×
hace 2 meses
[Saltillo]

Catea Fiscalía casa del padre de Luke

Se habría puesto de acuerdo con el menor

Imprimir
Catea Fiscalía casa del padre de Luke
Foto: Zócalo | Staff
Escuchar Nota


Rosalío González | Luis Durón | Saltillo, Coah.- La tarde ayer la Fiscalía para Personas Desaparecidas realizó el cateo de la casa con el número 174, de la calle Aguamarina, en Portal del Pedregal, donde vivía como arrendatario el padre de Luke, el niño de 9 años desaparecido el jueves 23 de enero.

Un grupo de peritos especializados ingresaron a la casa habitación después de que la propietaria llegara con las llaves para facilitar el ingreso.

Los peritos buscaron indicios sobre la línea de investigación
que señala al padre como el que sustrajo al menor sin autorización de la madre, quien tiene, de acuerdo con sus abogados defensores, la guardia y custodia del menor.

Un día antes la misma Fiscalía visitó las casas vecinas para solicitar los videos de vigilancia que les permitan ver si el niño ingresó a la colonia en días recientes. La colonia Portal del Pedregal cuenta con seguridad privada y para su ingreso es necesario identificarse antes en una caseta.

De acuerdo con fuentes en la investigación, la prioridad del cateo es encontrar equipos electrónicos que pudieran haber registrado algún destino o búsquedas digitales del padre de Luke para dar con su paradero definitivo.

Lo más reciente de la investigación piloteada por la Fiscalía especializada, arrojó que el menor ingresó a los Estados Unidos mediante el puente fronterizo que comunica a los municipios de Miguel Alemán, Tamaulipas y Roma, Texas.

Acuerdo

El pastor cristiano William Lewis tuvo una convivencia con su hijo Luke en las instalaciones de la Procuraduría de los Niños, las Niñas y la Familia, un día antes de que fuera sustraído del colegio donde estudia.

De acuerdo con versiones de las autoridades que intervienen en el caso, el menor pudo haber sido manipulado por su padre para permitir que se lo llevara, pues aseguran que sus conversaciones eran en ingles, pese a que eran supervisadas.

“Una serie de circunstancias en el domicilio donde ellos vivían nos dio la certeza de una planeación, que un día antes había una convivencia en las instalaciones de Pronnif donde padre e hijo tuvieron una convivencia, donde muy probablemente se pusieron de acuerdo, la dinámica en cómo sucedieron los hechos, de la conducta que fue desplegada por el menor”, explica.





Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}