tiempo que comenzaba a quitarse la ropa– nomás saque primero al pinche león. ¡Voooy!

A propósito de fieras, dice Andrés Manuel López Obrador que si hay fraude, se va a soltar el tigre y él no va a amarrarlo. ¿Qué quiere decir eso? Que si pierde las elecciones, va a lanzar a sus seguidores a desmadrar el país. ¿Por qué será que desde ahora está amenazando con violencia? ¿Pues que no se supone que tiene muy asegurado su triunfo? A lo mejor ya se dio cuenta de que ese primer lugar en las encuestas no es tan real como nos ha querido hacer creer todo este tiempo. Yo creo que sí es posible que gane AMLO, sobre todo ahora que ya le hizo ojitos a Enrique Peña y está buscando llegar a un acuerdo con Los Pinos. Pero, bueno, lo que yo crea es lo de menos, lo que realmente inquieta es ese asunto de que se va a soltar el tigre. Conozco muchísima gente que dice que va a votar por López Obrador, pero dudo que alguno de ellos esté dispuesto a salir a incendiar autos para defender a su “Peje” de la derrota. Pero, bueno, si una cosa como el Scooby Do Papá está de moda, cualquier cosa puede pasar en México.

Siguiendo con el tema de los animales, todo indica que Enrique Ochoa ya se va de la presidencia del PRI. Dicen que el candidato José Antonio Meade anda buscando otro domador que pueda domesticar a la fiera priista, que más que un león es un dragón de siete cabezas. Yo creo que al PRI no lo logra dominar ni el encantador de perros.

Lo curioso es que la próxima salida de Ochoa ha provocado una auténtica ola de protestas. Se espera que en estos días se manifiesten frente al PRI cientos o quizá miles de personas para exigir que no se vaya. Los que protestan son los perredistas, los panistas, los morenistas.

¡Nos vemos el jueves!
08 Marzo 2018 04:08:00
¡Pinches viejas!
Si te indignó el título de esta columna, ¡felicidades! Significa que más o menos tienes idea de cuál es uno de los peores problemas de México. Si te pareció divertida y comenzaste a leerla porque creías que, por fin, alguien se atrevía a decir lo que siempre has pensado, lamento informarte que eres parte del problema.

Hoy es el Día Internacional de la Mujer y por alguna extraña razón hay quienes piensan que el objetivo es felicitar a las mujeres por serlo. Noup. Esa no es la idea. Tampoco se trata de regalarles rosas rojas. ¿Te suena extraño todo esto? Te digo que eres parte del problema. A ver, la cosa con este día no es tanto celebrar como tomar conciencia. ¿De qué? De que no les estamos dando a las mujeres ni las oportunidades, ni los sueldos, ni el respeto que merecen. Así de fácil y así de complicado.

¿A poco creías que hay camiones o vagones del Metro especiales para mujeres porque son unas consentidas? ¡No! No es por eso. Es porque, a pesar de que estamos en 2018, todavía hay hombres –demasiados– que se sienten con derecho de darles un arrimón, de manosearlas, de enseñarles sus miseria genitales o de decirles cualquier guarrada, nomás por el puro antojo. Lo ideal sería que no necesitáramos áreas especiales para mujeres.

Así que si te parece que este texto es exagerado, quizás lo que debas hacer es imaginarte qué pasaría si fueras mujer. Yo sería muy fea, pero sería feliz de arrancarle los huevos a quien se atreviera a propasarse.

¿Y tú? ¿Cómo serías como mujer? Imagínate que el día está soleado, hace calorcito y decides ponerte un vestido. Sales contenta y, apenas pones un pie en la calle, pasa un güey y te dice “sabrosa”, arrastrando todas las letras como si te las embarrara sobre la piel. Sigues andando y de una camioneta de carga, te gritan te chistan –cht, cht, cht– como si fueras perra, como si fueras gata, como si fueras un animal.

Y llegas al trabajo y a tu compañero, que hace menos trabajo que tú (sí, tú), le pagan más y le reconocen más y es más probable que le den más pronto un ascenso o un aumento. ¿No lo crees? ¿O no lo quieres aceptar? Sé sincero contigo mismo, man, nadie te está viendo.

Ahora vuelve a imaginarte siendo mujer, vas a un restaurante con tu pareja y descubres que ahora eres invisible: la señorita de la entrada le pregunta a él qué tipo de mesa quiere, cuántos son y si la quiere de fumar; el mesero se dirige a él y él, magnánimo, te cede la oportunidad de pedir primero, porque él manda. Y cuando pides algo, no te pelan... hasta que él lo pide por ti. Y al final cuando te vas a tu casa, ¿a poco te vas a ir sola caminando? ¿A estas horas? Ni lo mande Dios, que seguramente también es hombre. ¡Uy! Y si te casas, ten cuidado porque puedes perder el apellido. ¿Cómo que quieres mantener el de soltera, que acaso no quieres a tu marido? Y descubrirás que pasas a ser propiedad de alguien, no pareja de alguien. Entonces, ¿te gusta la idea de ser mujer en este México?

Dime la verdad: ¿te sigue pareciendo absurdo? Es posible que creas que soy un exagerado, un mandilón o un regañado. Le atinaste a todo, excepto a que exagero. Y si no me crees, te propongo algo: ¿quién es la mujer a la que más quieres? Pregúntale a ella.

¡Nos vemos el martes!
06 Marzo 2018 04:00:00
Pepe ‘Mala Suerte’ Meade
Era un chiste tan, pero tan malo, que le pegaba a los chistes más pequeños.

Así de malo fue el chiste que se aventó el domingo José Antonio Meade, cuando en el aniversario del PRI, delante de toooda la mafia tricolor, los líderes históricos, los secretarios del Gabinete, los gobernadores, los senadores, los diputados y hasta los aspirantes a suplentes de regidores, delante de todos ellos se aventó a decir que combatirá la corrupción. Y que todos los que cometen delitos recibirán su merecido. (Esa frase de “te voy a dar tu merecido” es taaan de las caricaturas viejas). Obviamente, cuando escuché aquello, solté la carcajada.

Hablar de castigar la corrupción frente a todos esos priistas es como hablar de lo bonito que se siente ser campeón delante de los seguidores del Cruz Azul. Los priistas seguramente también se rieron a carcajadas por dentro, pero se limitaron a dibujar una sonrisa en sus jurásicos rostros, mientras aplaudían con fervor a su candidato, al elegido, al que se supone que va a salvar a todos esos dinosaurios del meteorito llamado AMLO.

Una duda, míster Meade: cuando habla de castigar la corrupción, ¿incluye en la lista a todos sus amigos del Gabinete que tienen las cuentas más turbias que el chapopote? Hablando de chapopote, ¿por qué no empezar por Emilio Lozoya Austin, dadas sus raterías en Pemex, y eso incluye su pacto con Odebrecht durante la campaña de 2012? Digo, son tantas las pruebas contra Lozoya que nadie entiende por qué no está compartiendo celda con el hombre que no necesita botarga para anunciar las farmacias del Dr. Simi, Javier Duarte. Si de verdad va contra la corrupción, ¿por qué no va y le pregunta al titular de la PGR si ya mero está el pan, porque no vemos claro con ese señor Elías Beltrán? Ha de estar esperando a que Lozoya vaya a la PGR y le diga: “Mire, yo mismo grabé en video cuando me entregaron millones de dólares en efectivo. También le entregó el arma con la que maté a Álvaro Obregón. Y en esta caja encontrará cientos de videos en los cuales sostengo relaciones sexuales con los más tiernos perritos y gatitos. Lo sé, soy un monstruo”.

