×
hace 3 semanas
[Nacional]

Médicos de Monterrey salvan a bebé de 7 meses mediante cirugía

Realizan procedimiento por primera vez y corrigen mal congénito de Deyna, quien fue internada en Saltillo

Imprimir
Médicos de Monterrey salvan a bebé de 7 meses mediante cirugía
Foto: Zócalo | Agencias
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- Una bebé de 7 meses, a quien le pronosticaban que no sobreviviría, tiene ahora una nueva oportunidad de vida gracias a que le practicaron en el IMSS una cirugía de corazón de mínima invasión.

Es la primera operación de este tipo realizada por el Seguro Social en el noreste del país, informó ayer la institución en un comunicado.

Inicialmente, la menor Deyna fue hospitalizada en Saltillo y luego fue trasladada a Monterrey el 5 de agosto, a la Unidad Médica de Alta Especialidad No. 34, donde la niña, originaria de Oaxaca y con un daño congénito en el corazón, fue intervenida.



“Cuando la opción común de abrir el corazón para parchar la perforación ya no era alternativa por el alto riesgo de muerte de la pequeña paciente, los médicos optaron por la mínima invasión”, explicó el IMSS


El Instituto precisó que el personal médico procedió a introducir un catéter
, que llevaba en la punta un dispositivo llamado amplatzer, cuya forma de yoyo permitió cubrir el orificio del tabique intraventricular central para impedir la fuga de sangre”, con lo que se garantizó que la pequeña Deyna no perdería la vida ante el mal congénito que se ocasionó durante su gestación.

La jefa de División de Pediatría, Carolina Mier y Reyes, señaló que la operación le dio a la bebé la oportunidad de vivir. Se detalló que, a los tres meses de nacida, sufría fuertes sudoraciones al ser amamantada y tenía dificultades para respirar.

“De no hacer el procedimiento, la mortalidad para la menor era del 100% a corto plazo”, dijo la jefa de la división de Pediatría, quien precisó que según el diagnóstico desde el embarazo, la bebé tenía las cavidades principales del corazón dilatadas y su fibra muscular de soporte era débil, además, el tabique que los divide tenía una perforación de más de un centímetro.

“Hay muchas cirugías para corregir perforaciones”, se detalla el escrito, citando a la jefa de Terapia Intensiva Pediátrica, María Elena Molina Garza.

“Pero en este caso, las cavidades no eran compactas, sino esponjosas y débiles, difícilmente la paciente hubiera resistido una cirugía de corazón abierto, por eso buscamos la opción de mínima invasión y estamos contentos con los resultados que marcarán precedente”.


Con información de Agencia Reforma.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}