El colmo para Meade es que en su discurso retomó las ideas del asesinado Luis Donaldo Colosio –“veo un México con hambre de sed y de justicia”–, pero, al mismo tiempo, Ricardo Anaya daba una conferencia con el hijo de Colosio a su lado. ¡Bazinga!

Lo dicho: Pepe Meade tiene taaan mala suerte, que si se sienta en un pajar. ¡se clava la aguja!

LAS GUERRAS DE TRUMP

–Toc, toc.

–¿Quién es?

–Lola.

–¿Qué Lola?

–Loladrones. Dame todo tu dinero.

–Espera, que voy a por Lapis…

–¿Qué Lapis?

–¡Lapistola, hijo de tu ratera madre!

Donald Trump está como los ladrones del chiste, con su pretendida guerra comercial. Según ha dicho, quiere aplicarle un impuesto especial y muy grande a las importaciones de acero y aluminio, porque así cree que eliminará los impuestos que pagan en otros países los productos gringos. Sin embargo, lo que se le olvida al genio es que la guerra comercial es la única guerra que su país tiene perdida de antemano. Porque si Trump empieza con los impuestos, vendrán represalias del resto de los países y entonceees... nadie querrá comprar sus productos. Y en lugar de que su economía crezca, se caerán las ventas, se perderán empleos, cerrarán muchas fábricas y todo... por los arranques absurdos de Trump. ¿Y si ponen a un adulto a cargo de la Casa Blanca? Si quieren, ese sí, con gusto, lo pagamos. No el muro.

¡Nos vemos el jueves!
01 Marzo 2018 04:07:00
Y el Oscar es para…
Llegó la gran noche del espectáculo a nivel mundial: la entrega de los Oscar. Y como se está volviendo tradición en Hollywood, los mexicanos tienen amplias posibilidades de ganar una estatuilla. Estos son los nominados:

MEJOR ACTRIZ

Elba Esther Gordillo por Lady Bird, la historia de una mujer que logró salir de la jaula.

Rosario Robles, por La Gran Estafa, un thriller de Desarrollo Social.

Margarita Zavala, por Las Horas Más Oscuras, un filme sobre cómo comprar un millón de firmas en una semana.

MEJOR ACTOR

Felipe Calderón, por La Forma del Agua, una cinta sobre las 101 formas de preparar una margarita.

Enrique Peña, por El Pájaro Loco, un simpático copetudo insaciable con las mujeres.

Andrés Manuel López Obrador, por De Rusia con Amor, una historia de espías y fraude electoral.

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO

Karime Macías, por Todo el Dinero del Mundo, un cuento de hadas en el que una pobre mujer logra deshacerse del ogro y se queda con su fortuna.

Gabriela Cuevas, por La Gran Apuesta, una mujer desesperada por un hueso decide aliarse con su peor enemigo.

Claudia Sheinbaum, por A la Mala, una película sobre cómo lograr ser candidata sin importar a quién tengas que aplastar.

MEJOR ACTOR DE REPARTO

Jaime “El Bronco” Rodríguez, por Rudo y Cursi, un ranchero enamorado que quiere ser Presidente.

Pedro Ferriz de Con, por Jefe en Pañales, un bebé llorón quiere jugar con los grandes, pero no lo dejan.

Miguel Osorio Chong, por Arráncame la Vida, la triste historia de un hombre despechado por no despachar en Los Pinos.

MEJOR DIRECTOR

José Antonio Meade, por Huye, un economista se ve atrapado en el tercer lugar de las encuestas y sólo tiene una opción: ¡correr!

Ricardo Anaya, por Baby, el Aprendiz del Crimen, un alocado chamaco armado con su guitarrita, inicia una turbulenta carrera de rock, traiciones y lavado de dinero.

Andrés Manuel López Obrador, por Eso , la historia de un payaso que causa gran terror a los mexicanos porque va hasta arriba en las encuestas.

MEJOR PELÍCULA

Mi Villano Favorito 3, esta vez el malvado Gru se puso una gran peluca rubia, se fue a vivir a la Casa Blanca y quiere construir una enorme muro en la frontera con México.

La Guerra del Planeta de los Simios, historia filmada en su totalidad en escenarios naturales del Congreso del PRD. Impactantes escenas de sillazos.

Rápidos y Furiosos 2018, protagonizada por 100 millones de mexicanos que están hasta la madre de los políticos.
27 Febrero 2018 04:04:00
Historia de un hombre salado
Después de algunos años de no verse, dos amigos se encuentran en la calle:

–¡Jorge! ¿Cómo estás, hermano? ¡Qué gusto de verte! Siempre has sido un triunfador. ¿Cómo van las cosas?

–Pésimo.

–¿Cómo que pésimo? Pero si tenías hasta un Ferrari.

–Pues sí, pero se destruyó totalmente en un accidente y lo peor es que el seguro acababa de vencer, así que no recuperé ni un peso del auto.

–No, bueno, qué lástima. Pero, Jorge, las cosas materiales al fin y al cabo no importan tanto como las que nos dan sentido. Por ejemplo, tu hijo, aquel que era estrella del equipo de futbol y que se iba a estudiar una maestría a Estados Unidos, ¿cómo va?

–Él iba manejando el Ferrari.

–Perdóname, Jorge, caray, no sabía. Este, bueno, ya no sé qué decirte. Me imagino que tú y tu mujer están deshechos.

–La verdad es que Elena huyó con mi socio. Me ponían el cuerno desde hace años y finalmente se fueron juntos a una isla del Caribe.

–¡Qué desgraciados! Lo bueno es que te quedaste con la empresa.

–No, me robaron todo. Dejaron la empresa quebrada. ¡Debo millones de pesos y no tengo cómo pagarlos!

–¡Madre santa! Mejor cambiemos de tema. Este... hablemos de, no sé, ¡deportes! ¿Cómo anda tu equipo de futbol?

–Le voy al Cruz Azul.

–¡No mames, Jorge! ¿Que en tu vida no tienes nada positivo?

–Sí: la prueba del cáncer.

¡Ouch! Este hombre está casi tan salado como Miguel Ángel Mancera, aunque, claro, nadie le gana a Salty-Man. El jefe de Gobierno está tan salado que si fuera pescado, sería bacalao. Cada vez que quiere dar el gran salto... ¡se le ceba!

Apenas llegó al Gobierno, le tocó que a unos muchachos los secuestraran los narcos y los ejecutaran. Y aunque él iba llegando, le tocó cargar con todo el paquete. El abogado está tan salado que cuando toma tequila, se pone limón en el dedo y se lo chupa. Tan es así que también sufrió con la línea 12 del Metro. A Mancera no le tocó inaugurarla, pero sí enfrentar las primeras fallas, las quejas de los usuarios y el desastre de tener que cerrarla para evitar una tragedia. Otra vez tuvo que pagar una cuenta que no era suya, sino de Marcelo Ebrard.

Hace 2 años, se combinaron las peores situaciones atomosféricas y vino la gran época de las contingencias ambientales. Y ahí también Mancera cargó con la culpa, pese a que él ni controla el aire y mucho menos el ozono o las partículas suspendidas. Resulta que el Gobierno federal, sí, el de Enrique Peña, ordenó aplicar el Hoy No Circula, ¿y a quién le echaron la culpa? Obvio: a Mancera, el hombre que podría anunciar las Saladitas Santos.

Después quiso ser candidato a Presidente de la República y justo unos días antes de que pidiera licencia para irse a la aventura electoral, al hombre que bautizaron con agua de mar... le agarró el temblor de la Ciudad de México. Y entonces ni licencia, ni candidatura, ni nada, porque tampoco nadie le agradeció que se quedara a cumplir con su chamba y su obligación. Snif, snif, creo que voy a llorar. La historia de Mancera es más triste que mi estado de cuenta.

Pese a todo, Mancera mantenía la esperanza de ser candidato. Se suponía que el PRD iba a impulsar su candidatura. ¡Oh, tragedia! Lo que impulsaron fue otra salada anécdota para el funcionario que debería dirigir la Asociación Nacional de Productores de Sal, pues quien se quedó con la candidatura –y sin competencia– fue el panista Ricardo Anaya.

Pero ahí no acaba esta triste historia. ¡Oh, no! Todavía hay sal para rato, pues resulta que como premio de consolación, el PAN hizo a Mancera candidato plurinominal al Senado, lo que prácticamente le asegura llegar a ese cargo. Y justo cuando estaba a punto de dejar la Jefatura de Gobierno... ¡volvió a temblar! Ahora Mancera, ya de plano, está pensando en mejor renunciar a su nueva candidatura y quedarse donde está. Ojalá no le vuelva a temblar, porque en lugar de hueso le van a dar un bolillo.

¡Nos vemos el jueves!
15 Febrero 2018 04:07:00
Los aPRIetos de Ochoa
Un día estaba Vicente Fernández en un restaurante con su familia, fue al baño y al regresar traía los pantalones manchados, de lado a lado, con una franja de orina.

–¿Qué te pasó, apá?

–El precio de la fama, mijo.

–¿Pues qué hizo en el baño, apá?

–No, pues yo nada. Lo que pasa es que estaba yo en el mingitorio haciendo mis necesidades y acariciando a mi prieto azabache cuando, de pronto, el señor que estaba a mi lado, me vio de reojo, me reconoció, se giró a la izquierda levantando las manos de emoción y me dijo: “¡Es Vicente Fernández!”. Y, pues, me bañó todito.

Más o menos lo mismo le pasó al dirigente del PRI, Enrique Ochoa, con eso de los PRIetos de Morena. Es decir, el chiste ni siquiera era suyo, se lo fusiló a “El Bronco”, que fue el primero en contarlo en público, aunque en realidad se lo robó también de internet. Pero como a “El Bronco”, ni quién lo pele, pues no pasó a mayores. En cambio, cuando el priista dijo que los priistas que se iban a Morena se convertían en PRIetos y que los iban a derrotar, ¡uy!, se le vino el mundo encima. Lo acusaron de racista por todos lados. Las críticas fueron tan grandes, que el propio Ochoa se tuvo que bajar caminando los 35 pisos desde lo más alto de su ego y se vio obligado a pedir disculpas. Vaya, hasta José Antonio Meade tuvo que salir a decir: “¡no me ayudes, pendejo, digo, compadre!”. El candidato del PRI descalificó por completo a su dirigente y, de plano, dijo que su comentario estaba completamente fuera de lugar. De hecho, entre los priistas se dice que los días de su dirigente nacional están contados y que muy pronto llegará un relevo en su lugar. Lo curioso de todo esto es que Ochoa nunca habló de los PRIetos por el color de su piel, sino por pasarse a Morena. Morenos, prietos, la aritmética era fácil. Pero no le salió. ¿Por qué? Pues porque no es chistoso. Se quiere hacer el chistoso, pero resulta más sangrón que un suegro presumiéndote su colección de matamoscas. O su Porsche. En ambos casos, el suegro siempre te mirará de arriba hacia abajo, como si no valieras nada. Así es Enrique Ochoa: se siente bordado a mano; va por la vida creyéndose más inteligente que todos y esforzándose por demostrárselo a todos. Por eso cuando quiere hacer un chiste, ¡pum!, suena como a mentada de madre. Nomás para que te des una idea, a la hora de contar chistes, Enrique Ochoa es más malo. ¡que yo! Y eso que yo voy a terminar este comentario con el chiste de ¿qué le dijo una uva verde a una uva morada?. “¡Respira, babosa, respira”.

CANDIDATO 007

¿Por qué al panista Ricardo Anaya lo llaman “Misión Imposible”? Pues porque cada vez que habla, se autodestruye a los cinco segundos. A veces me da la impresión de que el joven maravilla del PAN se mete algo, porque no conozco ningún otro millennial que se emocione como él lo hace. Digo, supongo que debe ser emocionante ser candidato a la Presidencia, ¿pero para treparse como el Hombre Araña hasta lo más alto de una torre mientras da un discurso? ¿Y qué tal cuando se puso a combatir espías? Yo no sabía si reír o llorar de la preocupación cuando vi el video en el que panista decide confrontar al agente del Cisen que lo va siguiendo. Seguramente, como el 007, Anaya le dijo: “Está usted arrestado. Mi nombre es Ken. Chicken Little”.
13 Febrero 2018 04:00:00
Me quiere, no me quiere
Antes de empezar, a quienes leen esto en Puebla les propongo un trato: yo les cuento el mejor chiste de vampiros y ustedes van a donar sangre a la Beneficencia Española, para la señora Carmen Gutiérrez Ruvalcaba que está terapia intensiva.

Pues resulta que estaba Drácula reparando el sarcófago donde duerme y le dice a su ayudante:

–Igor, pásame el desarmador.

–Tenga, maestro.

–¡Aaaargh! El de cruz no, ¡pendejo!

Si no le entendiste, te regalo uno de pilón: En la Convención Anual de Héroes y Villanos, Batman se percató de que Drácula lo miraba con insistencia. Al principio no le dio importancia, pero después de un tiempo, comenzó a incomodarle aquello. Se movía de un salón a otro y era inútil, pues siempre se encontraba con que Drácula estaba en una esquina mirándolo detenidamente. Cansado de esa situación, Batman decidió encararlo, por lo que fue caminando con paso firme hacia donde estaba el vampiro y le dijo:

–Bueno, ¿qué?, ¿por qué me miras tanto?

–Pues mira, la verdad, es que tengo una duda muy grande.

–¿Cuál es?

–Tú eres el hombre murciélago, ¿no es así?

–En efecto: soy bat-man. ¿Y eso qué tiene de especial?

–Dime –preguntó curioso el vampiro– ¿de casualidad no seremos parientes?

Bueno, ya saben vayan a donar. Y si no están en Puebla, también vayan a donar. En todos lados hay una persona que necesita sangre y siempre faltan donadores. Si quieren saber quién en tu ciudad necesita tu apoyo, puedes entrar a blooder.org. Está página web fue creada por un grupo de chavos mexicanos que decidieron hacer algo en serio para ayudar a quienes necesitan una transfusión. Ahí te explicarán que donar sangre no engorda; que si tienes piercings, tatuajes o diabetes sí puedes donar; y que casi todo lo que te han enseñado sobre la donación es, en realidad, mentira. Así que ya no hay pretexto para que dones. Es una paradoja: en un país lleno de sangrones, hace falta quien quiera donar sangre.

Dicho lo anterior: ¿cuál es la diferencia entre un diputado y un vampiro? Que el vampiro tiene la decencia de sólo chuparte la sangre de noche. En cambio los malditos diputados nos están succionando la vida las 24 horas del día. Ahora mismo, mientras lees esto, un diputado se está llenando de billetes los bolsillos a costa de tu trabajo, de la escuela de tus hijos y de la salud de tu abuela.

Porque resulta que además de su sueldo, tenemos que pagarle los impuestos que le quitan de ese mismo sueldo; les pagamos seguros de gastos médicos en lugar de obligarlos a acudir al ISSSTE; les disparamos todas sus comidas, así como sus boletos de avión para que puedan viajar cada semana a sus estados. Y si viven cerca de la Ciudad de México, entonces les pagamos la gasolina, el chofer y las casetas, pues ni modo que se vayan en autobús los angelitos.

Pero, bueno, ni te amargues porque ya mañana es el Día del Amor y la Amistad y ya sabes lo que eso significa: un tráfico del carajo por todos lados; los moteles a reventar, con precios elevados y con el tiempo restringido; las flores más caras que el muro de Trump; es más fácil entrar al cielo que al cine; ir a un restaurante es como meterse al Metro en hora pico; y en realidad preferirías volver a la soltería. Así que disfruta con todo el corazón. En este 14 d febrero recuerda que el mucho amor... ¡embaraza! Se cuidan.

¡Nos vemos el jueves!
08 Febrero 2018 04:07:00
Consultorio político
Un periodista (no voy a decir nombres para no balconear a mi compañero) fue de visita a un manicomio. Después de recorrer las instalaciones y ver cómo eran los tratamientos de los enfermos, le preguntó al director del hospital:

–Doctor, ¿cómo diferencia entre un loco y un pendejo?

–Les aplicamos una prueba muy sencilla –respondió el psiquiatra.

–¿En qué consiste?

–Llevamos al enfermo frente a una tina de baño llena de agua. Le decimos que tiene que vaciarla y le damos a escoger entre una taza o una cucharita.

–¡Ah, claro! El loco escogería la cucharita y la persona normal la taza, pues le cabe más, no.

–No, la persona normal le quitaría el tapón a la tina, el loco tomaría la cucharita y el pendejo pensaría que es mejor usar una taza.

Me han escrito varias personas para preguntarme sobre diversos temas de la política nacional. Voy a tratar de contestar algunas de sus preguntas. Si tienen más, no duden en escribirme a .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

PREGUNTA: Ese Dan T., ¿esta vez sí le van a respetar su triunfo a mi “Peje” o le volverán a robar la Presidencia esos desgraciados de la mafia del poder? Saludos del Brayan.

RESPUESTA: Estimado Brayan, lo primero es pedirte que te sientes. Y no es albur. Bueno, nomás la puntita. Siéntate porque tu querido “Peje” no tiene asegurado el triunfo, aunque vaya en el primer lugar de las encuestas. De hecho, si revisamos las encuestas de 2012 y de 2006, también en esas iba arriba, muy arriba, López Obrador. El punto débil de tu “Peje” en aquellas ocasiones es el mismo que el de ahora: él mismo. López Obrador es especialista en sabotearse él solito. Hasta parece que no quiere ganar, sino sólo competir. Esta vez ahí la lleva, pero no le pierdes si apuestas a que, tarde o temprano, se volverá a ir de lengua, dándole en la madre a todo lo que ha logrado. No me odies, yo te quiero.

PREGUNTA: Hola, Dan, fíjate que soy un poblano de ascendencia irlandesa, así que soy blanco y barbado, y no prieto y feo como tú. Entonces, lo que quiero preguntarte es si por fin tendremos un Presidente güerito y de ojo claro, como el “papalord” Ricardo Anaya. Saludos de Memo, el de Puebla. P.D.: ¿Te dije que estoy estrenando camioneta?

RESPUESTA: Estimado Memo, felicidades por la camioneta; a ver si ya aprendes a manejar como gente decente. Respecto de tu pregunta, ¡híjole!, pareciera que el panista Ricardo Anaya va ganando terreno, pero es más antipático que un americanista que le va a los Patriots, al Real Madrid y a los Dodgers... y vota por el PAN. Y no es de a gratis, el ahora candidato de PAN, PRD y MC se ha dedicado a crearse todo tipo de enemigos en todos lados, empezando por su propio partido. De hecho, se dice que los perredistas lo quieren tanto porque en realidad no lo conocen. Las veces que he hablado con él me parece un tipo inteligente y preparado, pero se siente bordado a mano. Cree que es más brillante de lo que realmente es. Así que su candidatura va a recibir todo tipo de ataques, que le harán perder votos, sobre todo porque no habrá nadie que quiera defenderlo.

PREGUNTA: Buenas tardes, señor Dan T., le escribo porque me gustaría saber si cree que el doctor José Antonio Meade podrá hacer que levante su campaña y garantizar el triunfo del PRI. Atentamente, licenciado Lagunes.

RESPUESTA: Estimado licenciado Lagunes, de acuerdo con estudios de Harvard, la campaña de Meade no levanta ni con Viagra. Es más: ¡ni amarrándole globos! Me da la impresión de que usted extraña esos buenos días del PRI en los que el Presidente era el todopoderoso, el que decidía sobre las mareas, los vientos y hasta la caída de las hojas. Le tengo dos noticias: la primera es que Meade es todo lo contrario a Luis Echeverría. La segunda es que López Obrador es igualito, así que probablemente usted estará feliz si gana. Le deseo que llegue al día de las elecciones.

¡Nos vemos el martes!
06 Febrero 2018 04:05:00
¿Corral o Corralito?
Entra una señora a consulta con el dentista, se acomoda en el sillón del sufrimiento y cuando el médico se acerca a ella con el taladro en mano, le dice:

–Disculpe, señora, ¿ya se dio cuenta que me está agarrando de los testículos?

–Verdad que no nos vamos a hacer daño, doctor.

Este cuento del dentista viene al caso porque hace mucho tiempo dejé de creer en los súper héroes, así que no me creo la historia de que Javier Corral doblegó él solito al Gobierno federal con la espada de la “dignidad de Chihuahua”. El fin de semana, el Gobierno del panista y el Gobierno federal llegaron a un acuerdo en el que los dos probablemente salieron ganando, pero quien de todos modos salió perdiendo fue la sociedad.

Y es que Corral obtuvo que le pagaran los 900 millones que supuestamente le hizo perdedizos la Secretaría de Hacienda. Por su parte, el Gobierno federal consiguió que el priista Alejandro Gutiérrez fuera trasladado a un penal federal. Es decir, el hombre que supuestamente organizó el desvío de 250 millones de pesos a las campañas del PRI, ya está bajo llave en una cárcel que controlan los priistas y ya no los panistas. ¿Todo esto qué significa? No hay que ser un genio para entender que el gobierno de Enrique Peña Nieto está comprando el silencio de Gutiérrez y que Corral gustosamente se bajó los pantalones a cambio de los 900 millones (no te hagas: tú habrías hecho lo mismo). El asunto está en que todos ellos quedan contentos, pero lo más probable es que el desvío de esos 250 millones nunca será castigado, con lo que la impunidad queda garantizada. Como quien dice, Corral resultó Corralito.

EL RATÓN VALIENTE

Estaban tres ratones en un bar tomándose unas cervezas. Y así como sucede con los hombres, también pasa con los roedores: después de la tercera chela ya se sienten los reyes del mundo. Los ratones comenzaron a alardear de que cada uno era más valiente que los otros dos.

–Pos yo les digo algo: a mí no hay ratonera que me detenga.

–¿Por qué? –preguntaron sus cuates.

–Porque yo agarro el queso a toda velocidad con una mano y cuando el fierro me va a atrapar, lo detengo con la otra mano y lo hago pedazos.

–¡Oooh! –dijeron los otros.

–¡Uy! Eso no es nada. A mí los raticidas me hacen los mandados.

–¿En serio?

–Sí, claro. Con decirles que uso el veneno para curarme las crudas.

En este momento se pone de pie el tercer ratoncito y comienza a despedirse.

–¿Y tú por qué te vas? –le pregunta uno de sus amigos.

–¿A poco te espanta nuestra valentía? –inquirió el otro.

–No, no, para nada –respondió el ratoncito–. Lo que pasa es que ya son las 11 y me tengo que ir a coger al gato, como todas las noches.

Los candidatos presidenciales son como estos ratoncitos: presumen que son súper hombres, pero nomás no pueden demostrarlo. López Obrador afirma que, nomás con llegar a la Presidencia, así como por arte de magia, se va a acabar la corrupción, ya no habrá licitaciones amañadas y los ríos se van a limpiar. No, pos sí.

Por su parte, Ricardo Anaya dice que en cuanto asuma la Presidencia, comenzará a repartir dinero a todo el mundo, como si le salieran billetes por la cola cada vez que va al baño. (Y debe ir muy pocas veces, porque tiene cara de estreñido).

Y con José Antonio Meade la cosa es no es muy distinta, puyes él también afirma que cambiará a México sólo con el poder de su firma. El problema es que es más fácil que un árbitro le marque un penalty al América a que Meade sea presidente de la República.

¡Nos vemos el jueves!
01 Febrero 2018 04:07:00
Onaseptabol
Era el aniversario de la compañía y el director general decidió dar un largo discurso antes de la comida. Para rematar el speech, se aventó un chiste que hizo reír a todos los trabajadores, menos a uno. Mientras el resto de sus compañeros se carcajeaba, don Manuel permaneció serio, sin aplaudir, ni siquiera sonreír. El director lo vio y al bajar del podium lo primero que hizo fue acercarse al señor.

–Oiga, don Manuel, me di cuenta de que no le hizo nada de gracia mi chiste.

–No, señor, me hizo la misma gracia que a todos los demás.

–Entonces, ¿por qué no se rió como el resto de sus compañeros?

–Pues porque yo me retiro mañana.

Me acordé de esta historia al ver el informe de gobierno de Donald Trump ante el Congreso de Estados Unidos. Ahí estaban los republicanos aplaude y aplaude todas las pendejadas de este señor. Aunque no se las creyeran, aunque no estuvieran de acuerdo, aunque fueran unas pendejadas, ellos aplaudían. Normalmente, en cualquier país, los legisladores del partido del Presidente son como las focas: tienen el agua hasta el cuello, ¡pero no dejan de aplaudir! Y anoche los republicanos gringos eran como los priistas que hasta sacan la matraca para echarle porras a su comandante en jefe. Hay que verlos cuando están con Peña: parece que están viendo al Niño Dios en el pesebre. Estoy seguro que si un día sale a decir Enrique Peña que los tiburones llueven, los priistas correrán a comprar paraguas.

Al ver el discurso trumpista descubrí otra gran similitud con México: Trump es tan bruto para hablar como Andrés Manuel. ¿Has visto cuando a López Obrador se le traba la segunda? Sí, sí, que está hablando, por ejemplo de la reforma energética y de pronto a media frase como que se le va el avión y uno no sabe si ya acabó de decir lo que iba a decir, si está tratando de pensar o si, de plano, le cayó de golpe la ancianidad.

Bueno, pues algo así le pasa a Trump: no puede hilar dos frases seguidas. Lo suyo no fue un discurso, sino una muy larga colección de enunciados, cada uno independiente y sin relación con el anterior o con el siguiente. Fue como si sacara las cartas del juego Turista y las fuera leyendo en voz alta. O como si estuviera exponiendo en una clase de prepa repitiendo lo que dicen las láminas de Power Point, sin tener la menor idea de lo que está diciendo. Trump decía una frase, se detenía para que le aplaudieran, le aplaudían los suyos, paraban y el volvía a leer otra frase, volvía a detenerse para que le aplaudieran, le aplaudían y así toda la maldita noche.

El viejito parece millennial: todo el tiempo quiere que le aplaudan. Y, obviamente, se tardó muchísimo en acabar: estaba programado que su discurso durara una hora y tardó ¡hora y media! Lo curioso es que en todo eso tiempo, Trump no pudo decir algo interesante. Bueno, al menos no nos declaró la guerra ni nos devolvió a “El Chapo”.

Por cierto que ya quedó demostrado que Trump podrá construir un muro de 20 metros, pero ni así podrá detener el ingenio de los mexicanos. El otro día me enteré de la historia de un paisano que todos los días cruzaba la frontera en burro. Y todos los días, los aduanales gringos le revisaban hasta las orejas porque estaban seguros de que era un contrabandista. Durante todo un año, el tipo entraba cada mañana en su burro, lo revisaban y nunca, jamás, le encontraron nada. Hace poco entrevistaron en la televisión al señor y le pidieron que revelara si en realidad pasaba algo ilegal al territorio gringo. El señor lo pensó un momento y, finalmente, sabiendo que ya no podrían hacerle nada, confesó: “Sí, contrabandeaba burros”.

A propósito de burros: el martes apareció aquí un texto que no era el mío. Fui un burro. Pido perdón, pero más agradezco a todos los que llamaron para decir que me extrañaban.

¡Nos vemos el martes!
30 Enero 2018 04:05:00
Resolvido
Estaban José Antonio Meade y Aurelio Nuño en la casa de campaña. De pronto le dice el candidato a su amigo:

–Oye, estoy escribiéndole una carta al presidente Peña y tengo una duda: ¿se dice resuelto o resolvido?

–Depende.

–De qué comiste.

–¡Ah, chinga! ¿Por qué, Aurelio?

–Pues porque si te comiste 18 tacos de suadero con harta cebolla y cilantro afuera del Metro Insurgentes, seguro tienes una infección y andas resuelto del estómago.

–No, no comí eso. Juana no me deja.

–Entonces es resolvido, porque seguramente te refieres a que resolviste un problema. Entonces viene de resolver, que viene de resolución y ver, es decir, de ver y encontrar la resolución de algo que está irresoluto.

–¡Ay, güey! Con razón fuiste secretario de Educación. ¿Y todo eso dónde lo aprendiste?

–Todo es cosa de “ler” 20 minutos todos los días.

–Se dice leer, güey.

–Bueno, bueno, todo es cosa de leer güey 20 minutos todos los días.

–No leer, güey.

–¡Oh, pues quién te entiende! Tú me acabas de decir que se dice leer güey y ahora que siempre no. Por eso no subes en las encuestas, Mit, porque eres muy confuso en tus mensajes.

–Me llamo Meade.

–Por eso: Mit.

–Meade.

–¿Y yo qué dije?

–Mit.

–¿Y cómo es?

–Meade.

–¿Y yo qué dije?

–Ay, ya no seas payaso. Mejor ayúdame a acabar esta carta para el Presidente Peña. Le estoy contando que el sábado estaremos en Jalisco, pero necesito que me asesores: ¿sábado se escribe con be de burro o ve de vaca?

–¡Híjole! Esa pregunta no venía en la Prueba Enlace. ¿No será con doble u?

–Ni que fuera whisky. Ándale, dime con cuál letra se escribe. Pero no te vayas a equivocar, porque luego el que queda como idiota soy yo.

–Y el Presidente.

–Bueno, eso sí, pero nosotros tenemos que hacer como que no nos damos cuenta.

–¿De qué?

–De nada.

–Gracias.

–¿De qué?

–De nada.

–Andas de un pinche chispita, que pareces payasito poblano. A ver, ya ponte serio y dime si se escribe con be de becerro o ve de veneno.

–¡Carajo! ¡Así no se puede!

–¿Y ‘ora qué mosca te picó, Aurelio?

–No, no se vale, Mit, te acabo de explicar que no subes en las encuestas porque tu discurso es muy errático, dices una cosa y dices la otra, y me lo vuelves a hacer. ¡A mí que dejé la SEP por venirme a coordinar tu campaña! No se vale.

–¿Se te bajó el azúcar o se te subió el muerto? ¿De qué chingaos hablas? ¿Qué discurso te cambié o por qué te enojas?

–Pues es que primero me preguntas que si sábado es con be de burro o con ve de vaca; y ya que ves que me pongo a buscarlo por todo internet, me sales con que mejor cheque si es con be de becerro o ve de veneno. ¡No mames! No soy un robot, no soy una computadora para andar procesando la información a esa velocidad.

–¿Sabes qué? Le voy a decir a Peña que a Jalisco mejor vamos el domingo.

–Ahora que lo dices, Mit, ponle sábado con la be que quieras. Al fin y al cabo la carta es para Peña y, pues, él... ¡menos sabe!

¡Nos vemos el jueves!
25 Enero 2018 04:07:00
Colosio 2.0
Un señor agonizaba en la cama del hospital. Alrededor de él estaban sus dos hijos, su hija y su esposa. La enfermera entró cuando el tipo empezaba a repartir su herencia:

–A ti, Pedro, te dejo las casas del norte.

–Gracias, apá.

–A ti, mijita, mi consentida, te dejo todos los apartamentos de la zona sur.

–Muchas gracias, papi.

–A ti, Carlitos, por ser el menor pero con un gran porvenir, te dejo las oficinas del centro.

–Gracias, papá.

–Y a ti, mi querida esposa, te dejo los penthouse que están en Santa Fe.

–¡Ay, viejo, qué lindo eres!

La enfermera, impresionada, le dijo en voz baja a la señora:

–Oiga, yo no sabía que esposo era tan rico; les está dejando muchas propiedades.

–¡Qué rico ni que la chingada! Son las rutas que tenía de reparto de garrafones de agua.

Luis Donaldo Colosio Riojas heredó de su padre un nombre que pesa a los priistas y, seguramente, mucha lana. El hijo del asesinado candidato del PRI se mantuvo durante 24 años muy ajeno a la política. De hecho, no se sabe nunca que se haya colgado de su apellido para conseguir alguna chamba, una beca o un puesto en el Gobierno. Hasta ahora.

El joven Colosio ahora será candidato de Movimiento Ciudadano a una diputación federal. Y, claro, ahora sí ya empezó a usar el nombre de su padre como arma política. El otro día salió con que si Luis Donaldo viviera, al ver cómo está el PRI, se volvería a morir. Y después de tirarse al piso, al joven Colosio lo usaron de trapeador. Para empezar, Colosio padre no se murió, sino que lo mataron. No fue una decisión de él. Y, segundo, por más que los priistas le den a Colosio la categoría de santo, la realidad es que era uno más de ellos. Es más: nomás para hacerse una idea de la clase de político que era Colosio, hay que recordar que quien lo hizo candidato fue Carlos Salinas de Gortari. Él lo quería como su sucesor y pensaba imponerlo como Presidente. Salinas.

Entonces, si ya lo había chupado el diablo, ¿cómo es que seguimos creyendo que Colosio era santo? Un misterio más de la política nacional.

Las campañas

Los priistas comienzan a sentirse nerviosos. Ellos mismos ya reconocen que la campaña de José Antonio Meade no levanta ni con viagra. Ya hasta están pensando traer al niño de “Up!”, a ver si con globos logran que agarre vuelo. Lo peor para Meade es que ya empiezan a llamar “la semana santa”, por aquello de que nadie sabe si cae en marzo o en abril.

El que también está desesperado por llegar a Los Pinos es Andrés Manuel López Obrador. El Peje anda feliz de la vida dándole la bienvenida a toda clase de rufianes que se acercan a Morena. AMLO ya le perdió el asco a todos. Lo mismo se abraza con los evangélicos del PES, que hace candidato al stripper Sergio Mayer. Aceptó en su equipo a un ex priista y ex foxista como Arturo Durazo; y recibió con los brazos abiertos a René Bejarano y a su esposa, Dolores Padierna, finísimas personas. ¿Alguien vio mi cartera? Pero donde ya comenzó a hacerle agua a la cano a Andrés Manuel fue cuando afirmó que estaba dispuesto a firmar la paz hasta con Carlos Salinas y con Enrique Peña. Habrá que investigar si está muy confiado de su triunfo... o si ya le pegó de lleno la demencia senil.

Y el panista Ricardo Anaya no canta mal las rancheras. Ni las rocanroleras, ni los sones jarochos, ni las de Timbiriche. Al candidato del Frente PAN-PRD-MC le ha dado por salir en todos sus spots luciendo sus dotes artísticas y lo hace con la misma gracia con la que un ciempiés te sube por el cuello. Así que si no gana la Presidencia, al menos podrá formar un grupo versátil y tocar en bodas, bautizos y funerales.

¡Nos vemos el martes!
23 Enero 2018 04:00:00
Porque soy mexicano
El cineasta Guillermo del Toro es un genio. Eso ya lo sabes tú, lo sabe Hollywood y lo sabe el mundo. Hace poco, luego de ganar el Globo de Oro como Mejor Director, le preguntaron cómo le hacía para encontrar el balance entre contar historias del lado oscuro, de terror, y, al mismo tiempo, ser una persona tan alegre. Su respuesta fue fantástica: “porque soy mexicano”. Prácticamente no hay pregunta que no pueda responderse así.

¿Por qué comes pan después de un susto? Porque soy mexicano. ¿Por qué crees que el limón corta la grasa? Porque soy mexicano. ¿Por qué crees que esta vez sí te sacarás el Melate y podrás comprarle una casa tu madre? Porque soy mexicano. ¿Por qué crees que es prudente meter un tamal entre dos panes y comértelo? Porque soy mexicano.

Son muchas las preguntas que se me ocurren: ¿Por qué te espanta más que México no vaya al Mundial, a que dejen un reguero de cadáveres en plena calle? ¿Por qué no eres puntual ni para llegar a tu velorio? ¿Por qué crees que el Gobierno debe resolverte todos los problemas? ¿Por qué hasta para ir al cine haces un nuevo grupo de WhatsApp? ¿Por qué votarías por López Obrador si ya habla como tu tía la que tiene Alzheimer? ¿Por qué te tragas 25 tacos y pides coca light? ¿Por qué diablos volverías a votar por el PRI? En serio, ¿por qué? ¿Por qué supones que el tequila es realmente un remedio contra la gripa si es alcohol? ¿Por qué crees votarías por Ricardo Anaya si cada vez que habla en inglés suena más mamila que un anuncio de Evenflo? ¿Por qué comes frituras de maíz revueltas con salsa y a ves hasta cuerito y los llamas “Dorilocos”? ¿Por qué sigues cantando despacito? ¿Por qué le pones limón a todo? ¿Por qué dices “voy retrasado” cuando ni siquiera has salido de tu casa? ¿Por qué sigues bailando “No rompas más, mi pobre corazón” en las bodas? ¿Por qué, pese a todo, te sientes tan chingón?

Y tú, ¿a qué pregunta responderías “porque soy mexicano”?

¡Qué barato!

Para como están las cosas, la fiscalización de las campañas electorales debería estar a cargo de Lagrimita, aquel payaso que salía diciendo: “¡Qué barato!, ¡qué barato!”.

Y es que según los reportes que han entregado los precandidatos al INE, ¡no está gastando nada! Una de dos: o Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Ricardo Anaya resultaron ser muy ahorradores y austeros; o, de plano, nos quieren ver la cara de pendejos.

Según el reporte que dio a conocer el consejero Ciro Murayama, los gastos reportados por los presidenciables no tienen la menor noción de madre, pues en realidad parecen cifras sacadas de algún cuento para niños. ¿O a poco tú le crees a AMLO que sólo se gasta 23 mil pesos al día? Toma en cuenta que esa lana es para pagar boletos de avión, comidas y alojamiento de él y de su equipo; transporte en camionetas blindadas a los mítines, renta de lonas, mesas, sillas y equipo de sonido; además de la producción de comerciales para internet, radio y televisión; así como los miles de bots que le hacen el caldo gordo en redes sociales. Si esa cifra es ridícula, la de Ricardo Anaya es todavía peor: según el panista, solamente gasta ¡172 pesos al día!

En tanto, José Antonio Meade también se hace de la boca chiquita, pues si bien reconoce una cantidad mayor que los otros dos, los 122 mil pesos que reporta de gasto diario no le alcanzan ni para las propinas que dejan sus estrategas en los restaurantes.

¿Será mucho pedir que tengan tantita madre? Tantita.

¡Nos vemos el jueves!
18 Enero 2018 04:07:00
Trump, sano, sanote…
Mide 1.90 metros de altura, pesa 108 kilos, cena dos hamburguesas de McDonalds cada noche, no come frutas ni verduras, toma pura cocacola light y no hace ejercicio. Pese a todo eso, Donald Trump, a sus 71 años, goza de una “excelente salud” tanto física como mental.

Al menos eso dijo el médico de la Casa Blanca, luego de que el Presidente norteamericano se sometió a un examen general de salud para tratar de tapar el sol con un dedo: que no es apto para ocupar ese cargo. Digo, ya sé que los mexicanos no somos los más adecuados para sobre presidentes aptos, pero al menos nuestro Quique tiene un coeficiente intelectual un poquito más grande que la talla de su camisa. ¿O no?

Bueno, el caso es que según el doctor de la Marina, si Trump hiciera ejercicio podría vivir, ¡agárrense!, hasta 200 años. Al escuchar aquello, su esposa, Melania Trump, debe haber querido pegarse un tiro o regresarse corriendo a Eslovenia.

Lo más sorprendente de todo esto es que, de acuerdo con el supuesto examen, que ha de ser más patito que la prueba ENLACE, Trump también pasó con “las más altas calificaciones” la prueba cognitiva. Es decir, el Gobierno norteamericano le tuvo que hacer una prueba científica a Donald Trump para saber si estaba o no pendejo. ¡No hubieran gastado! Basta con leer lo que escribe en Twitter y escuchar lo que dice todos los días para saberlo.

De hecho, dicen que Trump estaba especialmente contento con el apartado referente a su órgano reproductor y fue a presumírselo a Melania:

–Mira, mi vida, el doctor me pusou en mi examen: “Sano, sanote, puro machote”.

–¿Qué? A ver, menso, presta para acá el informe.

–Ahí está, mi amour, mira: dice SSPM. Y esou significa Sano Sanote Puro Machote”.

–Si serás bruto, Donald. SSPM: ¡sólo sirve pa’ miar!

Las noticias que no viste

Gran consternación causó la noticia de que el expresidente Luis Echeverría había sido hospitalizado de urgencia, debido a un severo cuadro gripal. La sorpresa fue porque nadie sabía que el infeliz seguía vivo. Se sospecha que en el infierno nomás no quieren recibirlo.

El video más popular del momento es, para variar, uno de Andrés Manuel López Obrador. Esta vez no sale haciendo cosas de estadista como cortarse el pelo o perseguir palomas, sino que aparece como Andy el boticario recetándole a Enrique Peña Nieto una medicina para la presión: el amlodipino (en serio así se llama). Dicen que el video ha tenido tanto éxito que las Farmacias Similares están pensando seriamente en jubilar al Doctor Simi y contratar a López Obrador, al fin que ya parece botarga.

Y en una nueva demostración de que no es un priista como los demás, José Antonio Meade se reunió en Baja California con Jorge Hank. Sí, el mismo que está acusado de ordenar el asesinato de un periodista, el mismo al que detuvieron en el aeropuerto porque quiso contrabandear pieles de animales y objetos de marfil; es el mismo que fue alcalde de Tijuana en la época en que el crimen organizado gobernó la plaza. Es ese Jorge Hank que tiene un zoológico particular, que ha hecho su fortuna gracias al negocio de apuestas y que bebe todos los días un té de pene de tigres con alacranes (es en serio). Y por si quedaba duda de quién es este sujeto, es el hijo de Carlos Hank González, aquel capo priista que decía que un político pobre es un pobre político. Con esa gente tan fina es con la que se junta José Antonio Meade. Y luego se queja de que nadie le cree.

¡Nos vemos el martes!
16 Enero 2018 04:05:00
¡Ya Chávez quién!
Al ingenio mexicano nada le gana. Ahí está, por ejemplo, aquel señor que tenía una vidriería y puso un letrero: “Bidrios. Lo escribimos mal... pero los colocamos bien”. Otro letrero que me llegó al corazón fue el de un gimnasio: “¿Cansado de ser gordo y feo? Sea sólo feo. Inscripción con descuento”. Y mi favorito, visto en un negocio de soldaduras: “Soldamos todo, menos un corazón roto”.

Y si los mexicanos somos buenos para los letreros, para los chanchullos somos mejores. Lo único que puede vencer al ingenio de los mexicanos para las transas es... ¡el ingenio de otro mexicano! Y si no me creen, pregúntenle a Andrés Manuel López Obrador que se quiso pasar de listo y ahora lo convirtieron en un meme que, estoy seguro, no le gusta nada.

Resulta que, como es su costumbre, los de Morena encontraron –según ellos– la forma de darle la vuelta a la ley electoral, que prohíbe que los candidatos hagan campaña directa para pedir el voto, porque ese periodo empieza hasta marzo. ¿Qué hicie-ron? Sacaron sus famosos spots de “estaríamos mejor con ya sabes quién”. De esa forma todos recuerdan la vieja campaña de AMLO, pero nadie lo puede acusar de estar haciendo publicidad.

Todo iba muy bien en el cuartel general lopezobradorista, todo eran risas y canciones, como si fuera el pueblo de los Pitufos hasta que... ¡se les apareció el meme! ¿Qué pasó? Que a alguien se le ocurrió –y lo logró– hacer viral una foto de Andrés Manuel con su boina roja y abajo de él un letrero que dice: “estaríamos mejor con ya Chávez quién”. ¡Uy! Nunca lo hubieran hecho. El Peje montó en furia porque si hay algo que lo pone de malas es que lo comparen con Hugo Chávez. Se pone peor que si a mí me compararan con el huevón de mi cuñado. A lo mejor a AMLO le molesta tanto que lo comparen con el exdirigente de Venezuela por aquello de que lo que te choca, ¡te checa! (Y, no, no aplica con mi cuñado. ¡Ya cállense!).

MALDITO FRÍO

Yo sé que la gente que lee esta columna en Chihuahua, en Durango o en Coahuila se debe reír de nosotros los chilangos, pero la Ciudad de México está en alerta roja por las bajas temperaturas.

Hace tanto frío que tuvieron que sacar a Cuauhtémoc Cárdenas de su sarcófago, para que se conservara mejor. En lo persona no sentía tanto frío desde que estuve en un mitin del PRI aquí en la capital. Salías a la calle y sentías que la sonrisa se te congelaba como cuando tu tío el imprudente se avienta uno de sus típicos comentarios del siglo 19 en la cena de Año Nuevo. De hecho, hubo un momento en que sentí que la nariz se me caía con la misma rapidez con la que el peso se desploma cuando Donald Trump dice alguna salvajada. Cuando me asomé a ver el termómetro, la temperatura estaba casi tan baja como la popularidad de Miguel Ángel Mancera. Bueno, no tanto, ni que viviéramos en el Polo Norte.

Lo peor de este clima es que todo el mundo anda enfermo y, ¡claro!, no falta el idiota que te contagia. Entonces ahora traigo una gripa como la campaña de José Antonio Meade: nomás no prende, pero qué incómoda es. Tengo la nariz casi tan congestionada como el buzón de la Fiscalía de Delitos Electorales y estornudo casi cada que sale un spot político en radio (tal vez más). Pero a pesar de eso el doctor dice que no se me ha declarado la enfermedad, por lo que no puede recetarme nada. Igualito que los candidatos: no proponen nada, pero bien que cobran su lana.

¡Dos vemod el juevea!
11 Enero 2018 04:07:00
Los chimoltrufios
“La Chimoltrufia” era famosa por aquello de “así como digo una cosa, digo la otra”. Los chimoltrufios son esos políticos que hoy están en un cargo, mañana en otro; hoy defienden una causa, mañana otra. Y hoy están en un partido, mañana en otro y pasado mañana en otro más.

El chimoltrufio del momento es, sin duda, Javier Lozano. El senador poblano acaba de renunciar al PAN para dar la mayor pirueta de su vida: ¡regresar al PRI! Si en el amor no hay peor error que regresar con un ex, imagínate lo que eso significa en política. Es como hacerte la jarocha, pero al revés. Porque Lozano originalmente era priista y cuando el PAN llegó al poder, mágicamente se pintó de azul y blanco, lo que en realidad lo hacía parecer pitufo más que panista. Con el PAN, Lozano llegó a secretario de Estado, ahora es senador y soñaba con ser gobernador de Puebla. Como no se le hizo y, además, trae pleito casado con Ricardo Anaya, Lozano decidió de pronto que ya no quiere ser panista y renunció a ese partido. Y más tardó en decir “me voy” que en llegar corriendo a los brazos de nuestro siguiente chimoltrufio: José Antonio Meade.

El candidato del PRI hasta hace unos días se presentaba como el güey más buena onda del mundo, sonreía como el dalái lama, hablaba bajito como la Madre Teresa y se acercaba a los niños con tanto amor como Chabelo. Pero, de pronto, dio el cambiazo y ahora anda desatado. Su más reciente hazaña fue tratar de defender lo indefendible: a los corruptos de su partido que fueron apresados por el Gobierno de Chihuahua. En lugar de deslindarse, hacerse el loco o simplemente pintar su raya de esos transas, Meade no sólo los defendió, sino que acusó al gobernador Javier Corral de mentiroso y hasta de ¡torturador! Me recuerda a esos que se las dan de muy santos y en un archivo secreto de su computadora tienen porno hasta con caballos.

Y así pasamos a nuestro siguiente chimoltrufio: Roberto Campa Cifrián, el nuevo secretario del Trabajo. Este sujeto es uno de esos personajes que se la pasa cambiando de discursos como un millennial cambia de chambas (tú sabes quién eres). Campa empezó en el PRI y lo mismo ha sido diputado que procurador del consumidor, asambleísta y responsable del Sistema Nacional de Seguridad Pública; dirigente priista y candidato presidencial de Nueva Alianza. Hasta ayer era quien se encargaba del tema de los Derechos Humanos en la Secretaría de Gobernación y, hoy, bueno, pues hoy así como dice una cosa, dice la otra, por lo que está a cargo de los temas laborales y sindicales en el Gobierno federal. Y en diciembre se alquila como rey mago o como Niño Dios, lo que se ofrezca.

STRIPTEASE DE AMLO

Qué encuerada le pusieron a Andrés Manuel López Obrador. Resulta que Morena va a postular como candidato a diputado federal, ¡agárrense!, a Sergio Mayer. Se trata de un actor que no actúa, un cantante que no canta, un empresarios que no sabe hacer negocios y un striper que, pues, se quita la ropa. El tal Mayer es famoso por... por... por... pues en realidad no ha hecho nada digno de recordar en toda su vida, pero le encanta ser famoso. ¿Por qué Morena postularía como legislador federal a quien bailaba “yo tengo una bolita que me sube y me baja”? Pues por la simple y sencilla razón de que necesitan atraer votos, aunque sea con figuras del espectáculo. Y esto, como decía, deja encuerado a AMLO que tantas veces ha dicho que no son unos vulgares ambiciosos, simplemente tiene el alma en pedazos, ya no aguanta esta pena, ¡es como una condena!, desde que me dejaste, la ventanita de tu amor se me cerró.

¡Nos vemos el martes!
09 Enero 2018 04:00:00
Beltrones tiene miedo
¿Cuál es la diferencia entre miedo, terror y pánico? Un paraguas. Sí, porque te da miedo pensar que te metan un paraguas por la cola. Terror es pensar que te lo abran allá adentro. Y pánico, por supuesto, es que te lo quieran sacar abierto.

El priista Manlio Fabio Beltrones tiene miedo. Mucho miedo de ir a la cárcel. Tan es así que, por primera vez, pidió un amparo a un juez, pero en esta ocasión sí está viendo muy cerca la cama de piedra tras las rejas. Y no, no es porque Beltrones haya sido siempre muy decente, sino porque siempre ha sido totalmente impune. Con eso de que es como “El Padrino” de la política mexicana, tiene ahijados, conocidos, recomendados e incondicionales hasta en las coladeras. Los tentáculos de Beltrones (y no es albur, aunque lo parezca) llegan tanto al nivel del Gobierno federal como al estatal gracias a que impulsó a varios de los actuales gobernadores tricolores y uno que otro de oposición; y, por supuesto, también tiene conectes en administraciones municipales; entre los senadores y diputados; y no se diga en el Poder Judicial, con jueces y magistrados comiendo de su manita derecha. Así había sido hasta ahora, pues todo indica que sus superpoderes no tienen efecto en Chihuahua.

Con eso de que la Fiscalía chihuahuense trae del pescuezo al PRI por la desviación de 250 millones de pesos para las campañas tricolores, todo indica que el siguiente en la lista de posibles detenidos es el mismísimo Manlio Fabio Beltrones. (Debería escribir su nombre con letras de oro, pero temo que se las robe el desgraciado). Por lo pronto, ya está en el bote uno de sus más cercanos colaboradores: Alejandro Gutiérrez, exsenador y quien fuera su mano derecha en el PRI y en la Cámara de Diputados. Esa investigación es el paraguas al que tanto miedo le tiene Beltrones.

Por cierto que, según dicen, en la cárcel donde será recluido el exdirigente priista hay un negrote (sí, llamen al Conapred) que es famoso por dos cosas: una) por tenerla casi tan grande como yo; y, dos, por convertir en sus novias a todos los políticos que son encerrados. Quién sabe si eso para Beltrones sea castigo. ¡o premio!

LAS NOTICIAS QUE NO VISTE

En estos días no sólo te la pasaste tragando como si no hubiera mañana y por eso apenas si te cierra el pantalón, sino que además ni siquiera leíste este, nuestro periódico, por lo que seguramente no entiendes ni la mitad de lo que platica la gente. Siempre consciente de la huevonería de sus lectores, esta columna preparó el más escalofriante resumen de noticias de fin de año que no viste y que realmente poco te importan.

En primer lugar, en Estados Unidos hay un gran escándalo porque el libro Fire & Fury revela que Donald Trump es un inepto que ni siquiera quería ser presidente, que todos sus colaboradores lo ven como a un redomado pendejo, que es incapaz de leer un documento de más de media página, y que se mete a la cama a las 7 de la noche y se cena (ahí mismo en la cama) una hamburguesa con queso. Obviamente Trump está furioso porque el libro, tristemente, sólo dice la verdad.

La otra gran noticia de estos días es que Miguel Mancera propuso un pacto de civilidad para las elecciones en la Ciudad de México. El problema es que Morena respondió: “¿Qué es pacto?”. Y del PRD mandaron decir: “¿Qué diablos significa civilidad?”. Y los priistas preguntaron: “¿Qué es la Ciudad de México?”.

¡Nos vemos el jueves!

" Comentar Imprimir
columnistas